¿QUÉ PASA CON LOS NUEVOS SERVIDORES PÚBLICOS?. Autor: José Luis Sordo Cacho

¿Que pasa con los nuevos politicos? Google images

Algo altera la visión de los lideres. Según parece, ya estando en la silla todo cambia, lo hemos visto una y otra vez, y nos saltan dudas y preguntas y hasta contradicciones: ¡pero si fulano no era así!, yo lo conozco desde hace años y de verdad no era así, ¿qué le pasó?…


Mucho hay escrito para el proceder profesional, técnico y jurídico de los Funcionarios Públicos, desde Leyes y Reglamentos hasta Manuales de Organización y Procedimientos, Manuales de Bienvenida, étc, étc… Pero ¿qué pasa en el interior de la mente del funcionario como ser humano?, ¿qué siente desde que es invitado a cierta posición o desde que tiene conocimiento del cargo al que será asignado y ya cuando es nombrado formalmente funcionario público?

Tal vez para la gran mayoría de los altos funcionarios sea un proceso de aprendizaje y de evolución o desarrollo profesional y no constituya un hecho tan trascendental el ocupar un puesto que puede cambiar la vida de muchos otros compatriotas pero en el fondo de nuestro ser: ¿qué pasa?, ¿qué se siente?, ¿cómo nos desenvolvemos?, ¿cómo nos tratan los demás, nuestra pareja, nuestros hijos, los familiares, los amigos, los subordinados de todos los niveles y hasta los enemigos?

Y no se diga cuando somos desincorporados del cargo por una y otra razón aunque este tema podrá ser objeto de otro análisis…

Yo he estado muy cerca de presidentes municipales, diputados, regidores y funcionarios recién nombrados y no he tenido oportunidad de preguntarles ¿qué se siente?

Cuando te levantas ese día para tomar protesta en tu nuevo cargo, cuando te estas rasurado y te ves al espejo… ¿qué te dicen tu esposa e hijos?, ¿qué te dicen tus padres?, ¿qué te dicen los demás. Y cuando regresas de la ceremonia, ya estando en la calma de tu casa, seguramente después de haber festejado con tus compañeros de partido y/o futuros colaboradores, ¿cómo te sientes contigo mismo?

Y al final la jornada triunfal, cuando estás a punto de ir a dormir, y después cuando te despiertas y te vistes para iniciar el nuevo día como funcionario público y bajas al antecomedor…“Buenos días mi… presidente, ¿qué quiere mi presidente de desayunar…?

¿Qué pasa por la mente de este funcionario, cuando llega a sus nuevas oficinas y una camarilla de colaboradores lo sigue para felicitarlo y felicitarlo, y ponerse a su disposición, para recibir la línea o instrucciones, y para decirle que son incondicionales, que sólo basta decir algo, porque lo que él diga será una orden que se acatará inmediatamente?

Bueno, entiendo que ya debieron haber ocurrido una serie de actividades que hasta cierto punto disminuye su sorpresa. ¿Qué pasa?, reuniones previas para asignar puestos a funcionarios de primero y segundo nivel, planes de trabajo, líneas estratégicas de acción, plataforma política, y un sinnúmero de acciones al caso, pero sin lugar a dudas algo es diferente en el entorno.

Es interesante considerar que todo ésto del poder los cambia, la espera de la sabia opinión del líder (sobre cualquier tema), las adulaciones y los nuevos e incondicionales amigos, las expresiones de admiración, las reuniones con funcionarios de mayor nivel que él, y la inclusión en presídiums de foros de especialistas y personalidades, gabinetes, talleres, simposios, y un sinnúmero de eventos, es más, hasta el saludo de todos por donde pasa.

Y si a este mosaico de nuevas experiencias le ponemos otro ingrediente adicional como son los compromisos adquiridos para llegar, ya sea, con los colaboradores de la campaña, los compañeros o con las empresas que apoyaron, ¿qué pasa en la mente del funcionario?

Sin máscara. Google images
Sin máscara. Google images

Algo altera la visión de los lideres. Según parece, ya estando en la silla todo cambia, lo hemos visto una y otra vez, y nos saltan dudas y preguntas y hasta contradicciones: ¡pero si fulano no era así!, yo lo conozco desde hace años y de verdad no era así, ¿qué le pasó?

Las personas no pueden cambiar tanto, ¿qué pasa en su interior?, ¿qué información adicional poseen que nosotros no conocemos que los cambia tanto?

En fin, interesante el tema ¿no?, si tú ya pasaste por esta experiencia y siempre fuiste el mismo o si ya aterrizaste, por favor comparte con nosotros tu vivencia, de “El aspecto humano de los funcionarios de alto nivel”

Me decía un buen amigo:

El dinero y el poder no cambian al hombre, sólo le quitan la máscara.

 

Para recibir tus opiniones escríbenos a:

odros1@gmail.com

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario