EL PERFUME DE LA NAVIDAD. Autor: Ignacio González Siller

Los Aromas de la Navidad

Al ir pasando los días del Adviento, la ciudad y las casas también se van llenando de los especiales aromas de la Navidad…


Ignacio González Siller
Ignacio González Siller

Es muy grato para mí presentar a un gran amigo desde hace muchos años, a Ignacio González Siller, arquitecto de profesión, queretano por decisión. Ha sido intenso en todo lo que ha realizado, mucho, en el área social del trabajo de la arquitectura. Miembro entusiasta de la Asociación de Scouts de México y un apasionado, con la influencia de su esposa, de la cocina.

El inicio de la temporada navideña nos da una gran oportunidad de presentar a ustedes este artículo de Nacho, donde la tradición se mezcla con los perfumes de la temporada más hermosa del año, que nos provocará que se nos haga agua la boca y aflore la ternura y felicidad en nuestros corazones.

 


Los comercios adelantan la navidad
Los comercios adelantan la navidad

Después del fugaz paso por los comercios de las brujas y las calabazas, y los adornos, disfraces y dulces, que se promueven con el pretexto de la celebración del Halloween, se inicia la acelerada aparición de la mercancía y los anuncios con motivos navideños. Apenas al terminar las celebraciones de Todos Santos y los Fieles Difuntos, principian en Querétaro los eventos que nos llevan, con pasos apresurados, a los festejos de Navidad y de Fin de Año.

Para los días de muertos, ya se encuentra arraigada en Querétaro la costumbre del Distrito Federal, de los panes especiales, adornados con figuras que representan los huesos y las lágrimas, pero que se caracterizan por la aromática fragancia del agua de azahares y naranja.

En esos primeros días de noviembre se nombra a la reina de las Fiestas de Navidad, se presenta el programa de los eventos que se realizarán, se inician los primeros bazares, y se empiezan a preparar las fiestas de fin de año de las escuelas, los clubes, las empresas y asociaciones, y casi de cualquier grupo de amigos, y aparece la decoración navideña en los aparadores, en las tiendas y en las calles de la ciudad. Igualmente, la publicidad en todas sus formas se llena de las imágenes y los sonidos que, con alegría y nostalgia, nos van acercando al tiempo mágico de las remembranzas de la Pascua de Navidad.

Al ir pasando los días del Adviento, la ciudad y las casas también se van llenando de los especiales aromas de la Navidad. En Querétaro, la tradición decembrina se inicia con el rezo de los rosarios a la Virgen de Guadalupe y, al salir del Templo de la Congregación, comer los clásicos buñuelos “de rodilla”, chorreaditos en rica miel de guayaba. El paladar se entusiasma desde la salida del Templo, al aspirar el perfume que emana de los múltiples puestos: el dulce aroma del piloncillo, el tropical gusto de la guayaba, y el del carbón ardiente en que se preparan. La mejor manera de disfrutarlos es sentados en las bancas de madera, alrededor del cazo donde se fríen, con el sonoro chirriar de la manteca y acompañados de un humeante atole de fresa o un rico jarro de ponche caliente de frutas, con su inseparable piquetito del aguardiente favorito de cada cliente.

 

 

El Nacimiento
El Nacimiento

Con dedicación y alegría preparamos en cada casa nuestro Nacimiento, aquel invento de San Francisco de Asís, con el que los aromas de los montes y los bosques llegan a nosotros: el húmedo y tierno del musgo, el cálido olor del corcho o el especial aroma de las resinas y maderas, que con sus adornos de papel y sus figuritas y estrellas cintilantes, nos ayuda a vivir en familia la Navidad.

Y si adoptamos la ancestral tradición europea del árbol navideño, o de las guirnaldas y adornos con ramas de pino, nuestra casa, además de las figuras y luces de colores, tendrá también la fresca fragancia de las hojas y las ramas resinosas.

 

 

 

Las Posadas en Querétaro
Las Posadas en Querétaro

Se inician entonces las posadas, con sus procesiones, dulces y frutas, sin faltar finalmente la piñata. En la procesión predomina el olor de las velitas que se van consumiendo al ritmo de los cánticos, y de la piñata y los aguinaldos nos invaden los olores de las ricas frutas: las cañas de azúcar y los tejocotes, las limas y las naranjas y las guayabas y los limones, y hasta el olor sabroso de los pedazos de jarro que caen al piso, sin faltar el delicioso aroma de los ponches de frutas y del café de olla calientito y con su canela.

Para esos días también se pueden haber preparado en cada hogar deliciosas galletas, de distintos orígenes y tradiciones, con recetas sencillas o muy elaboradas, en las que compiten con su excelencia en aromas y en exquisitez todas las especias que halagan al paladar: galletas con nuez moscada o jengibre, o con clavo, canela o cardamomo, y los pasteles de frutas que se elaboran con múltiples especies, y de los que cada cocinera tiene la mejor receta.

 

Culminan los festejos con las cenas de Nochebuena y de Año Nuevo, en las que aparecen los múltiples platillos, resultado de la adopción de todas las tradiciones que forman nuestra cocina extensa y barroca. En estas cenas podrá haber el bacalao, cocinado en formas diversas, pero con su aroma dominante, desde que llega a nuestra casa, hasta que es preparado y disfrutado. Podrá estar el revoltijo de romeritos con mole y tortas de camarón, que nos llama con su rico olor desde la cocina. O podrá haber un pavo que podrá disfrutarse relleno con frutas secas y jugo de naranja, o al estilo americano con jerez, salvia y tomillo, o a la mexicana con chiles anchos y pulque, sin faltar el clavo y la canela, la pimienta y el orégano.

La cena culminará con los dulces de todo tipo, las tradicionales frutas cubiertas, o las europeas almendras y nogadas, con los chocolates preparados y mezclados de maneras incomparables. Todo ésto acompañado de nuevo con los ponches de frutas, con la fragancia de la canela y el clavo y los aromáticos licores de anís o de menta, o el gusto de brandies, rones y aguardientes.

Rosca de Reyes
Rosca de Reyes

Las fiestas no se terminan ahí, se celebra también la venida de los Reyes Magos, en la que la Rosca de Reyes nos deleitará con su suave y dulce levadura, con sus frutas cubiertas, la expectación de encontrar al muñequito y, nuevamente, con el delicado aroma de los azahares.

Cuenta la tradición que los Reyes Magos llevaron al Niño Dios como ofrenda oro, incienso y mirra. Y también nos dicen que era la mirra un perfume muy preciado. En este breve recorrido de los aromas que nos rodean en las Fiestas de Fin de Año, hemos dado un paseo desde los azahares del Pan de Muerto hasta los azahares de la Rosca de Reyes, en una muestra de olores, fragancias, aromas y percepciones, recordando perfumes que siendo nuestros y parte de nuestras tradiciones, son mejores y más preciados que la mirra de los Reyes Magos de exóticos países.

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

One Thought to “EL PERFUME DE LA NAVIDAD. Autor: Ignacio González Siller”

  1. Joaquín Antuna Abaid

    Déjeme compartirles como es una cena tipica en mi estado natal., Durango. En la cena de navidad el principal platillo son los tamales, los cuales a diferencia de los tamales Queretanos son delgados con bastante carne en chile rojo, patoles ( frijol blanco con los mismo ingredientes que los frijoles charros )y ponche. hoy se complementan con pavo u otro platillo.
    hace un año le encargue a una de mis hermanas que vive en Durango capital que fuese a cualquier tienda de autoservicio a comprar romeritos ya que yo prepararía la cena de navidad y… hermano ya fui a varios supermercados y me dicen., Que es eso? este platillo muy común en el centro del país no se conoce en el norte.
    El postre son unos buñuelos de rodilla crujientes con azúcar y canela y pa aguantar el frío un buen mezcal.
    Saludos.

    Joaquín Antuna

Deja un comentario