EL ERMITAÑO URBANO 4ª. LA GENERACIÓN SILENCIOSA. Autor: El Adobero

La generación del Silencio. Imag Google images

Se caracterizan por su solidez moral, las buenas costumbres, los matrimonios estables, y la vejez en familia, son abuelos clásicos…


Un muy buen amigo me hizo la aclaración de que en la anterior publicación de esta serie del Ermitaño Urbano, omití una generación activa y vigente a estas fechas, la Generación Silenciosa, la de los adultos mayores nacidos entre de 1929 a 1946. Pido una disculpa por esta omisión.


Una generación por demás importante por el impacto que tienen actualmente sobre las generaciones subsecuentes. Se incluyen en ella los adultos comprendidos entre los 90 y los 73 años de edad.

Es una generación que está por encima de la esperanza de vida promedio. Les tocó vivir la etapa más difícil del siglo XX: la crisis económica de los años 30 y la segunda guerra mundial. En México les tocó aún conocer y vivir la etapa post revolucionaria, les tocó vivir los gobiernos desde Lázaro Cárdenas del Río hasta la actualidad.

Es una generación, que al desarrollarse después de las etapas sangrientas del siglo XX, se caracterizan por su silencio, no expresan manifiestos ni hacen discursos, son miembros de la generación de la reconstrucción mundial. Tiene una gran disciplina por el trabajo y el esfuerzo constante.

Se caracterizan por su solidez moral, las buenas costumbres, los matrimonios estables, y la vejez en familia, son abuelos clásicos. Las mujeres se sometían pasivamente a su papel de madres, la maternidad es una característica de sometimiento y veda sexual.

Este grupo de edad posee gran parte de la riqueza económica, fueron trabajadores intensos y de gran disciplina financiera. Son lentos para cambiar sus hábitos de trabajo, y les cuesta trabajo adaptarse a los nuevos sistemas tecnológicos.

Sin embargo, me ha tocado convivir muy cerca de amigos de esta generación y difiero en muchos de estos conceptos. Maestros universitarios, constructores, empresarios, sacerdotes, deportistas, funcionarios, obreros, albañiles, en fin, muchas personas activas y de bien. Gente esforzada, alegre, que le encanta compartir experiencias. Son de amistades fuertes y solidarias.

Son ejejmplos de vida.Imag Masquealba. Google images
Son ejejmplos de vida.Imag Masquealba. Google images

Son un ejemplo de vida, viven sin pesar en el mañana, gozan del presente, de la familia, de los amigos, de un buen café, de una buena plática, de compartir historias.

Tienen memoria del pasado como si fuera el presente. Recuerdan a los que se fueron, sin ahogarse en penas y dolor. Con cariño. No les importa que muchas veces les falle la memoria, no recordar donde dejaron las llaves o el celular no causa el menor problema, o tener que preguntar el nombre a alguna persona que les saluda cordialmente no causa vergüenza.

Algunos sufren la soledad y el abandono de quienes ahora disfrutan de lo que ellos lograron. Solamente deambulan y esperan el final. Son los menos pero existen.

La generación silenciosa es la que forjó el presente. A ellos debemos nuestra formación, son los modelos que nos dan ejemplo de vida y nos dan esperanza de que este mundo puede ser mejor, son ejemplos de esfuerzo, tenacidad y solidez moral.

 

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario