EL PLANETA DEL AGUA. Autor: El Adobero

gota de agua
 
¿PORQUÉ EL AGUA ES UN RETO SOCIAL?

 
Mencionar el agua como un reto social parece como buscar temas donde no hay.
¿Por qué razón el agua es uno de los puntos que tenemos que resolver como sociedad en este siglo XXI?
¿Será tan importante este tema como para distraernos de nuestros problemas urgentes y más inmediatos?
Google images
Si tenemos una corta visión de nuestro entorno y nos encerramos en nuestra vida cotidiana, vemos otros problemas que creemos son mucho más importantes:
·        La basura
·        El empleo
·        Los partidos políticos
·        Los chismes de los mismos políticos
·        La corrupción
·        La economía
·        La gasolina
·        La migración de la población
·        Los embotellamientos y la movilidad
·        El bullying y la educación de nuestros hijos
·        La religión
·        La pobreza y el hambre en el mundo
·        Donald Trump
·        El Chapo Guzmán
·        Las elecciones del 2018
·        Y muchos, muchos más…

 

Google images
Sin embargo todos estos problemas parecerán insustanciales si nos alejamos de nuestra corta distancia de análisis y vemos desde una mayor altura, con mayor visión los problemas que nos aquejan en este principio de siglo y al mismo tiempo si nos paramos a reflexionar ¿qué es lo que nos permite conservar nuestra existencia, como especie, en este mundo?
¿QUE OPINAN LOS EXTRATERRESTRES?

 

Google images
Vale la pena que iniciemos ubicándonos en el universo, como un micro partícula dentro de esa infinita cantidad de astros que llenan el firmamento.
Vivimos en el planeta tierra, ubicado en la tercera órbita alrededor del sol, en uno de los sistemas solares de la galaxia vía láctea.
Google images 
Nuestro planeta tiene un característica que no hemos podido encontrar a través de la historia de la humanidad en ningún otro planeta.
Es el planeta azul, el color de un elemento básico que predomina en este mundo, el oxígeno.
Si pudiéramos imaginar que somos algún ser extraterrestre y que en un viaje intergaláctico vamos llegando a este planeta. Lo vemos como un planeta extraordinariamente diferente a todos los demás. Tiene miles de colores, aunque predomina el azul, tiene una cantidad inmensa de movimiento en su interior.
Google images
Al ingresar nuestra nave a la primera capa de atmósfera nos impresionaría que nuestra nave se incendia por la fricción con los gases que componen la atmósfera azul, una capa ligera de gases y unos conglomerados de partículas minúsculas de un compuesto que parece que es la sustancia de la que este planeta está hecho.
Sin embargo, la atmósfera real está más abajo, tiene una mucha mayor densidad que la primera capa que atravesamos.
Google images
Al entrar en esta segunda capa, observamos que hay seres vivientes que vuelan en esta segunda capa, aparentemente no pueden salir a la primera que atravesamos, viven en esta segunda. Tienes figuras aerodinámicas y extremidades especiales para desplazarse en esta sustancia. Creemos que esta abundancia de especies son los habitantes de este planeta.

 

Google images
Nuestros instrumentos nos indican que el principal elemento es nuevamente el mismo que en la primera capa, solamente que aquí se encuentra en un compuesto con otro elemento más ligero que al unirse con dos unidades contra una de éste último forma este elemento tan abundante en este planeta.
Esa sustancia es la que ha originado que existan seres vivientes en este planeta.
También hay muchas montañas con una gran actividad de energía que emana del centro del planeta. Estas montañas emergen de esta segunda capa hacia la primera e inclusive algunas hasta el límite de las capas atmosféricas del planeta.
Google images
Existen otros seres que viven en la superficie de estas montañas.
Google images
Se percibe que una gran parte de estos seres están fijos al suelo y de ahí emanan sus brazos con diminutas láminas que limpian los gases de la capa superior abundan en color verde. Aunque nuestros instrumentos nos indican que están disminuyendo en cantidad de habitantes y cada día son menos.
Estos últimos seres dependen del compuesto que abunda en este planeta, el líquido azul, pero no del de la gran masa donde bajamos sino de una parte que se encuentra en las montañas y que no contiene minerales y sales en abundancia como esa gran masa.
Google images
Por ahí identificamos grandes agrupaciones de algunos otros seres que habitan este planeta, habitan en enormes aldeas y se mueven en monstros metálicos que trasforman elementos residuales de seres que vivieron hace muchos siglos y los queman para poder mover estas naves.
Google images
Casi no se mueven por sí mismos y consumen muchos elementos que obtienen mediante la explotación sin medida de las montañas y de los otros seres que habitan este planeta.
Cada vez son más de estos seres, y cada vez comen más y se percibe que están acabando con los recursos de este planeta.

 

Google images
Esa gran masa azul de que se compone este planeta cada vez está perdiendo su pureza y el efecto que tiene para originar la vida cambiará las propiedades de este mundo.
Google images
Podemos afirmar que estamos siendo testigos del fin de una especie, los terrícolas.
Esa sería la opinión de algún extraterrestre que llegara a visitar el planeta tierra…
RECUERDOS DE MI INFANCIA.
Mi memoria está llena de recuerdos, gratos y no tanto, de mi convivencia infantil con el agua.
Yo nací en un pueblo que está en la margen derecha de un río.
Google images
Un río que tenía un gran caudal de agua que corría todos los días de año.
En sus veras existían huertas de frutales, guayabas, duraznos, granadas, aguacates, y muchas más… Con sus aguas se regaban las tierras más fértiles del centro de nuestro país. El granero del Bajío, el Valle de Huatzindeo, en mi pueblo Salvatierra, Guanajuato.

 

Google images
Toda la vida de este pueblo estaba basada en el agua; las magníficas cosechas de sus tierras, maíz, jitomate, chile, camote, cacahuate, cebolla, melón, etc.
Google images
Las únicas industrias del pueblo y sus alrededores eran una fábrica de hilados y tejidos y una fábrica de aceite comestible. Ambas utilizaban la energía eléctrica que se autogeneraban mediante turbinas que se movían con un sistema complejo que aprovechaban el caudal de agua del río.

 

Google images
Un sistema de acequias y canales corrían por el pueblo y daban energía a algunos molinos de granos, trigo y maíz que la gente todos los días hacían para la elaboración del pan y las tortillas.
Las estaciones del año estaban bien definidas casi con precisión y puntualidad inglesa. Se sabía perfectamente cuando empezaba la temporada de calores, de lluvias, de vientos y de frío.

 

Google images
Las fechas de las siembras y las cosechas, igualmente, se establecían conforme al cultivo que tocara en las fechas de año.
El sistema de riego era, fundamentalmente, con el agua del río.
Arcadia Salvaterrense
Sin embargo, en mis recuerdos también aparecen algunas inundaciones, sobre todo en el barrio de Santo Domingo, el barrio donde nací.
Se presentaban algunas lluvias torrenciales que duraban hasta semanas sin parar. La casa donde nací se derrumbó a los pocos días de mi nacimiento, precisamente por exceso de humedad. (Creo que de ahí me nació la vocación de ser constructor)
En las afueras de mi pueblo, había una aldea llamada “La Angostura” en ese lugar hay un manantial de agua cristalina del cual un grupo de arrieros se dedicaban a acarrear agua en cántaros sobre el lomo de una recua de burros.
Google images 
Vendían el cántaro a 5 o 10 centavos, en eso me falla la memoria. Agua fresca con un dulce sabor a tierra… (Los primeros antecedentes de las aguas embotelladas).
Pasaron los años y me fui a estudiar a Morelia, Michoacán, un estado en el corazón de la sierra madre occidental.
Google images
En el seminario de Morelia, mis recuerdos ligados al agua son todavía más interesantes.
El seminario estaba ubicado a un lado de lo que le llamábamos “los filtros”, en ese lugar se potabilizaba el agua que consumía la ciudad. El agua llegaba ahí mediante canales que conducían las aguas pluviales de los arroyos provenientes de la sierra que se encuentra al sur de la ciudad.
Una característica de estas aguas era su color rojizo, que tomaba del color de la tierra por donde iba pasando.
Google images 
Recuerdo algo que en estos tiempos parece cosa de fantasía: Cuando salíamos de día de campo a los cerros de la sierra, o a jugar futbol a “Jesús del Monte”, no teníamos necesidad de llevar botellas con agua, (porque aún no se había inventado el gran negocio de vender el agua en botellas de plástico), simplemente tomábamos el agua directamente de los arroyos por la que corría agua cristalina y fresca todos los días del año.

 

Google images
Recuerdo el paseo a la cascada de “San Miguel del Monte”, el paseo a “Pico Azul” 20 kilómetros al sur de Morelia, o aún más lejos a “Chorro Prieto” a 30 km; todos a pie. Y sin necesidad de llevar agua, porque la tomábamos de los arroyos.
Google images
Igualmente en las vacaciones comunitarias a “Erongarícuaro”, en la orilla poniente del “Lago de Pátzcuaro”, caminábamos a “Pichátaro”, a “Urimbo”, a “Tzintzuntzan”, a “Napízaro”, al cerro del “Gorupo”, todos a pie, cortando frutas silvestres de los árboles de los cerros, peritas, manzanas y tejocotes; corriendo y bebiendo agua de los arroyos.

 

Google images
La vida me trajo a Querétaro en el año de 1971. Y, no me van a creer: me tocó conocer los manantiales de la Cañada con agua cristalina todavía.
El río de siempre ha llevado aguas salobres y apestosas, nunca ha sido un río de aguas limpias…

 

Google images
Pero el agua de la Cañada era limpia, fresca y cristalina. De esa agua que enamoró algunas monjas, según se cuenta del Marqués de la Villa del Villar del Águila y que con su amor, se las hizo llegar mediante la construcción de El Acueducto de Querétaro.
Google images
Esa agua de los manantiales de la Cañada, regaba grandes huertas de las vegas del río en la Cañada y Hércules, hasta llegar al seminario diocesano. (Si los curas nunca han sido “tarugos”, siempre se ponen donde hay mucha agua y de la buena…)
Parece un sueño y les juro, a los jóvenes de hoy, que lo que digo es verdad…

 

Google images
¡El agua limpia existía y era de todos!

Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario