LOS PROFETAS (3ª). Autor: Alfonso Montejano

El Levítico

Con justa razón Adán se rebeló para anunciarnos que así no iban a funcionar los sistemas y que el conocimiento del bien y del mal ambiental es lo que nos va a conducir hacia espacios armónicos…


Continuación…

Si los judíos sólo comían maná, las leyes sobre los holocaustos y las ofrendas fueron las que debieron causar las rebeliones, la idolatría y el llanto por no comer carne. En levítico 1 dice que se hable a los hijos de Israel diciéndoles: que si alguno de entre vosotros ofrece ofrenda a Jehová, de ganado vacuno u ovejuno haréis vuestra ofrenda, entonces degollareis al becerro y los sacerdotes rociarán la sangre y compondrán la leña sobre el fuego, luego acomodarán la cabeza y la grosura de los intestinos y lavarán con agua los intestinos y las piernas para que arda y sea de olor grato para Jehová, si la ofrenda fuere de aves, deberá ser de tórtolas o de palominos.

En levítico 2 dice: “Cuando alguna persona ofreciere oblación a Jehová, su ofrenda será flor de harina, sobre la cual echará aceite, y pondrá sobre ella incienso”. Yo me pregunto: ¿De dónde obtenían leña, ganado vacuno u ovejuno, tórtolas o palominos si estaban en un desierto desolador? ¿Dónde sembraban flor de harina, aceite, incienso? 40 años se sacrificaron de estas exquisiteces por andar obedeciendo leyes sobre la esclavitud, cuando la carne roja no era tan perjudicial para la salud y la contaminación por la quema de carbón la absorbía la atmósfera sin agrandar el agujero de la capa de ozono. Si solo tenían Maná ¿Por qué no hacían ofrendas de maná? ¿No les gustaba a los sacerdotes?

No descubrirás la desnudez...
No descubrirás la desnudez…

En levítico 18 dice que ningún varón se llegue a parienta próxima y que no debes descubrir la desnudez de tu padre, tu madre, tu madrastra, tu hermana ni tu hermanastra, tu nieta, tu tía, tu tío, tu tía política, tu nuera, tu cuñada, tu sobrina, la mujer de tu prójimo y que no te echarás con varón como con mujer, ni con animal; ¡perfecto!, pero no dice nada de los niños, seres indefensos, con la inteligencia en proceso de madurez y a los cuales gente perversa y depravada ha destruido sus principios, su vida y la de su familia, de una forma repugnante y alevosa; la pederastia debió ser considerada en los escritos de un Dios sustentable, el peor de los delitos y debió castigarse con el peso responsable de varias vidas perdidas.

Si la biblia dice que, por haberla contaminado haciendo costumbres abominables, la tierra vomitará a los que no guardan sus ordenanzas, a los pederastas correspondería consignarlos como excremento putrefacto que trastoca los propósitos supremos predestinados para las personas que aún no han tenido la alternativa de llevarlos a cabo, y que además, tendrán que modificar todos sus ideales para superar el abuso, y hacerlo en concordancia afectiva con leyes que ni siquiera los tomaron en cuenta, mucho menos con leyes que nunca los protegieron.

En la biblia no se analiza el aborto voluntario, en éxodo 21:22 se menciona a una mujer embarazada, pero la decisión final es del marido y los jueces, de acuerdo a la vida o muerte de la madre, no del bebé; es decir a la mujer, dueña del cuerpo donde se gestó la nueva vida, ni siquiera es tomada en cuenta, y el machismo de sus versículos, sigue siendo el máximo valor en un Dios que, en el árbol de la ciencia del bien y del mal, otorgó el conocimiento primeramente a la mujer y después la condenó por tomarlo.

Torre de Babel
Torre de Babel

Para justificar las equivocaciones de su escritura, se maneja la mala traducción y la falta de vocabulario de los copistas, solo que volvemos a caer en lo mismo: Dios no tiene errores de inspiración, y en Babel, cuando confundió el lenguaje de los pueblos, no les dio los mismos vocablos con diferentes letras, para evitar cuestionamientos y discrepancias en la interpretación de su perfecta palabra; debió haber confundido, también el sistema métrico, para estandarizar las medidas y evitar especulaciones sobre el significado decimal del codo, el efa, el palmo, el hin, los siclos y las geras, aunque finalmente lo fundamental en la interpretación de una palabra supuestamente perfecta, es el que no existen leyes supremas acerca de la interrupción de la vida, única posibilidad de aportar a través de una existencia, la certidumbre que permita el avance sustancial en la consecución del propósito original para el que fuimos creados: La búsqueda de la justicia en el cuidado del jardín del edén concedido en administración para obtener sanidad sobre nuestro cuerpo, templo de Dios.

Tampoco se castiga el suicidio, otra posibilidad, interrumpida por voluntad propia, peor aún, para conseguir frutos en la eliminación de las leyes selváticas escritas por inspiración divina. Se mencionan siete eventos de esta naturaleza en los libros sagrados, seis en el antiguo testamento y uno en el nuevo, todos describen la muerte, a excepción de la de Judas, de una manera honrosa, nunca como un quebrantamiento a ordenanzas superiores, siempre para evitar lo humillante de una situación posterior, como si supiéramos lo que va a suceder en circunstancias extraordinarias al estar bajo la cobertura sublime, casi, casi, promoviendo la eutanasia noble, con un sentido de dignidad muy diferente a la dualidad occidental.

Sansón
Sansón

El caso de Sansón es relevante porque se lleva sobre sus espaldas la inocencia de miles de mujeres jóvenes y niños filisteos al derribar la casa donde se reunieron no se sabe cuántos, únicamente se habla como de tres mil hombres y mujeres que había solamente en el piso alto, y un joven que guiaba amablemente a Sansón de la mano (Jueces 16:30); la verdad, si lo trasladamos a la época moderna y le colocamos explosivos adheridos a su cuerpo, estaría catalogado como el terrorista más sanguinario de todos los tiempos, pero como se ubica en la salvedad de la ignorancia crítica, totalmente fuera de la escritura y las redes sociales, los medios de comunicación de la época, lo reverencian íntegramente sin atentar en nada contra el espíritu sagrado descrito en las leyes por su actitud anarquista, además de vengativa y autodestructiva que nos ha conducido por los peores caminos en la conservación medio ambiental.

Con Biblia o sin Biblia, el juicio final del Dios de la sustentabilidad, quebrantará a las personas que no quisieron conservar el planeta, mientras, desaparecerán los humanos junto con todas las leyes que no funcionaron para convivir en armonía entre todos los seres creados; la única posibilidad de continuar la existencia, es cambiando nuestra actitud hacia las especies de vida que nos han dado la posibilidad de alargar la vida.

Los otros ejemplos de suicidios se describen en: Jueces 9:54: se trata de Abimelec, a quien una mujer le deja caer una rueda de molino, le rompe el cráneo y antes de morir le dice a su escudero que lo mate para que no se diga que lo mató una mujer; 1ª Samuel 31:4: se refiere a Saúl, a quien en un versículo lo mata un amalecita, en otro lo matan los filisteos, y en otro él mismo se introduce la espada; 1ª. Samuel 31:5: se menciona al escudero de Saúl, quien también se suicida antes de que lo prendan los incircuncisos; 2ª. Samuel 17:23: se habla del ahorcamiento de Ahitofel, consejero de David, a quien traicionó para unirse a Absalón en la revuelta en contra de su padre; 1ª. Reyes 16:18: Zimri, rey asesino que se prendió fuego; y por último Mateo 27:5: narra la traición de Judas.

Parirás con dolor
Parirás con dolor

No sé si el parir con dolor haya sido un mandato para demostrar el poder divino, o un castigo por el pecado original de conocimiento que el diablo otorgó primeramente a la mujer, el caso es que en poco tiempo se asimiló por el descubrimiento de la anestesia, algo similar ocurre en el huerto del edén, con el dictamen de comer plantas del campo como un escarmiento por la desobediencia, cuando debió ser un privilegio del trabajo ejercido con el sudor del rostro y no con la desnudez improductiva, absurda y aburrida de la vida eterna del primer humano: “Espinos y cardos te producirá y comerás plantas del campo”.

Con justa razón Adán se rebeló para anunciarnos que así no iban a funcionar los sistemas y que el conocimiento del bien y del mal ambiental es lo que nos va a conducir hacia espacios armónicos de relación justa con nuestros semejantes, aunque sean formas de vida silvestres o sin percepción consciente, en ese estado inconsciente y feliz, cumplen de igual manera, con la misión de equilibrar los sonidos de la melodía ecológica de la existencia, y lo hacen con acordes precisos en la partitura biológica, si no, el cosmos se encargará de eliminarlos o mutarlos genéticamente para conservar la propensión tangible de protección a la espiral colectiva.

 

Armonía de la naturaleza
Armonía de la naturaleza

Continuará…


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

 

Related posts

Deja un comentario