EL TRUEQUE. Autor: Alfonso Montejano

El Trueque. Google images

…con lo que deducían que la especie humana podría vivir el tiempo que quisiera, si conservaba la familiaridad con el medio ambiente; la armonía, la salud y la equidad…


Alfonso Montejano nos comparte un artículo muy interesante de la forma en que los antiguos pobladores de estas tierras llevaban una vida en equilibrio con el ecosistema interno y externo…


algunas veces se utilizaba el cacao como reserva de cambio. Google images
algunas veces se utilizaba el cacao como reserva de cambio. Google images

En el México prehispánico no había monedas pero había valores, algunas veces se utilizaba el cacao como reserva de cambio, porque el Xocolatl era una bebida de innumerables beneficios que sólo degustaban los elegidos de la Serpiente Emplumada, pero en la ciudad de los palacios había plazas, en las plazas había tianguis y en los tianguis las necesidades se cubrían por medio del trueque, sólo cambiaban lo necesario porque también se deshacían, solamente, de lo que los demás necesitaban, este sistema mantenía el equilibrio ecosistémico e impedía la riqueza de pocas personas, la gente valía por existir y por sus conocimientos aprendidos en los Telpochcallis.

Aprendían a luchar para capturar esclavos durante las guerras floridas y los sacrificaban a los dioses para mantener la sobrepoblación en niveles aceptables de subsistencia alimentaria, cuidaban los niveles orgánicos de las tierras de cultivo, rotaban la siembra de los productos entre maíz, calabaza y frijol, aseguraban la lluvia y su huella ecológica era baja, sostenían una familiaridad con el medio ambiente y el medio ambiente los adoptaba como una especie más del equilibrio ecosistémico, los protegía como se protege a los hijos predilectos, otorgándoles gratuitamente alimentos y medicinas para permanecer sanos el tiempo que quisieran vivir.

 

Eran doctos en la herbolaria. Google images
Eran doctos en la herbolaria. Google images

Eran doctos en la herbolaria, construían estadios de juego de pelota en los que presenciaban la destreza de algunos jugadores para vencer al rival, el deporte por el deporte mismo, no los circos romanos en los que el morbo era el motivo para destazar personas, en México vulcanizaban el caucho para evolucionar eternamente en el cosmos, ya habían vencido al inframundo y su hobby era predecir eclipses, conocían los movimiento de los astros y la aceleración de las galaxias, manejaban el tiempo en calendarios exactos, similares al nacimiento de un bebé, es decir, su pensamiento estaba inscrito en el orden natural forjado en millones de siglos y de él, aprendieron lo suficiente para definir las cuentas largas en ciclos de 53,000 años, con lo que deducían que la especie humana podría vivir el tiempo que quisiera, si conservaba la familiaridad con el medio ambiente; la armonía, la salud y la equidad, eran los valores supremos y la naturaleza les daba la justificación a su vida privilegiada, el trueque no permitía la acumulación exagerada de productos inútiles en manos de pocas personas, quien más trabajaba, más podía cambiar y así se mantenía la estabilidad social en términos económicos ventajosos para todos.

Los impuestos se pagaban con trabajo y los alimentos había que consumirlos antes de su vencimiento nutritivo, esto movilizaba los intercambios e incrementaba la ecoeficiencia mercantil, el pueblo estaba contento con sus gobernantes, la única revolución registrada fue cuando Moctezuma intentó sofocar la indignación en contra de los españoles que lo tenían secuestrado en su propio palacio.

Como no tenían moneda, no conocían la inflación, ni la recesión, ni la bolsa de valores, los intereses especulativos no eran condicionados por acciones impresas en papel, estaban íntimamente ligados al trabajo, al deporte, a la prevención de la salud y a la producción de productos vegetales nutritivos, era una economía estable basada en los flujos de los procesos naturales; a pesar de ser más de veinte millones, no desechaban artículos superfluos porque no había artículos superfluos, todo era aprovechable o intercambiable para llegar de nuevo a la tierra que les daba de comer, la basura era orgánica y se transformaba en composta, el baño diario era una obligación en los temazcales, las viviendas estaban construidas con materiales biodegradables, sólo construyeron con piedra, majestuosos monumentos, ideales para trasladarlos a la dimensión arrebatadora del Universo.

los conquistadores los mantenían sometidos . Google images
los conquistadores los mantenían sometidos . Google images

Así vivieron por siglos hasta que llegaron tribus bárbaras a imponerles religiones que predicaban la degradación del entorno y las economías lineales que impulsaban la desigualdad social cimentada en el desecho, los conquistadores los mantenían sometidos y se robaban los metales para hacer monedas que los esclavizaban a sus deudas, círculos viciosos de los que no se ha podido salir en ningún país subdesarrollado.

Méndez Arceo tenía razón, el desarrollo y el subdesarrollo son dos caras diferentes de una misma moneda…

 

 

 

 

 


Aprovecho este artículo para recomendarles la lectura de los libros que Alfonso Montejano pone a nuestra disposición en amazon.com.mx

• Navegando sobre el Rabo de una Trenza

• El Arrepentimiento del Diablo

• Mundo Sustentable Mandato Natural

• El Calentamiento Sexual del Planeta

¡Disfrútenlos!

Libros Alfonso Montejano en Amazon
Libros Alfonso Montejano en Amazon

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario