LA NUEVA DEMOCRACIA EN EL SIGLO XXI (1ª). Autor: El Adobero

Democracia

Si hacemos una revisión de las debilidades que tiene actualmente nuestro país, podemos concluir que gran parte de ellas se debe al fracaso social del sistema político vigente…


México ha llegado a un momento histórico en el que deberá cambiar la inercia heredada de los sistemas y estructuras políticas generadas por una revolución social, violenta e ineficiente del siglo XX y renacer hacia una nueva democracia en este siglo XXI.

Les quiero compartir mediante los siguientes artículos mi punto de vista a cerca de la coyuntura en la que se encuentra nuestro país en las vísperas de un cambio de gobierno nacional muy lejano de un proceso auténticamente democrático.


¿Qué es la Democracia?

Democracia, del griego “demos” que significa gobierno y “krátos” que significa pueblo, Gobierno por el pueblo…

Las decisiones de la administración pública y el gobierno deben estar en manos de los ciudadanos.

La complejidad de esta forma de gobierno, donde todos los individuos son iguales, y ante la imposibilidad de gobernar mediante la consulta directa de todas las decisiones a todos los ciudadanos se llegó a la creación de los sistemas políticos como la República con la división de poderes, el ejecutivo, el legislativo y el judicial, donde cada uno de los poderes tienen una función específica así como competencias dentro de la estructura de gobierno.

Esta división de poderes tiene por objeto limitar y controlar el ejercicio del poder absoluto para salvaguardar los intereses y derechos de los individuos así como garantizar la participación de los ciudadanos en el ejercicio del gobierno.

Nada más lejano de la realidad.

La Realidad

Sistema parlamentario
Sistema parlamentario

En nuestro país, establecer un sistema democrático de gobierno se ha limitado a la creación de un sistema parlamentario cuya evolución a una apertura universal a todas las corrientes del pensamiento ha sido lenta, sangrienta e ineficiente.

Esta forma de representatividad de la voluntad de los ciudadanos nunca ha representado la participación ciudadana. Durante el siglo XX nuestro país evolucionó de una dictadura absolutista a una democracia simulada.

Los parlamentos son los grandes representantes de los ciudadanos, aunque en la realidad nunca realicen la menor consulta a sus representados en las decisiones que expresan y hacen valer dentro del parlamento.

Partidos Políticos
Partidos Políticos

Además que la forma en que los ciudadanos elegimos a nuestros representantes de los poderes ejecutivo y legislativo es a través de elecciones mediante el sistema de partidos políticos. Los cuales tienen un gran parteaguas en la democracia nacional a partir del movimiento estudiantil de 1968 en el cual se hace palpable la existencia y fuerza de otras corrientes del pensamiento en México.

El sistema actual de partidos políticos ha fracasado, corrijo, nunca ha funcionado, sino que ha servido para legitimar el ascenso al poder de personajes que poco han dejado de beneficio al pueblo.

Si hacemos una revisión de las debilidades que tiene actualmente nuestro país, podemos concluir que gran parte de ellas se debe al fracaso social del sistema político vigente.

La democracia tal y como la conocemos ha dejado de representar el poder del pueblo. Se ha convertido en un instrumento del poder centralizado, a cambio de favores que reciben los representantes populares, para legitimar las acciones unilaterales en favor de grupos de poder.

Burocracia
Burocracia

Nuestro país se ha visto agobiado por la enorme cantidad de funcionarios que se integran en los grupos representativos de los ciudadanos. A la fecha dentro de dichas representaciones se alojan:

• 128 senadores
• 500 diputados federales
• 1,125 diputados locales
• 17,000 regidores
• 1 presidente de la república más todo el aparato burocrático federal
• 32 gobernadores de los estados más todo el aparato burocrático de los gobiernos de los estados.
• 2,456 presidentes municipales más todo el aparato burocrático de los municipios
• 16 delegaciones de la Ciudad de México más todo el aparato burocrático de la ciudad capital

A eso tenemos que agregar la gran cantidad de funcionarios que se integran en las estructuras burocráticas de los partidos políticos y de los organismos electorales, además del aparato burocrático necesario para la impartición de justicia, el poder judicial.

Una estructura gigantesca, pesada, costosa e ineficiente para gobernar a los que, en teoría, gobiernan. Será esto…

¿El gobierno por el pueblo?

Continuará…


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gamil.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario