LA FUNDACIÓN DEL MUNICIPIO DE EZEQUIEL MONTES. Autor: M. en D. Adolfo H. Vega Perales

Municipio de Ezequiel Montes. Google images

Ocho fueron las familias fundadoras encabezadas por: Don Julián Velázquez Feregrino, Pedro Vega, Julián Vega, Maximino Ocampo, José María Montes, Pedro Montes, Marcelino García, Félix Trejo…


La historia y cultura de nuestros pueblos se va formando y construyendo a través de la tradición oral de generación en generación y la documentación científica del importante trabajo de los historiadores, conservar nuestras raíces es un tema que a todos nos ocupa. Como muchos de ustedes crecí escuchando las historias de nuestros padres y abuelos y la historia del municipio de Ezequiel Montes, no escapa a ésa forma de construcción cultural de la que me he pronunciado.

Independiente a la tradición oral de la que tantas anécdotas merecerían acopiarse en un libro, el primer texto que pude leer de la fundación de Ezequiel Montes, fue el del Profesor Pedro Montes Velázquez “A partir de Corral Blanco”, cuya primera edición vio la luz en 1993 y de la cual tuve oportunidad de acudir a su presentación siendo estudiante de la Licenciatura; en el año de 2001 se realiza la segunda parte, ambas obras independientemente del trabajo de investigación del profesor, como él lo señaló, tienen antecedente en los apuntes de Don Manuel Velázquez Magos.


Tierra de viñedos. Imag Cavas Freixenet. Googel images
Tierra de viñedos. Imag Cavas Freixenet. Googel images

El municipio de Ezequiel Montes hoy es uno de los principales destinos turísticos del Estado, la región y el país, su Peña de Bernal, las cavas y la cultura del vino, la riqueza cultural de Villa Progreso, su gastronomía y quesos, balnearios, lo convierten en un gran atractivo de turismo, a ello habría que sumar su pujante actividad comercial y ganadera, hoy me permito compartir a ustedes algunos datos de su formación.

Es curioso que en los años cincuenta del siglo pasado, había muy pocos aparatos televisivos en el pueblo, me atrevo a decir que los hogares que tenían éstos, se podían contar con los dedos de la mano, en la actual calle Belisario Domínguez, frente a la casa que vivió mi Tío Don Polo Vega Montes, se encontraba una negociación de la familia Silvestre, ahí se cobraban “algunos centavos” para que las personas pudieran ver el box, los toros, y los programas de la época, de aquella década a la fecha el crecimiento ha sido exponencial.

El actual municipio se funda en lo que fue el rancho de “Nicolasito” perteneciente a la Cofradía de San Nicolás de Tolentino, con la ley de desamortización de bienes de la iglesia, el rancho que venía siendo rentando por don Julián Velázquez Feregrino a la cofradía, fue comprado por éste a la federación, cabe mencionar que “Nicolasito” era el nombre con el que estaba registrado, pero popularmente era conocido como “Corral Blanco”, ya que los corrales que servían para guardar a los animales eran de piedra de tepetate o caliza, que a lo lejos le daban una tonalidad blanca, y los arrieros al aproximarse a él, decían “ahí está ya el corral blanco”, su posición geográfica le permitió ser un paso obligado para los comerciantes de ganado.

El 20 de septiembre de 1861, mientras se realizaba una fiesta en el rancho, un grupo de ladrones atacó a los comensales, éste hecho llevó a que Don Julián Velázquez Feregrino, invitara a los asistentes dentro de los cuales estaban familiares de él, compadres y amigos para quedarse a vivir en el rancho y formar una población lo que les permitiría vivir con mayor seguridad, éste hecho se considera entonces es el origen de la fundación del pueblo. Ocho fueron las familias fundadoras encabezadas por: Don Julián Velázquez Feregrino, Pedro Vega, Julián Vega, Maximino Ocampo, José María Montes, Pedro Montes, Marcelino García, Félix Trejo, y poco tiempo después se sumarían los hermanos Dorantes Velázquez.

Ello permitió formar una comunidad muy unida donde el valor de la amistad, la palabra, el honor y el respeto eran sumamente importantes, la palabra valía más que cualquier documento de hecho no eran prácticamente necesarios, los tratos se cumplían, gente de mucho esfuerzo y trabajadora.

Respecto de Don Pedro Vega, nos señala el profesor Pedro Montes en su libro, ése no era su nombre original, era un hombre que venía con el ejército francés y tras la derrota del imperio, para protegerse lo cambió por el nombre de Pedro Vega y el idioma español lo domina a partir de las enseñanzas de su esposa Carlota Díaz. Todo ello lo supo el profesor Montes, por el dicho del nieto de Don Pedro, Daniel Vega Díaz; lo describe como un hombre de 1.75 de estatura, rubio, de ojos azules y piel blanca, de origen europeo. Pedro Vega y Julián Velázquez fundador del pueblo, se conocieron previamente, porque también Don Julián sirvió en la Tropas del General Tomás Mejía.

El origen de la familia Dorantes es italiano, la mayoría de ellos eran y son en la actualidad de estatura alta.

El apellido Feregrino se considera es de origen gitano-español, llegaron a asentarse en el Jagüey Grande, actual sub delegación del municipio, cerca de la peña.

El apellido Velázquez también proviene del Jagüey Grande, donde llegó a asentarse el padre de don Julián Velázquez Feregrino, también de nombre Julián Velázquez.
A esas familias se han sumado los Camacho, provenientes de Hidalgo, Trejo, Pérez, Villeda y los Montoto con origen de Asturias en España y que llegaran a México en el siglo pasado.

Su primera iglesia, hoy conocida como iglesia chiquita, lleva el nombre de Templo de la Santísima Virgen María de Guadalupe, obra realizada con la participación del pueblo, la cual quedó lista para ser inaugurada con la correspondiente misa el 12 de octubre de 1880, lo que no pudo suceder, derivado de los compromisos que debía de atender el párroco de Cadereyta y fue hasta el 12 de enero de 1881 en que se oficia la primera misa, poco tiempo después se adquirió una imagen de la virgen de Guadalupe que permaneció en la “iglesia chiquita”, hasta la construcción del templo principal de la Divina Providencia dónde se encuentra en la actualidad. Ésta primera iglesia posterior a 1881 continuó teniendo mejorías y cambios con el paso de los años.

Frente al templo se construyó la primera plaza del pueblo, que en algún tiempo tuvo un kiosco el cual en la actualidad ya no existe, en 1905 la población era apenas de alrededor de mil personas.

Otro dato curioso es que en 1915 se coloca la primera piedra del Panteón municipal, conocido por la población como la palma, por una gran palma que ahí se encuentra, siendo la autoridad José María Velázquez Montes, panteón que se estrena paradójicamente ése mismo año con la muerte del propio José María, que fue el primer cuerpo ahí sepultado.

En 1918 cambia el nombre de Corral Blanco por el de Villa Ezequiel Montes y en 1941 es constituido como Municipio Libre, siendo su primer Presidente Municipal Don Prócoro Montes Dorantes.

Plaza principal de Ezequiel Montes. Imag Pinterest
Plaza principal de Ezequiel Montes. Imag Pinterest

Su actual plaza principal lleva el nombre de Jardín Adolfo López Mateos, ubicado frente a la Presidencia Municipal y la iglesia de la Divina Providencia. Se construyó en lo que fue un bordo alimentado por la lluvia, de gran extensión que sirvió tanto para el consumo de los habitantes, animales y cultivo, rodeado de grandes árboles, era un lugar de encuentro de los pobladores, todavía siendo mi padre niño le tocó consumir de esa agua, la cual era llevada a las casas por el aguador del pueblo, a quien llamaban “Longo” agua que por cierto, había que colar y hervir para poder beberla me ha comentado. En 1956 comienza su destrucción para la creación del actual jardín, centro de encuentro de la población, previamente comenzó la introducción del agua potable.

Hoy Ezequiel Montes es un municipio en gran crecimiento, de alrededor de 39,000 habitantes, con importantes atractivos turísticos y gastronómicos, de gran actividad comercial y ganadera. Hasta aquí una pequeña parte de su historia.

 

Bibliografía

Montes Velázquez Pedro, A partir de corral Blanco, Fondo Editorial de Querétaro, México, 1993
Montes Velázquez Pedro, A partir de corral Blanco segunda parte, Comunicación del Centro, México 2001.

Adolfo Humberto Vega Perales es Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Penal; ex servidor público a nivel estatal y municipal; Profesor universitario tanto de licenciatura y posgrado en diferentes universidades del Estado de Querétaro, actualmente coordina el programa de la Maestría en Derecho en la División de Posgrado de la Facultad de Derecho en la Universidad Autónoma de Querétaro.


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario