EL DERECHO MAYA Y TEOTIHUACANO. Autor: M. en D. Adolfo H. Vega Perales

Chilam - Balam.- Google images

Su derecho penal era muy severo, para la mayoría de los delitos tenían la pena capital…


En el artículo anterior estimados lectores de El Adobero, hemos anticipado la complejidad que implica el contar con elementos que nos permitan detallar cómo era el Derecho en los pueblos prehispánicos. No obstante contamos con algunos elementos en particular de la cultura maya para nuestro efecto, tales como:

Popol Vuh.- Google images
Popol Vuh.- Google images

El libro del Chilam Balam, (Chilam – Chaman adivino, brujo y Balam- jaguar) documento que contiene detalles de aspectos culturales y costumbres de los mayas; así como el Popol Vuh, el cual trata principalmente la mitología de éste pueblo.

Los anteriores no son las únicas fuentes, pero si ocupan un lugar relevante por su contenido.

Los mayas se asentaron entre Tabasco y Honduras, no eran un imperio centralizado, sino un conjunto de ciudades-estado en lo que hoy conocemos como: Yucatán, Guatemala y Honduras, eran dirigidos por nobles y sacerdotes, el comercio tuvo un aspecto muy importante, y eventualmente se enfrentaban en guerras con otras ciudades.

Como ya hemos establecido en el artículo anterior tienen como origen la cultura madre, la olmeca

Podemos establecer su desarrollo entre los siglos III y IX de nuestra era, a la par de la cultura Teotihuacana; se considera que en el auge de “Teotihuacan” (deliberadamente sin acento, en náhuatl no había acento), algunas ciudades mayas, tributaron a aquella.

 

La ciudad de Teotihuacan.- Google images
La ciudad de Teotihuacan.- Google images

En la actualidad se ha podido establecer que tanto Teotihuacan, como las ciudades Mayas, poco a poco fueron abandonadas por su pobladores, incluso cuando los aztecas llegan al valle de México, lo que estimamos fue el año de 1325, (así se establece en el códice mandado a realizar por el virrey Antonio de Mendoza), la “antigua ciudad de los dioses” ya se encontraba abandonada. Debió ser impresionante observar aquella ciudad que, en algún momento pudo albergar a cerca de 200,000 habitantes, completamente deshabitada.

El motivo del abandono de las ciudades mayas y de Teotihuacan, muy posiblemente estuvo vinculado paradójicamente al cultivo del maíz, que tanta importancia tuvo en la alimentación y desarrollo de los pueblos de américa. El maíz, agota más rápido la tierra cuando no hay rotación de cultivos, esto sumado a la sobre explotación de las zonas forestales, los arboles fueron talados para la realización de pirámides y templos, sequias, cambios climáticos, hicieron que éstos centros de población ya no pudieran sostener al gran número de personas que en ellos habitaban, colapsando social, económica y políticamente.

Del derecho teotihuacano es muy poco cuanto sabemos, fueron un pueblo principalmente agricultor con un gobierno teocrático, gobernado por la clase sacerdotal, que ejercía una fuerte influencia, con poca fuerza militar.

En cuanto al derecho maya:

Ahau.- Google images
Ahau.- Google images

Cada ciudad-estado era gobernada por un “ahau”, el poder se heredaba de padre a hijo primogénito, auxiliado por un concejo de nobles y sacerdotes, dirigía la política interior y exterior, nombraba a los “bataboob” jefes militares y administradores, con funciones religiosas de las aldeas; en cada aldea había un concejo de ancianos.

Los “bataboob” hacían funciones similares a lo que hoy sería un presidente municipal.

Su sociedad se componía de nobles, sacerdotes con amplios conocimientos de agricultura, astrología, y el calendario, aspectos de suma importancia para el desarrollo de los pueblos prehispánicos, éstos conocimientos solían heredarse de padres a hijos; comerciantes, artesanos, fueron sostenidos por los agricultores y finalmente los esclavos que eran producto de la guerra generalmente.

La mujer tuvo un papel secundario, aun cuando tenemos evidencia de que algunas llegaban a ser sacerdotisas, debiendo observar al igual que los hombres el voto de castidad, so pena capital.

 

 

Castigo a un adúltera. Derecho maya. Google images
Castigo a una adúltera. Derecho maya. Google images

En los casos de adulterio, podía optar el marido por el repudio y en consecuencia la disolución matrimonial, o bien por su lapidación, y el adúltero, sufría la pena de lapidación; el matrimonio (kaminicté) era monógamo (una sola pareja), aun cuando los nobles sí podían tener varias esposas, siendo una la principal; el novio debía de entregar ciertos bienes como pago por la novia a forma de precio.

Su derecho penal era muy severo, para la mayoría de los delitos tenían la pena capital, por ejemplo para el caso de violación y estupro la sanción era la lapidación. A quien cometía el delito de robo se le marcaba en la cara.

Homicidio, e incendiarios también merecían la pena de muerte, aun cuando, cabe destacar, que distinguieron el delito doloso (con toda intención) del culposo (falta de cuidado, pericia, no intencional) en cuyos casos sólo daba como consecuencia la reparación económica como indemnización.

La herencia sólo se repartía entre la descendencia de los varones, fungiendo la madre o el tío paterno como tutores en el caso de los menores, en el proceso de adjudicación de la herencia participaba la autoridad.

 

En cuanto a la propiedad de la tierra, cada familia tenía derecho a una parcela de aproximadamente 37 metros cuadrados para su mantenimiento, el resto de la tierra era comunal.

Por su lectura muchas gracias.

 

Bibliografía:
Margadant F., Introducción a la Historia del Derecho Mexicano, Esfinge, 18ª ed, México 2001.
Pérez de los Reyes, Historia del Derecho mexicano, Oxford, México 2008.


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario