REFLEXIONES SOBRE EL VALOR DEL HONOR EN ÉPOCA ELECTORAL (1 de 3). Autor: Julio Díaz Reyes

El Valor del Honor. Google images

Reflexionemos en esta época de descalificaciones, mentiras y agresiones de parte de la prensa, hoy de las redes sociales y principalmente de quienes aspiran a ocupar cargos públicos, para que no se les olvide que también son ciudadanos…


Pagad a todos lo que debáis: al que impuesto, impuesto; al que tributo, tributo; al que temor, temor; al que honor, honor (Romanos 13:7)

Reflexioné sobre este versículo de la Biblia (Romanos 13:7), muy conocido, pero en esta ocasión, a propósito de cuaresma, época de reflexión y de esperanza católica. Justifico además la coincidencia, debido principalmente a la ausencia física de un fraterno creyente, colega Politécnico, quien al menos a mí me demostró su honor a través de una amistad diáfana, real por su calidad humana, ésa es mi reflexión.

Deseo que cada quien reflexione su momento, en esta época de la vida social política de nuestro país. Iniciaré esta primera de tres partes, con la convicción de entrañar el sentido real del ser humano. Para todos, respetando sus creencias, así como para aquellos creyentes, que en nuestro país, aun sin reconocer abiertamente su conducta espiritual, bien valdría la pena concientizar nuestros valores, para atender nuestra actual frágil realidad.

Reflexionemos en que un reloj de un precio alto, al igual que uno barato, ambos marcan la misma hora, ¿cierto? Entonces la condición humana ¿nos permite aplicar los mismos valores independientemente de las preferencias y gustos? ¿O de la capacidad económica? Pues bien la muerte de un ser querido, el divorcio o el despido de un empleo, pueden ser motivos de duelo o desesperación.

Reflexionemos en que el tiempo tiene su manera especial para sorprendernos, al paso de los años, los años que hemos vivido ya no los tenemos. Hemos escuchado o dicho frases como “Me parece como si ayer era joven…me parece que fue hace mucho tiempo…” “¿A dónde se fueron los años?” en esta reflexión tengo visiones de cómo fueron esos años y de todas mis esperanzas y sueños. Espero coincidamos la mayoría, aunque lo más importante que deseo compartir, es el hecho irremediable de que cada día serán menos los años que he de vivir, por ello los invito a que ¡vivamos el aquí y el ahora, porque no hay mañana seguro!

Reflexionemos, y actuemos pronto, porque la edad hay llegado más rápido de lo que pensábamos. Así que vivamos el hoy y digamos ahora las cosas que quisiéramos que nuestros seres queridos recuerden. La vida es un regalo que se nos ha dado, así que vivámosla agradable y compartámosla con nuestros seres queridos, con los amigos y con todos los que nos rodean.

Aún tenemos por delante un largo camino por andar, en el tiempo que se nos permita vivir. Hoy hago votos porque cada uno de nosotros descubramos aquellas oportunidades que nos hagan sentir bien, por el servicio. Que no caigamos en falacias, para servirnos de otros o de lo de otros, pues acostumbrados, creo yo, a las imágenes y opiniones alienas a un sistema social indigno, donde la impunidad y el confundido servicio público de nuestras autoridades de los tres órdenes de gobierno. Basan sus operaciones en la malversación de un patrimonio logrado con el esfuerzo del trabajo, dilapidando y aprovechando la confianza y bondad, de los ciudadanos observadores de las obligaciones.

Reflexionemos en que aún hay mucho que aprender y mucho en que servir, reitero mis deseos porque nuestro tiempo, nuestra vida, la continuemos esforzándonos en practicar el fundamental valor del Respeto, para que nuestros hijos y las próximas generaciones resulten probas, deseando que verdaderamente nuestra sociedad se destaque por individuos íntegros, que lleguen a sentirse orgullosos de quienes forjaron un país libre por su democracia.

Reflexionemos en esta época de descalificaciones, mentiras y agresiones de parte de la prensa, hoy de las redes sociales y principalmente de quienes aspiran a ocupar cargos públicos, para que no se les olvide que también son ciudadanos, aunque la calidad de gobernabilidad que desarrollen les premiará o les demandará a través de la historia y del futuro que habrán de legar a las futuras generaciones a quienes ya les pertenece el patrimonio nacional, por eso ¡honor a quien honor merece!

 

Honor a quien honor merece. Google images
Honor a quien honor merece. Google images

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario