LA CANICA DE AGÜITA. Autor: Alfonso Montejano

La caniquita de agüita. Imag phbcity.com.Google iamges

Nuestro Planeta, al igual que los individuos, tiene un propósito y nosotros se lo estamos modificando con actitudes egoístas provocadoras de guerras y sufrimientos…


Estamos tan perdidos en nuestros nuevos accesorios que no reflexionamos a cerca de la infinita conjunción de eventos que hicieron posible la existencia de nuestra caniquita azul. Alfonso Montejano en esta reflexión nos remite a esta maravilla que es nuestro planeta…


El rescate de nuestro mundo finito

 

El Universo tiene cien mil millones de galaxias y cada galaxia tiene cien mil millones de estrellas, sin embargo, para tener una inteligencia como la nuestra, se requiere de la conjunción de una cantidad improbable de eventos, equiparables al porcentaje de 1: a todas las existencias comprobadas de galaxias y estrellas, es decir, las aparentes catástrofes interplanetarias que incidieron durante miles de millones de años en nuestro mundo, fueron para que surgiera una especie inteligente con la capacidad de modificar su entorno, el problema es que lo hemos modificado para nuestra extinción y no para obtener, como especie, la vida eterna, su alteración nos está volcando hacia un caos inexplorado jamás sufrido en toda la historia de la humanidad, es cierto que la Tierra ha tenido glaciaciones y temperaturas calurosas extremas en ciertas épocas de su progresión ascendente, pero nunca fueron causadas por el hombre, fueron procesos naturales que la misma Tierra se encargó de corregir con el fin de continuar con la protección de la vida y con la línea trazada por la evolución cósmica, presente desde el Big Bang.

Nuestro Planeta, al igual que los individuos, tiene un propósito y nosotros se lo estamos modificando con actitudes egoístas provocadoras de guerras y sufrimientos, las cuales pudieron ser evitadas si hubiésemos cambiado, desde hace tiempo, nuestra manera de pensar respecto a la supuesta superioridad que nos otorga el razonamiento desacertado en la marcha conjunta con los procesos evolutivos naturales: ¡no somos los reyes de la creación!, somos un eslabón más de las cadenas ecosistémicas que mueven al universo. Cualquier desecho que no vuelva rápidamente a la tierra que lo produjo, descompone el movimiento natural de los átomos en la misma proporción cuántica de uno a todos los que existen, es el toque de una nota musical de vibración negativa que desafina la melodía de la existencia colectiva, es un movimiento entrópico del orden al caos imposible de revertir, acaba con la vida y echa a perder las sustancias aledañas en las que se aloja, son gases nocivos para otros gases que interactúan con ellos y nos brindan la alternativa sólida de continuar saludables y pervivir en armonía con otras especies en esta apasionante casualidad de la vida, estamos destruyendo la justificación de nuestra existencia y eso se lanza al cosmos, quien responde con una espiral contraria para combatir la antimateria del pensamiento humano y anular las repercusiones negativas que puedan influir en su concepción global, parece paradójico que un tipo de energía entrópica local pueda repercutir en un universo ordenado, pero está comprobado que la energía y las palabras influyen en la forma del agua y el agua es la conjunción de átomos de hidrógeno y oxígeno, elementos primarios con los que, junto con el helio, inició el universo y la formación de estrellas, las cuales generaron otros elementos y modelaron el entorno en el que vivimos, es decir, todo está interconectado y actúa, de manera concertada, para cimentar la posibilidad de transformarnos en los seres que queramos, desgraciadamente hemos elegido transformarnos en individuos egoístas sin apreciación de la vida, nos pronunciamos por construir una sociedad carente de valores morales y principios éticos enfocados hacia ese entorno universal del que dependemos para sobrevivir.

Imperceptible caniquita de agua. Imag. pt.best-wallpaper.net. Goolge images
Imperceptible caniquita de agua. Imag. pt.best-wallpaper.net. Goolge images

Por la expansión de las galaxias, quizás en un futuro quede un extenso vacío donde se detone otro universo, pero mientras tanto, nos encontramos en una imperceptible canica de agüita, pintada con la simetría cósmica adecuada para componer el lienzo de este instante, aquí están todos nuestros problemas, todas nuestras religiones, todas nuestras economías y todos los seres humanos que la hemos aderezado para nuestro provecho o para nuestra extinción.

Creo firmemente, que en todo el universo, no hay otra civilización con este tipo de evolución particular tan maravillosa, sus resultados han sido un ejemplo majestuoso que no hemos sabido captar para elevar el nivel de perfeccionamiento que repercuta en nuestra propia calidad de vida, o, si la hay, va a ser muy difícil que sepamos de ella debido a la aceleración de las galaxias y el poco tiempo que nos queda para recomponer nuestro cerebro con el oxígeno que estamos agotando.


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario