MUSEO DE LA CIENCIA E INDUSTRIA DE CHICAGO. Autor: El Adobero

Museo de la Ciencia y la Industria de Chicago

Este museo contiene una amplia muestra de los avances científicos y tecnológicos de la humanidad…


Me motiva enormemente este viaje ya que mi espíritu está ávido de aprender muchas cosas, entre más mejor, con mente abierta y espíritu joven.

En esta ocasión la visita a un museo que dentro de un ambiente lúdico te absorbe para conocer la otra parte de un país donde la capacidad de investigación y su traducción a inventar cosas como parte de la filosofía de competitividad sustentada en la educación, lo han llevado a ser la potencia mundial.

No critico, ni apruebo las exposiciones de una parte importante en este museo de las acciones de la guerra, primera y segunda, mundiales como parte del desarrollo científico y tecnológico, sin embargo es justo aceptar que han sido una parte importante que ha llevado a este país al estatus actual.


Este museo contiene una amplia muestra de los avances científicos y tecnológicos de la humanidad, sería materialmente imposible que en un solo artículo le pudiera compartir todo lo que pude recorrer. Sin embargo les quiero mostrar, al azar, algunas cosas que me impresionaron y que podrían ubicarlos a ustedes en lo que es este museo.

De lo ordinario que fue extraordinario
De lo ordinario que fue extraordinario

Me llamó especialmente la atención una vitrina donde estaban varios objetos que en su momento fueron inventos extraordinarios y ahora son algo menos que ordinarios: el automóvil, la estación de gasolina, el traje de buzo, la bicicleta, la televisión, los primeros proyectores de cine, los transmisores de radio y algo para mí muy especial, un torón (cable) de 17,464 alambres de alta resistencia que se integraban en un solo cable que forma parte de la estructura del puente de San Francisco a Oakland con una resistencia de 235,000 libras por pulgada cuadrada del año de 1936.

 

 

 

 

 

En la evolución del transporte terrestre, me encontré desde una carreta, una máquina de vapor hasta un tren lujoso de acero inoxidable.

En el transporte marítimo nos encontramos desde un modelo de una nave de la armada de los estados unidos en los tiempos de la independencia hasta un submarino alemán real que fue capturado por los Estados Unidos en la segunda guerra mundial; esta nave fue ubicada en su sitio antes de la construcción del museo. Lo que me indica que este museo fue proyectado con base en un proyecto de museografía previo y no en sentido contrario.

En el tema de la aviación nos encontramos desde uno de los primeros aviones donde el piloto iba acostado en una de las alas hasta un Boeing 727, pasando por diferentes naves empleadas en las batallas aéreas de la primera y segunda guerras mundiales, todos en tamaño natural.

 

 

Uno de los stands más interesantes por su presentación interactiva es de los fenómenos naturales, un modelo con granos de arena de una avalancha, un modelo con vapor de un tornado, un modelo de un tsunami, un foco de 100,000 watts, y algo que me impresionó sobremanera un generador de relámpagos sobre los espectadores.

Es parte de los fundamentos de la investigación de Nikola Tesla para la trasmisión de energía eléctrica sin cables, a través del aire, algo que hasta estos días los científicos siguen investigando. Este mismo Nikola Tesla fue el inventor del motor de corriente alterna que ha revolucionado la forma de vivir de nuestra era.

En otra zona estaba la exposición del cuerpo humano a escala real con sus diferentes sistemas, el sistema vascular o circulatorio, el cuerpo humano expandido en sus diferentes componentes, el aparato digestivo, el interior del tronco del cuerpo humano.

La Revolución del Robot
La Revolución del Robot

Una exposición por demás interesante es la sección de “La Revolución del Robot”, patrocinada por Google.org, donde se muestran en una forma sencilla, divertida e interactiva algunos modelos avanzados en el tema de la robótica.

Me impresionó mucho el primer robot de la entrada, que por la expresión corporal corresponde a un robot femenino al que solamente le falta un poco de expresión en el rostro y una piel para ser realmente humano, de movimientos finos y estilizados con voz suave.

Me quedo con la reflexión, ¿hasta dónde seremos capaces de llegar en este siglo XXI en este tema de robótica?, se vale soñar…

 

Una sección que me gustó mucho fue el modelo a escala del centro de la ciudad de Chicago, con los diferentes trenes circulando, los grandes y hermosos edificios, la gente, los corredores, el metro. Algo impactante.

Hay otras secciones muy interesantes e interactivas para los niños, como la granja con enormes máquinas agrícolas, pero ya mis pies estaban tiesos e hinchados de tanto caminar lento… pero sin perdonar al tiempo.


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gamil.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

2 Thoughts to “MUSEO DE LA CIENCIA E INDUSTRIA DE CHICAGO. Autor: El Adobero”

  1. Anónimo

    Muy amena la descripción, mi estimado Pío…

Deja un comentario