MÉXICO, ¿CREO EN TI? Autor: El Adobero

Grito de Independencia

El espíritu patrio a todo lo que da, ¡qué orgullo, ser mexicano!, que padre se siente hinchar el pecho y alisarse los bigotes, aunque sean postizos…


¡VIVA HIDALGO!

¡VIVA ALLENDE!

¡VIVA JOSEFA ORTIZ DE DOMÍNGUEZ!

¡VIVA MORELOS!

¡VIVAN LOS HÉROES QUE NOS DIERON PATRIA!

¡VIVA MÉXICO!

¡VIVA MÉXICO!

¡VIVA MÉXICO!

Gritos emitidos por el prócer en turno, enarbolando y ondeado el lábaro patrio a todos los vientos de la comarca, sintiéndose el galán más hermoso y con la voz más patriótica del pueblo y sus alrededores… Voz de hombre, a veces… y con uno que otro gallo atravesado…

Todas las campanas de la ciudad repicando a todo lo que da, gritos y ahora se ha puesto de moda el ruido de trompetas de plástico y de cartón, mariachis tocando el “Son de la Negra”, inician los juegos pirotécnicos, el cielo se llena de luces de todos colores, sobre todo del verde, blanco y rojo; luces en forma de sombrillas, globos, ráfagas, cometas, estrellas, paracaídas, y al final, el castillo, una obra de arte de gran tradición.

Por las calles del centro los puestos de antojitos, los tacos dorados, las enchiladas placeras, los guajolotes, las gorditas de maíz quebrado, las verduras encurtidas en vinagre, las patitas en vinagre, el pozole rojo con carne de cachete y trompa, con lechuga, rabanitos, orégano y obviamente su jugo de limón, ponches con piquete o refresco de toronja con su acompañamiento por debajo de las mesa de una anforita de tequila y para terminar unos ricos buñuelos bañados en miel de piloncillo con alguna guayaba para el sabor y acompañados de un jarro de atole blanco de puzcua de maíz.

En diferentes barrios de la ciudad se alcanzan a escuchar algunas pistolas disparando al aire, para recordar la gesta heroica que hoy se conmemora, o como un débil presagio de lo que se quiere y no…

El espíritu patrio a todo lo que da, ¡qué orgullo, ser mexicano!, que padre se siente hinchar el pecho y alisarse los bigotes, aunque sean postizos…

Viva Mexico
Viva Mexico

MÉXICO, ¿CREO EN TI?

Y después de la fiesta de la Independencia, ¿Qué?

Este es un momento histórico y de coyuntura en la vida de nuestra Patria.

Tenemos una gran responsabilidad, con las generaciones futuras, de la calidad de país que les vamos a entregar: un país dividido, degradado por la corrupción, ensangrentado por la delincuencia, condenado por la falta de fe, débil por la indiferencia de los mexicanos, pobre por la explotación de sus recursos y la falta de responsabilidad de los que se han enriquecido con su naturaleza, y lo peor ignorante por la ausencia de un objetivo común en la educación.

Tenemos un universo muy grande de situaciones en contra del bienestar de los mexicanos, que nos hacen vislumbrar un panorama por demás obscuro y un futuro incierto.

Y después de la independencia...
Y después de la independencia…

Todo esto debido a una razón básica, que es la que favorece a que seamos sujetos de todos los abusos posibles a manos de los malos mexicanos, a la falta de FE.

No tenemos fe en la célula básica de la sociedad que es la familia, ponemos en duda su vigencia y permanencia, al interior de la misma estamos divididos, llenos de egoísmo, comodidad y asilamiento, nos faltan metas comunes.

No tenemos fe en las instituciones educativas, nos sentimos usados por la voracidad de las empresas, porque eso son empresas, dedicadas a la educación, desde el preescolar hasta la educación superior, igual que los sindicatos magisteriales, bueno hasta nuestro idioma el español se nos está olvidando, casi pesamos en inglés y se nos revuelven los idiomas para parecer más cool.

No tenemos fe en las instituciones religiosas, generalizamos los chismes de las malas conductas de sus pastores, sin analizar realmente las dimensiones de los problemas. Lo único que tal vez continúa dándonos un poco de esperanza y que nos mueve con un gran sentimiento de unidad es la devoción en la Virgen de Guadalupe.

No tenemos fe en las asociaciones civiles, de vecinos, de colonos, de profesionistas, de deportistas, en fin de nosotros los ciudadanos amateur, sin aspiraciones de poder ni de riqueza.

Mucho menos tenemos fe en las instituciones políticas, los partidos y los representantes populares emanados de los mismos han defraudado a la nación, la han empobrecido, física y moralmente. Este sistema de gobierno ya no es vigente, ya no representa la voluntad de los ciudadanos.

Hemos perdido hasta las tradiciones, las fiestas populares cada vez más son elementos de folclor y curiosidad, no como parte de nuestra esencia, nuestra cultura y de la historia de nuestros pueblos.

Hemos perdido hasta la cocina auténtica mexicana, la hemos contaminado con novedades de los nuevos cocineros de academia o la hemos perdido cada vez más en las historias curiosas que contamos a nuestros hijos y a nuestros nietos de lo que cocinaban nuestras abuelas y nuestra madre.

La música mexicana se ha vuelto un artículo para usarse en el 15 de septiembre y uno que otro despistado el 20 de noviembre. La nueva música mexicana, de tamborazos y sonsonete aburrido con frases repetidas y sin recato y respeto a la mujer y a la familia, se ha vuelto un elemento de machismo y de moda.

Y además, estamos perdidos hasta en el futbol, ya no creemos en las Chivas o en el América, en los Pumas o en los Gallos, y menos en la selección mexicana. Nos han defraudado una y otra vez.

Nuestra imagen típica del campesino trabajando su tierra y cosechando los alimentos para todos, ha desaparecido, los hemos orillado a salir de nuestra patria a buscar mejores horizontes donde ya no son bienvenidos.

Y algo muy grave, hemos olvidado nuestra historia, por eso nos estamos sentenciando a volver a repetir los mismos errores.

Sin embargo, tenemos todos los elementos necesarios para cambiar esta ruta del fracaso histórico de nuestra patria. Tenemos familia, instituciones, buenas costumbres, instituciones honestas religiosas y civiles, historia y tradiciones.

¿Que nos falta?

A mi punto de vista debemos fortalecer dos grandes cualidades que nos pueden dar el sustento para cambiar nuestro derrotero: La Unidad y la Fé.

Debemos unirnos, si tenemos problemas comunes, debemos ser capaces de unirnos en soluciones comunes. Con unidad seremos fuertes

Y la más importante debemos tener fe, fe en nosotros, fe en nuestra familia, fe en todo el universo que se conjunta para integrar una Patria.

México creo en Ti
México creo en Ti

Debemos gritar y gritar fuerte, con todo el corazón:

¡MÉXICO CREO EN TI!


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario