PERDIENDO EL PISO. 3ª. (Cuento Político). OTROS QUE SE SUBEN A LOS TABIQUES. Autor: El Adobero

Otros que se suben a los tabiques. Imag gob.mx. Google images

Los legisladores del partido de los “zurdos” hacían mayoría, sin embargo, los “derechos” y los “neutros” estaban haciendo un frente común para amargar a Don Jonás su toma de posesión…


Otras de las caras de las fuerzas del poder inician su labor en beneficio de La Nopalera. Todos se creen poseedores de las más grandes virtudes para hacer más generosa esta tierra. pero todos buscando su propio beneficio…


CONTINUACIÓN…

4.- OTROS EN EL ASCENSO…

 

Poco a poco pasaron los primeros días y sus noches de grandes festejos, populares, selectivos, culturales, más de alguno privado con todo y las carnes floridas, y hasta algunos “te deum” celebrados por Don Quintino en la catedral de la diócesis de la Nopalera.

La cruda realidad va haciendo su pasarela paulatinamente. Los nuevos apoderados van tomando, unos más lentamente que otros, su papel. Se les nota la energía, la adrenalina y hasta el bajo vientre hinchado de testosterona, listos para la conquista.

Los primeros en tomar posición fueron los señores diputados, ya que ellos serían los representantes del pueblo en la toma de posesión del titular del poder ejecutivo de la Nopalera. Los legisladores del partido de los “zurdos” hacían mayoría, sin embargo, los “derechos” y los “neutros” estaban haciendo un frente común para amargar a Don Jonás su toma de posesión. De común acuerdo habían preparado grupos de manifestantes, de las colonias marginadas, los pueblos y rancherías cercanos a la capital para plantarse en el palacio legislativo en el momento de la ceremonia del ascenso del nuevo presidente y expresar con ruidos ensordecedores su inconformidad por su marginación y pobreza, cuando la realidad de fondo era por no haber tomado en cuenta, en la repartición de los puestos clave del poder ejecutivo, a las demás corrientes políticas… más corrientes que políticas…

El futuro secretario de gobierno, el Lic. Tomás Sánchez, representante del ejecutivo, y en particular representante personal de Don Jonás, en las negociaciones con los legisladores de oposición, hacía gala de sus mejores habilidades políticas para poder concertar la tranquilidad en la ceremonia de toma de posesión. Les ofrecía desde obras de urbanización de calles hasta los mejores lugares y el lucimiento correspondiente en la ceremonia protocolaria, pero nada, no había acuerdo… La angustia del Lic. Tomás iba en aumento, ofrecía hasta la regularización de los fraccionamiento irregulares y las tomas de agua potable para las colonias marginadas. No tuvo más alternativa que invitar a una comida privada a cada uno de los representantes de los inconformes, con la promesa que a esa comida asistiría Don Jonás para escuchar de viva voz las solicitudes de los hombres tan preocupados por sus representados.

Don Agripino. Imag radiomundial.com. Google images
Don Agripino. Imag radiomundial.com. Google images

Se preparó todo el escenario en el rancho de Don Agripino, “humilde” líder de los campesinos. Comida a llenar, bebida sin límite y un grupo de meseros especializados que generosamente enviaría Amparito; chicos y chicas; para todos los gustos. Se llegó la fecha acordada, poco a poco fueron llegando los invitados en sus camionetotas, negras y con chofer para que no hubiera problemas al regreso. Eran recibidos por coquetas y coquetos encargados de la recepción con bebidas refrescantes, en resumen, unas cheves bien frías. El Lic. Tomás se deshacía en gentiles palabras para dar la bienvenida a los diputados.

– Señores, Don Jonás les presenta sus disculpas por no poder asistir a esta reunión , la cual es de suma importancia para su gobierno. Me comisionó a mí, su seguro servidor, como su representante con todos los poderes para llegar a acuerdos benéficos para todos.

