LA LIBERTAD. Autor: Salomón J. Zamudio Alfaro

La Libertad. Google images

…Cuando fueron creados estos universos, la única condición, que era imprescindible dotar a todas las chispas divinas que emanaron de Dios, era hacerlos libres…


Estimados lectores de El Adobero: en esta ocasión Salomón nos comparte su particular punto de vista de la libertad. Nos hace reflexionar sobre lo valioso que tenemos y las diferentes formas en que ésta se manifiesta en nuestra vida presente…


Es uno de los dones más apreciados no solo por la humanidad, sino por todas las especies que ocupan este universo cambiante. La libertad es la expresión más fundamental de nuestra trinidad, sin ella la vida se apaga, la esperanza se lleva al borde de la muerte, cuando realmente se pierde totalmente la libertad de cuerpo y alma, ésta sólo espera la muerte, para liberarse de tal paroxismo, perder la libertad, es perderlo todo.

Pero, ¿qué es la libertad en su acepción más profunda?, la libertad es más que un vínculo. Cuando fueron creados estos universos, la única condición, que era imprescindible dotar a todas las chispas divinas que emanaron de Dios, era hacerlos libres. Dios es libre y por tanto, la herencia más apreciada regalada a sus congéneres fue la libertad. La libertad es generadora de otros muchos dones, la libertad inspira, la libertad motiva, mueve, produce, es como un acuerdo entre dioses. La herramienta más efectiva y más satisfactoria es la libertad.

Pruebas hay muchas de lo que aquí se dice, cuando el cuerpo físico se ve impelido por la fuerza a reducir su libre movimiento, la mente y el alma suplen la carencia, acrecentando el poder de la imaginación y de la conciencia. El cuerpo puede estar encadenado, pero la libertad verdadera, no se encuentra en el cuerpo, se encuentra en el espíritu. El alma es capaz de atravesar los barrotes de una prisión, viajar a los lugares que quiera, manifestarse como lo desee, nada ni nadie puede aprisionar un alma por mucho tiempo. Si ésta no lo desea, ésta tiene en su haber muchísimas habilidades que pocos conocen adecuadamente. Y, solamente cuando ha perdido la fe en sí misma, es susceptible de perder su libertad. No así el espíritu, contra él no existe nada, ni nadie que lo haga perderla.

Para entender con un más de profundidad cómo la libertad es ejercida, por nuestro ser trino (cuerpo, alma y espíritu), debemos de hablar algo sobre lo que se conoce como bien y mal. Todos estamos acostumbrados a ver el todo, con dos polaridades distintas: el bien es todo lo que vibra a altas frecuencias, comparado con el mal que vibra un poco menos, pero que antagoniza con el bien. Siendo observadores fríos, nos daremos cuenta que ambas concepciones son creaciones del mismo principio y por ende, tanto valor tiene una como la otra.

El Bien y el Mal. Google images
El Bien y el Mal. Google images

El diablo, solo existe en forma de concepto, lo creamos en el momento en que creemos en él, le damos formas un cuanto más extrañas, en tanto nos vamos auto convenciendo, de que tiene un poder sobre nosotros. No sabemos que ese don maravilloso que tenemos para crear, puede hacer cosas agradables, pero también desagradables, ese poder es como un inmenso río de energía del que podemos tomar tanto como podamos, sin importar si el uso de esa fuerza es para hacer el bien o el mal según nuestra comprensión.

A todos nos gusta estar del lado del bien, es más cómodo, y también más seguro. En cambio sí estamos del lado del mal es más difícil. Pero el bien para nosotros, puede ser el mal para otras personas y viceversa, tenemos que recordar que todo es relativo y que la vida es una experimentación en donde, no solamente vamos a encontrar cosas buenas, a veces es necesario hacer cosas malas porque es imprescindible aprender. Esto es ejercer en todo lo que vale, nuestra libertad, ahora bien, esto no quiere decir que somos libres para ir matando personas a diestra y siniestra. Tenemos que reconocer que la misma humanidad a lo largo de su existencia ha fijado parámetros de comportamiento, que si se sobrepasan, la misma humanidad castiga al transgresor.

Sería tonto, transgredir dichas leyes solo por el mero propósito de aprender algo que quizá ya experimentamos. Debemos recordar que el alma tiene muchas reencarnaciones y en ellas hemos llevado a cabo muchísimas cosas y lo más probable es que en esta vida no nos vamos a convertir en asesinos en serie. Sin embargo habrá quienes si sientan esa necesidad de experimentación y seguro que lo harán.

Nietos míos, no se espanten, ni se asombren, hablar de estas cosas es muy natural, recuerden que comparativamente, estamos representando una gran obra teatral, todos somos actores y la muerte, no es una muerte verdadera, en el caso del asesino, les aseguro que en algún lugar y en algún tiempo sus víctimas, estuvieron de acuerdo en serlo. Lo mismo sucede con todas aquellas personas que padecen o han padecido circunstancias fortuitas, todas las almas han consentido pasar por esa serie de eventos trágicos, que para nosotros los observadores, dentro de un contexto estrecho e incomprensible nos causa escándalo, que nos incita a rebelarnos ante tanta “injusticia”, que nos mantiene reacios a aceptar condiciones para nuestros hermanos, que no aceptaríamos para nosotros, y que sin embargo suceden y seguirán sucediendo, y en una de esas, por qué no, la vida tendrá guardada para nosotros una experiencia de ese tipo.

Si eso llegara a suceder, si está acordado para nosotros, habrá que saborear la experiencia, así fuera la última en esta vida. No tengan miedo, pero no piensen demasiado en ello, pues tenemos la capacidad de dar o quitar fuerza a nuestros pensamientos con la voluntad y de acrecentar o disminuir el dolor con la fe en nosotros mismos. Así que el consejo que hoy les doy queridos nietos es que ejerzan su libertad con valentía.

Teoría de la Conspiración. Google images
Teoría de la Conspiración. Google images

El Internet está lleno de Teorías de Conspiración, cuando las leemos, se nos encoje el corazón nada más de pensar, que algunas de ellas sean verdaderas. A mí en lo personal de todas ellas, las que me parecen más terribles, son aquellas que atentan contra la libertad de un grupo humano y por qué no decirlo de la humanidad completa por lo menos de la que vive en el planeta Tierra.

Eso de pensar que allá “en lo oscurito” existen entidades que con toda probabilidad son más inteligentes que nosotros, a tal punto de hacernos sentir con libertad y que en la realidad de las cosas, no seamos más que simples marionetas de sus deseos y caprichos, resulta totalmente aterrador.

Hay mentes preclaras como la del ex-padre jesuita Salvador Freixedo, nacido en Galicia en 1923 que ha escrito una treintena de libros desde 1957, que ha llegado a la conclusión de que estamos controlados por “extraterrestres“ con la misma probidad como se manejaría una granja de ganado humano. Esta conclusión parecería absurda a primera vista, si no fuera resultado de investigaciones de toda una vida (actualmente tiene 94 años), en la que a través de sus libros, iniciando con la denuncia de injusticias, cuestionamientos en torno a la Iglesia Católica y finalmente la cuestión ufológica, lo han convertido en uno de los más sólidos paladines de las Teorías de las Conspiraciones.

No podemos negar que las conspiraciones existen y han existido, forman parte de nuestra historia, de esta forma podríamos enumerar algunas de ellas: el asesinato de John F. Kennedy, el asesinato de Colosio, el derrocamiento de Enrique V de Inglaterra, el asesinato de Abraham Lincoln, la Conjura de Querétaro, etc.

Tampoco podemos negar que los gobiernos han recurrido a este tipo de prácticas, en la obtención de fines que para muchos de nosotros nos parecen siniestros: Los sucedidos del 11 de septiembre del 2001 en New York, el 11 de marzo de 2004 en Madrid, el ocultamiento de naves y seres extraterrestres principalmente por USA, etc.

En nuestro planeta, bien sabemos que el poder está asentado prácticamente en cuatro pilares: La Banca que maneja el flujo económico del mundo, La Fuerza Militar que tiene el poder de darle al mundo Guerra o Paz, Los Líderes Religiosos que tienen en sus manos las creencias y el fanatismo de las multitudes y el Poder Político que mueve a través de los gobiernos la voluntad del pueblo y moviliza a los otros tres poderes. Freixedo llama a estos pilares los dueños visibles del mundo, que no son otra cosa que las caras de los verdaderos dueños, los invisibles.

Estos seres extraordinarios a decir de los especialistas, siempre nos han acompañado, desde el principio de los tiempos, lo que no está muy claro es si ha sido para bien o para mal. Lo que es seguro es que no nos quieren destruir, pues tal cosa ya hubiera pasado hace muchísimo tiempo. Está claro que nos necesitan y el hecho de que hacen sus fechorías en la oscuridad, indica que hay una autoridad más poderosa que ellos mismos, que no está de acuerdo en sus procedimientos.

Somos Seres Espirituales.... Google images
Somos Seres Espirituales…. Google images

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, lo que no te mata te fortalece, y el hecho de que sucedan tantas cosas tan absurdas, tan contradictorias, tan contrastantes, nos hacen pensar que todo esto no es más que una especie de juego, donde el asunto principal es experimentar y aprender. Hay un pensamiento de Deepak Chopra que dice “No somos seres humanos que tienen experiencias espirituales ocasionales; sino todo lo contrario, somos seres espirituales que tienen experiencias humanas ocasionales”.

Este tipo de pensamientos esclarecedores tienen una resonancia muy fuerte en nosotros, todos en el fondo de nuestra conciencia intuimos que somos muy importantes, y dejamos que las cosas sucedan, a veces, para poner un poco de emoción al asunto, nos quejamos, nos rasgamos las vestiduras y nos sentimos por momentos las criaturas más desdichadas de la creación. Pero siempre superamos las vicisitudes más espeluznantes que pudieran sucedernos.

De hecho las cosas que más nos duelen, no son las propias, sino las que por causa nuestra les acontece a nuestros seres más queridos, esto demuestra que somos lo suficientemente fuertes para afrontar cualquier cosa excepto traicionar la fe de quien nos ama por sobre todas las cosas. Pues bien, Dios nos ama de esta manera, y sin embargo él nunca se sentirá traicionado por nosotros. Así que si tememos perder nuestra libertad, bajo el yugo de seres superiores, o a costa de nuestros errores, debemos encontrar la fuerza de Dios, en nosotros mismos.

Queridos nietos, Teorías Conspiratorias siempre habrá, ciertas o no, depende de nosotros ser parte de ellas. El Plan Divino tiene implicaciones desconocidas para nosotros, los demonios y los ángeles de ayer son los extraterrestres de hoy, lo que es verdaderamente importante es reconocer la libertad en nosotros y actuar en consecuencia, ninguna fuerza, por poderosa que ésta sea, se puede oponer al Plan de Dios y triunfar.


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario