ENGAÑO INFAME. Autor: Miguel Ávila Guzmán

Engaño

Y mi mundo se convirtió en ella. Y mis pensamientos eran ella…


Escribo ya avanzada la noche.
Mis ojos están nublados,
llanto reprimido,
impotencia reprimida.

Recordaba las tantas veces que decía
que me regalaba su cabello,
sus ojos, sus labios, su cintura.
Que su vida sin mí ya no tendría sentido,
si algún día sucediese una ruptura.

Y mi mundo se convirtió en ella.
Y mis pensamientos eran ella.
Y mis alegrías eran ella.
Y mi vida, era ella.

¡Cuántas veces vi su rostro dibujado
en las hermosas lunas octubrinas!
¡Cuántas veces pronuncié su nombre!
¡Cuántas veces lloré por ella!

Y la amé, la amé,
como amé a mi madre,
como amo a mi propia vida.
Como amé a mi primer juguete
cuando niño.

Y la deseé, la deseé,
como el bebé su dulce néctar.
Como se desea la luz después de las tinieblas,
como se desea la calma después de la tormenta,
como se desea el agua en un desierto.

Sin embargo ella mentía,
pues mientras decía te amo,
al mismo tiempo, al mismo tiempo,
a otro amor ella se entregaba.

¡Oh Señor!, ¡Oh mi Dios!
Ven, ven por favor te lo suplico,
no me desampares por piedad,
recuerda que también soy tu hijo.

Ven y arranca de mi ser
mi último aliento de vida
para no recordar jamás
que sus te amo,
fueron una cruel y desgarradora mentira…

Cruel y desagarradora mentira
Cruel y desagarradora mentira

 

Miguel Ávila Guzmán


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

 

Related posts

Deja un comentario