– Sea usted bienvenido licenciado Teodomiro, lo estábamos esperando -recibía al diputado del “centro”

– ¿Cómo le fue de camino Don Santos? -saludaba al representante de los “derechos”.

– Lic. Amador, pase, pase, está usted en su casa. ¿Qué quiere tomar? -le reverenciaba al diputado de los “zurdos”, que aunque era del mismo partido de Don Jonás, también estaba tratando de sacar agua para su molino.

Don Santos se acerca con desparpajo a Don Tomás y le dice:

– Mire Don Tomás, primero lo primero, dejémonos de manadas y al chile pelón, ¿Dónde podemos hablar?

– Claro, claro… ya Don Agripino nos prestó su oficina para poder platicar en forma privada

Le hizo una seña a Don Agripino para que los guiara y todos se encaminaron detrás de sus pasos. Llegaron a un amplio salón donde estaba una gran mesa de madera “palo de rosa” con sillas de madera labrada y asientos de cuero de res curtido con todo y pelos. Al centro de la pared principal estaba un gran retrato del General Emiliano Zapata, pintado al óleo por el artista de moda en La Nopalera. Completaban la decoración del salón múltiples objetos de caballería, sillas, fustes, bridas, cuerdas, sombreros, espuelas, pañuelos rojos de ranchero rico, y un gran estante con muchas botellas de tequila y mezcal, pero del bueno. Por cierto, en otro armario, una colección de rifles y pistolas que, a decir de Don Agripino, fueron de sus antepasados que pelearon en la revolución al lado de Villa y Zapata, aunque mucho se decía que la realidad era que habían estado, del lado de Obregón en las refriegas del Bajío y que oportunamente se pasaron a las filas de los revolucionarios.

Con voz fuerte, de ranchero rico, Don Agripino les recibe adentro del salón:

– ¡Siéntense, están en su casa!

Están en su casa. Google images
Están en su casa. Google images

Tomaron asiento en forma desordenada en la mesa y dejaron al centro de Don Tomás, no respetaron ningún protocolo, ni esperaron a que Don Tomás tomara su lugar, se sentaron ruidosamente antes que él. Les dice Don Tomás:

– ¿Quieren tomar algo?, hay tequila, coñac, whisky, ron, ustedes dicen. Para que estén en su privacidad, es autoservicio, cada quien se sirve lo que sea su voluntad.

– Nada, es demasiado temprano -expresó Don Santos.

– A mi sí, un tequila está perfecto para tomar inspiración – comentó Teodomiro, que representaba al partido en el poder que le entregaría a Don Jonás.

El Lic. Amador, que era muy cercano a Don Jonás, pero que anteriormente había sido diputado por el partido de “el centro” y a buen tiempo cambió al partido de “los zurdos”, se hizo de oídos sordos y no contestó a la invitación.

El Lic. Tomás Sánchez, queriendo relajar el ambiente, toma la voz e inicia la reunión con una perorata a cerca de la democracia que había expresado su voluntad en las urnas y que abrumadoramente había llevado a Don Jonás al poder de La Nopalera. Sin embargo fue rápidamente interrumpido por Don Santos:

– Mira Tomás, mejor las cosas directas. Queremos que nos digan cómo quieren manejar la relación con las demás fuerza políticas de la nación, que aunque no hacemos mayoría, nuestra opinión es muy importante para el consenso nacional. O sea, ¿querrán llevar la fiesta en paz?

– Además aún contamos con miles de seguidores por todo el territorio nacional, Tenemos los sindicatos más importantes con nosotros, el de la gasolina, el de La Luz, el de los maestros que continuaron de nuestro lado, los campesinos que son el sostén de la patria, y muchos más – replicó con voz en pecho Don Teodomiro.

Amador, se levanta de su silla y tomando una pose de generosidad, de aquellos que se sienten poderosos y harán el gran favor a la patria de servirle, con voz suave, apenas perceptible para los demás, como lo han capacitado en los cursos que les están dando a todos los nuevos funcionarios, para que todos traten de escuchar y abran sus orejas a sus sabias palabras, dijo:

– Seamos conscientes de la nueva estructura de poder, no se hagan andejos, el pueblo ha ordenado y dado su voto a nuestro partido, representamos la voluntad de la mayoría, somos los redentores de una patria que ha sido perdida por los partidos corruptos que ustedes representan. Por lo tanto, no los necesitamos a ustedes para gobernar…

Prendió la reunión, los diputados que representan a la oposición montaron en cólera, o sea, se encabritaron, y manotearon en la mesa.

Don Tomás queriendo retomar nuevamente las riendas de la reunión, le dice a Amador:

– Hay que guardar la calma, Amador, tenemos que dar la apertura que nos ha instruido el Señor Presidente… con su política de amor y paz. Todos cuentan y todos suman señores diputados.

Teodomiro, se limpió la garganta ruidosamente y como si estuviera dictando una cátedra expresó:

No nos hagamos... Google images
No nos hagamos… Google images

– No nos hagamos andejos, queremos acordar la forma en que se nos retribuirá nuestro apoyo a las iniciativas del nuevo presidente. Todos sabemos las formas que se estuvieron llevando en el gobierno anterior, donde se nos permitía la gestión de recursos federales para nuestros representados, obviamente con la respectiva parte proporcional por nuestra acuciosa gestión.

– Ah caray, de eso nos estaba yo enterado- replicó Don Santos –Nosotros somos la clase política honesta por definición, nuestra honradez no está en duda…

– No te hagas andejo Santos, si el líder de tu bancada era el coordinador de los famosos moches, cuando tú fuiste diputado por representación proporcional, y ahora me sales con que no estabas enterado. Y entonces la residencia que le compraste a “La Sulanita”, en el fraccionamiento residencial de “Las Campas” y su coche audi, ¿de dónde salieron? Ah y por cierto, te creías que la tenías muy escondidita, pues ella misma se organizó un baby shower por la panzota que se carga, bueno pues esperemos que sea tuyo…

– ¡Ja ja ja!, se burló ruidosamente Amador, – ¡pues al mal paso darle gerber Santos!… Guardó silencio unos momentos y agregó: -Bueno, ya en serio, nosotros los diputados del partido en el poder también tenemos nuestras aspiraciones para la gestión de recursos en beneficio de los más desprotegidos. Somos los más cercanos a los pobres de este país, es por ello que seremos los indicados para el manejo de los programas sociales.

Don Tomás, con el semblante muy serio y el ceño fruncido, tomó la palabra y les dijo:

– Estamos por presentar la iniciativa para la aprobación del presupuesto de egresos de la federación del siguiente año y, aunque somos mayoría, necesitamos contar con todas las fuerzas políticas para consolidar los grandes cambios que necesita La Nopalera. Tengo instrucciones de Don Jonás para hacerles participar en las decisiones que están solicitando por el bien de nuestro país. Solamente una condición, oídos sordos y ojos cerrados para todo lo que se viene además de la debida solemnidad y respeto en la toma de poseción ¿Quedamos?

– ¡Quedamos! –contestaron todos casi al mismo tiempo.

– Bueno pues que corran las agüitas para celebrar tan acertado acuerdo, muestra de las nuevas formas de hacer política en La Nopalera –completó Amador.

– ¡Don Agripino!- gritó Don Tomás, -que sirvan los tragos y vengan las y los encargados de la alegría.

La fiesta y el disfrute de las carnes. Imag horizontal.mx. Google images
La fiesta y el disfrute de las carnes. Imag horizontal.mx. Google images

Empezó la fiesta, el disfrute y el relajamiento de las carnes, para todos los gustos, chicos, chicas, y otros; durante toda la noche… Así dieron inicio las excelentes relaciones entre los dos poderes más importantes del estado de La Nopalera.

Otros que se suben al tabique….

CONTINUARÁ…

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario