LA DESESPERACIÓN. Autor: Salomón J. Zamudio Alfaro

La Desesperación. Non Serviam. Google images

…se ríen de nosotros, nos miran y en esa mirada adivinamos que conocen nuestros sufrimientos, o más aún, nos lastima su indiferencia…


Hay días en que todo parece salir mal, hay días que a pesar de mostrar optimismo y encarar las situaciones con serenidad, todo parece confabularse en contra nuestra, tal parece que en esos días convergieran las consecuencias más funestas de nuestros actos, incluso de aquellos que ya estábamos a punto de olvidar. De pronto todo parece derrumbarse, son tantas las penas que nos agobian, que no vislumbramos solución alguna para este trance.

Nos lastima su indiferencia. Google images
Nos lastima su indiferencia. Google images

La gente que circula a nuestro alrededor, o bien parece condolerse de nuestra pena, se ríen de nosotros, nos miran y en esa mirada adivinamos que conocen nuestros sufrimientos, o más aún, nos lastima su indiferencia, quisiéramos que de pronto, surgiera alguna persona, que nos dijera, “-no te preocupes más, esta situación es pasajera, mañana cuando vuelvas a despertar, las cosas no serán tan terribles-“.

Días como el que acabamos de describir y peores aún, surgen de pronto sin aviso alguno, en todos y cada uno de nosotros, lo peor es que siempre quedan secuelas de días así, pueden pasar semanas o meses, resolviendo o acostumbrándonos a las consecuencias de estas secuelas. Nada se resuelve mágicamente, nunca surge una figura humana o no, que nos diga cómo resolver el problema o al menos minimizar los daños.

Queridos nietos, para todos se presentan situaciones así, y lo más asombroso de esto, es que nosotros mismos programamos estos días funestos. Voy a explicarles mi punto de vista. Cuando morimos y cruzamos esa zona atemporal que hemos llamado umbral de muerte, nuestra alma, después de aceptada la muerte llamemos la provisional, recobramos nuestra memoria, conformada por todos los recuerdos acumulados a lo largo de todas las vidas anteriores, volvemos a ser, y en estas condiciones compartimos un espacio con otras almas afines a nosotros, en este espacio compartido tenemos una forma peculiar de comunicarnos.

Esta forma de comunicación es equiparable, a lo que en nuestra dimensión observamos en algunos animales y plantas, es una comunicación de conjunto, todos compartimos el mismo pensamiento, observen una parvada de aves, un cardumen de peces, etc., pues bien en esa dimensión en donde se concentra una gran cantidad de almas, planeamos algunos detalles, de lo que será nuestra próxima reencarnación, todas estas almas tienen alguna cita pendiente con nosotros, y no todas estas citas son agradables, son necesarias para lograr los fines que hemos planeado, puesto que lo que importa es la experiencia obtenida, la enseñanza aprendida, y el plan elaborado.

Así es como más tarde, en la práctica del vivir esos días difíciles se convertirán en un parte aguas de experiencia, a veces esas enseñanzas son muy duras, conllevan muchos sufrimientos, pero quien nos puede conocer más que nuestra propia alma. No debemos temer a las secuelas, pues todo esto es parte del mismo plan, un plan que nosotros mismos hemos forjado con la ayuda de otros muchos individuos, que lejos de ser nuestros enemigos, nos están ayudando a cumplir un propósito.

 

Respiremos hondo y sonriamos. La morada de Iruene. Google images
Respiremos hondo y sonriamos. La morada de Iruene. Google images

Nietos míos así que cuando sintamos que estamos cayendo en la desesperación de ver que todo nos está saliendo mal, que las cosas a nuestro alrededor se confabulan en contra nuestra, respiremos hondo y sonriamos, agradezcamos a todas esas almas que se están tomando tantas molestias con nosotros, que nos están demostrando tanto amor, que nos están enseñando que en ocasiones un no es también un acto de amor.

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario