QUERÉTARO BARROCO 2 (actualización). PLAZA MAYOR. (Plaza de Armas)

Plaza de Armas
 Introducción:
No soy, ni pretendo ser, un erudito en el conocimiento de la historia de esta ciudad. Simplemente mi apasionamiento por ésta me motiva para difundir, en lo que esté a mi alcance, conocimientos de muchos amigos que han dedicado su vida al estudio de la historia de Querétaro y que con ese conocimiento se dé un real valor a su cultura y a sus monumentos. Además de lograr que cada día más y más queretanos y no queretanos se enamoren de esta maravilla que es Querétaro.
De entre los amigos eruditos que he consultado están:
Arq. Carlos Arvisu García (+)
Lic. Juan Ricardo Jiménez Gómez
Arq. Jaime Font Fransi
Arq. Margarita Magdaleno Rojas
Arq. Antonio Loyola Vera
Lic. Manuel Suárez Muñoz
Lic. Andrés Garrido del Toral
Lic. Jaime Zúñiga Burgos
Lic. David Rafael Estrada Correa
Lic. Manuel Naredo Naredo
Lic. Roberto Servín Muñoz
Y muchos más…
Mi limitada memoria y escasos estudios en el tema, me alcanzan únicamente para compartir con todos ustedes la vida actual de los espacios, a partir del año 1971, que fue cuando Dios me encaminó y me avecindó como un queretano más en esta ciudad.
Sin embargo, espero que mi apasionamiento por esta ciudad, me ayude a compartir con ustedes una humilde recopilación de las investigaciones  de los autores mencionados.
Ahora bien, la presente es una actualización de uno de los primeros artículos de El Adobero, publicado por allá del 9 de Octubre de 2015. Esta actualización obedece al deseo de profundizar un poco más a cerca de los espacios, edificios y monumentos de esta maravillosa ciudad de Santiago de Querétaro y no limitarme únicamente a la recopilación de fotografías antiguas y actuales.
El rescate y conservación de nuestro patrimonio cultural edificado debe ser una obligación ciudadana no sujeta a la voluntad de los políticos en turno, de los cuales, muchas veces es poco el interés en el tema, ya que a su juicio personal, jalan más votos las obras dedicadas a que se muevan los automotores que los pocos recursos aplicados a los monumentos. Siendo éstos mudos testigos (considero que no tan mudos, si los sabes escuchar) de la maravillosa historia de nuestra ciudad y de nuestro estado.

LA SEGUNDA PLAZA DE LA CIUDAD. La Plaza Mayor
Segmento del plano de Querétaro del año de 1620. J. Font
 
La traza original de la ciudad obedeció a los trazos de los primeros pobladores indígenas.
De esa traza original emana la ubicación del convento de San Francisco, la primera calle, la actual calle Juárez y la Plaza de San  Francisco, (ahora Jardín Zenea), generada para dar la importancia urbana al templo.
Este primer conjunto urbano se unía con la ciudad de México hacia el oriente mediante el Camino Real (anteriormente la calle del Beodo, posteriormente la calle del Biombo y actualmente calle 5 de Mayo)
Debido a que de la plaza de San Francisco nació del concepto indígena de poblado, los españoles y criollos promovieron que un espacio sobre ese camino real fuera destinado para ubicar las residencias de los más sobresalientes potentados del lugar y de la época. Además de que les ayudara en el desarrollo de sus actividades comerciales.
Segmento del plano de Querétaro del año de 1712. Carlos Arvizu
Es por ello que en el perímetro de esta plaza se encuentran ubicados muchas residencias de la más alta calidad arquitectónica y monumental de la naciente ciudad.
Colección Sergio Arellano
Otra construcción de gran importancia sobre esta plaza, fueron las casas reales o del cabildo, sede del poder real y del ayuntamiento, actualmente Palacio de Gobierno.
La construcción de esta plaza fue una de las obras de mayor relevancia realizada a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII.
Esta plaza, no fue un espacio resultado de la planeación urbana del poblado, sino que fue un espacio residual, generado a partir del entronque del Camino Real y el camino a la Hacienda de Callejas (actual Hacienda de Carretas), debido a que las recuas y carretas podían circular transversalmente en esta zona.
Segmento del plano de Querétaro del año de 1844. Carlos Arvizu
La delimitación y ordenamiento del espacio se dio mediante la confluencia de seis elementos que coincidían en ella:
 
El Adobero
En el norte hacia el poniente el Camino Real (actual calle 5 de Mayo) que unía con la Plaza San Francisco:
El Adobero 
En forma perpendicular hacia el norte oriente pero sin hacer esquina con la plaza, la actual calle de Pasteur Norte, que unía con el templo de la congregación.
El Adobero 
En el extremo norte hacia el oriente el camino real con destino a la ciudad de México (actual calle 5 de mayo hacia el convento de la Cruz).
El Adobero 
En la esquina sur oriente, dos calles, una que llevaba directamente a la Hacienda de Callejas, (Calle Pasteur Sur)
El Adobero
Y la otra hacia el oriente que se unía más hacia el oriente con el camino real a México. (Andador Libertad hacia el Oriente).
El Adobero
En el sur poniente un calle que desembocaba con las tapias del convento de San Francisco, actualmente el andador Libertad.
JARDÍN INDEPENDENCIA.
Colección Sergio Arellano
El 28 de marzo del año 1812, en el espacio que ya se había trasformado en jardín y espacio de convivencia social, se erigió una columna de 8 metros de altura en conmemoración de la Constitución de Cádiz.
  
Posteriormente en el año de 1843, sobre esa columna se colocó una estatua de Don Juan Antonio de Urrutia y Arana, Marqués de la Villa del Villar del Águila, benefactor de la ciudad, nada más y nada menos que el constructor del Acueducto. (Lo cual será tema de otro artículo)
En la base de esta columna se colocaron cuatro perros de hierro que vertían chorros de agua sobre la pila de la fuente.
Colección Sergio Arellano
Durante el sitio de la ciudad en el año de 1867 para derrotar al ejército imperialista de Maximiliano, la estatua del Marqués fue destruida por una bala de cañón de las tropas del ejército republicano.
Durante muchos años se conservó la columna sin el monumento al Marqués de la Villa del Villar del Águila.
Colección Sergio Arellano
En el año de 1892 fue recolocada otra estatua del Marqués, fabricada de piedra con pátina de pasta, sobre el basamento pero sin los perros,
Andres Garrido

Mientras tanto dicho monumento se erigió en la Alameda con la estatua de bronce del Marqués, que posteriormente, el 16 de septiembre de 1896, fue sustituido por una estatua de Miguel Hidalgo en la época porfiriana.

Al retirarse la columna fueron retirados también los perros de hierro, de los cuales no se sabe el destino final, igual que el de la estatua original del Marqués cuando se retiró de la Alameda.
Existe la suposición de que la columna de este primer monumento es la actual columna donde se asienta el monumento a Colon, ubicado primero en el entronque del eje central oriente poniente de la alameda y la prolongación de la actual calle Juárez, ahora calle Colón. Y posteriormente se reubica en el monumento al sur de la Alameda Hidalgo. (Aunque eso es parte de otra historia)
Colección Sergio Arellano
Colección Sergio Arellano
Aunque los testimonios gráficos nos hacen afirmar que, la columna era corintia, con el fuste liso, y la columna sobre la que está el monumento a Colón tiene el fuste con estrías. El capitel y el basamento si son similares, pero el fuste no, sin embargo las proporciones son diferentes.
Conclusión, la columnas sobre la que está actualmente Colón no es la misma que la que soportaba al Marqués de la Villa del Villar del Águila en el monumento de la Plaza Mayor.
Colección Sergio Arellano

Los actuales perritos de cantera fueron colocados en la restauración del monumento realizada por Antonio Calzada Urquiza cuando fue presidente municipal de Querétaro del año 1970 a 1973.

Posteriormente, como parte del proyecto de rescate urbano y andadores del centro histórico de la ciudad, en el año de 1975 fue rescatada la traza de la plaza por el mismo Antonio Calzada Urquiza cuando fue gobernador del estado.

DESCRIPCIÓN ARQUITECTÓNICA (extracto del artículo de Jaime Font en el Heraldo de Navidad de 2014. “Andar y Desandar la Ciudad”)

Google Maps
Esta plaza de forma cuadrangular posee una escala humana extraordinaria. Recién restaurada en su trazo y proporciones por el Gobierno del Estado (2012), está enmarcada por tres famosos portales:
El Adobero
El Portal Quemado, al poniente, llamado así porque en un pleito entre comerciantes en el siglo XIX se incendió casi en su totalidad.
El Adobero

El portal de Dolores, al oriente, porque existía una Virgen con esa advocación que seguramente estaba en un nicho tapiado que aún puede verse en la casona que hace casi esquina con el antiguo andador del Ciego, hoy Libertad.

El Adobero
El Portal de Samaniego, en la esquina de 5 de Mayo y Pasteur que pertenecía a la familia del mismo nombre.
El Adobero
En la plazoleta inmediata a este portal se encuentra la placa de la UNESCO que reconoce a nuestra ciudad como Patrimonio Cultural de la Humanidad desde diciembre de 2006.
Sduop
El simétrico jardín central es de trazo radial. Cuenta con un diseño paisajístico que le da un ambiente de luces y sombras muy atrayentes, las jardineras rematadas con cantera rosa permiten sentarse para disfrutar del ambiente social y cultural que ofrece a diario. En el centro de la composición se levanta la fuente del Marqués de la Villa del Villar del Águila, audaz benefactor del siglo XVIII que realizó el acueducto, con cuatro perros en la parte inferior que vierten agua al brocal ochavado de cantera.
El Adobero

Desde esta plaza tenemos importantes remates visuales hacia las torres e iglesia de la Congregación, al norte, así como a las cúpulas de San Francisco, o al pintoresco andador Libertad, al poniente, donde se encuentra la Casa donde nació Francisco León de la Barra, presidente interino de México en 1911, tras el exilio de Porfirio Díaz a París.

En la siguiente publicación hablaremos de los edificios históricos en el entorno de la Plaza, leyendas populares y el disfrute actual de esta Plaza de Armas.
Hasta el próximo adobe…
 

“PENSAMIENTO POSITIVO”

Related posts

Deja un comentario