REFLEXIÓN DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO, EN FAMILIA. Autor: Mona Lisa

Navidad

Siempre los afectos fueron para otras personas, siempre asistíamos a otras casas, porque la casa de mis padres nos parecía aburrida y de flojera…


Cuando era joven tenía muchas invitaciones para asistir a las fiestas navideñas, muchas cenas a las cuales asistir y fiestas con amigos. Aunque en casa también teníamos cenas especiales, yo siempre prefería ir a otras reuniones, en lugar de pasar la cena con mi FAMILIA…

Mi padre siempre quiso mantener unida a toda la familia, al menos en ese día tan especial, como lo era la NAVIDAD. Hacía lo posible para que estuviéramos juntos y compartiéramos en familia, por eso siempre nos decía que dividiéramos las fechas, para que la prioridad siempre fuera la FAMILIA…Nos pedía que los que estaban casados, pasaran la fiesta de Año Nuevo en casa de sus suegros y que los que fueran solteros, la pasaran con los amigos, pero que ese día tan especial para mi padre que era la NAVIDAD, lo único que nos pedía que lo compartiéramos con él y con mi madre…

Nunca lo hemos podido cumplir….

Mis hermanos, ya casados, nunca pudieron, siempre alegaron que la casa de mis padres estaba lejos, que se dormían temprano, en fin miles de excusas… Siempre los afectos fueron para otras personas, siempre asistíamos a otras casas, porque la casa de mis padres nos parecía aburrida y de flojera, en pocas palabras nos daba sueño…Nuestras atenciones siempre fueron para otras personas.

Una tarde antes de navidad, mi hermana la mayor nos reunió a todos los hermanos, para pedirnos que deberíamos parar más tiempo con nuestros padres, que ya eran grandes y que necesitaban de nuestra atención, amor, cariño, pero sobre todo de compañía y de mucho tiempo de calidad… Además, que aunque ya todos los hermanos estábamos casados, podíamos administrar nuestros compromisos y dedicarles un tiempo a nuestros padres. Nos hizo mucho hincapié en que algún día nosotros vamos a estar en ese lugar, ya cansados y viejos…, que deberíamos de organizarnos y, si ya sabemos que ellos están grandes y se cansan, que lo mejor sería en lugar de hacer una gran cena de NAVIDAD, lo mejor sería hacer UNA GRAN COMIDA DE NAVIDAD en este día 24 de diciembre…Cuál va siendo la sorpresa, que todos quedaron muy satisfechos de la gran propuesta, pero sobre todo que esta acción sería un gran mensaje para nuestros hijos…

Al enterarse nuestros padres de tal decisión, estaban súper felices, mi padre le dijo a mi madre: – prepara la gran comida de NAVIDAD –

Gran Comida de Navidad
Gran Comida de Navidad

En la casa todo era felicidad, volvió a renacer el espíritu NAVIDEÑO, mi hermana, la mayor, con gran entusiasmo puso el árbol de NAVIDAD, arregló la casa de mis padres con gran esmero, para que ese día fuera muy especial e inolvidable; pero sobre todo que mis padres fueran los más felices.

Mi padre se acercó y me dijo: – estoy muy feliz hija, porque por fin voy a tener a todos mis hijos reunidos en casa, esa era mi mayor ilusión, como cuando eran todos ustedes pequeños. Quiero compartir la mesa con tu madre y todos mis hijos –

Mi padre estaba tan emocionado, que me dio un gran abrazo, dándome las gracias, y hasta llegó un momento que sollocé en sus brazos y recordé cuando era niña, cómo mi padre me protegía en sus brazos cuando yo sentía alguna tristeza, algún dolor, angustia o miedo…

El motivo de compartirles esta reflexión es para compartir con ustedes que nunca es tarde para darnos cuenta de los errores tan grandes que cometemos. No debemos dejar las cosas y las acciones para después, porque quizás después sea demasiado tarde… Cuando somos jóvenes nunca pensamos, ni mucho menos imaginamos que algún día vamos a llegar a ser grandes, mucho menos ancianos, como que pensamos que eso es algo inalcanzable y que nunca vamos a estar en ese lugar…

Sobre todo debemos dedicarles tiempo con calidad a nuestros padres, para que el día de mañana todas las buenas acciones que nosotros hagamos en nuestras vidas se vean reflejadas en nuestros hijos y nietos… Debemos recordar que lo que sembremos es lo que cosecharemos, no nos cuesta nada más que dar un poco de nuestro valioso tiempo a nuestros seres queridos, pero sobre todo a nuestros padres.

Por eso Dios nos da oportunidad de reflexionar, perdonar, recapacitar y tener buenas acciones hoy que es temporada de estar con la familia y es un mes de amor y deseos de prosperidad para todos. Hay que valorar todo lo que tenemos a nuestro alrededor: salud, bienestar y amor pero sobre todo lo más importante: LA FAMILIA.

Navidad en Familia
Navidad en Familia

¡Feliz Navidad y Nuevo Año 2018 para todos ustedes y su familia!

Gracias espero sus comentarios y apoyo

Mona lisa

¡Hasta la próxima!


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario