EL PORTAL DE CARMELITAS. Autor: Álvaro Rico

Portal de carmelitas 00

Así permaneció hasta el 24 de abril de 1916 que se comenzaron a tirar no solo las tiendas, sino el mismo portal allí oculto…


Alvarito nos comparte en esta ocasión la historia de uno de los monumentos, ya desaparecidos, de nuestra hermosa ciudad. El Portal de Carmelitas que se encontraba ubicado sobre la calle Juárez, primera calle de esta ciudad, esquina con el antiguo Camino Real de la Tierra Adentro, actual calle de Francisco I. Madero.


El Virrey Don Luis de Velasco dio a don Miguel Hernández un solar para fabricar casas frente a la plazuela de san Francisco lindando con la cerca del hospital con la huerta y solar de Don Bartolomé de Orduña y con la calle Real, declarando en Noviembre de 1590 que ese solar no era para él sino para Diego de Llanes y Cecilia Cardoso su esposa, quienes de inmediato hicieron las casas y el portal.

Portal de carmelitas 1874
Portal de carmelitas 1874

En 1805 paso a ser propiedad del Capitán Antonio de Chaide, así pasaron varios dueños hasta 1701 que se puso en subasta pública tomando posesión el convento del Carmen el 3 de abril de ese año, perteneció a este convento hasta el año de 1847, el 2 de abril el gobierno exigió a los padres como lo hizo con todos los conventos un préstamo para la guerra de Intervención Americana, como los padres no tenían dinero vendieron el portal y las casas al Sr, Don José González de Cosío dándole muchas facilidades para el pago, (padre del ingeniero Francisco que fue gobernador).

A juicio del Ingeniero el portal amenazaba con caerse, dio cuenta al ayuntamiento de tapar el portal para dar consistencia a su casa habitación de los altos, suscitando malestar en algunos de los ediles y del público, pues algunos alegaban que no era de su propiedad y otros que, estando al servicio del público tantos años, habían prescrito los derechos de dicho señor.

El 8 de junio de 1808 comenzó a taparse el portal sacándose las tiendas, las dulcerías y despachos que estaban dentro al frente de la calle, desapareciendo con esto el portal.

Demolición y vista actual del portal de Carmelitas
Demolición y vista actual del portal de Carmelitas

Así permaneció hasta el 24 de abril de 1916 que se comenzaron a tirar no solo las tiendas, sino el mismo portal allí oculto y los altos de orden superior para la ampliación de la calle de Juárez.

En el Portal de Carmelitas existían unas llamadas alacenas que durante el día servían a los varilleros para su comercio, cerradas por la noche ofrecían asientos aunque no muy cómodos a los desocupados, en estas se formaban varios grupos , bajo aquel portal tan mal alumbrado como todo el resto de la ciudad y quedaban establecidas las pequeñas tertulias , allí asistían: médicos, hacendados, licenciados etc. cada uno llevando sus noticias de charla y claro el sabrosísimo platillo del prójimo, allí se hablaba de todo, las noticias de los acontecimientos políticos de la época, se discutían los mil y un planes de la revolución que estaban a la orden del día, se comentaban los hechos de los generales Santa Anna, Paredes, Bastamente, Valencia entre otros.

Una de aquellas famosas alacenas estaba la famosa nevería que era la que más atraía a la concurrencia, esta era anunciada con un farol triangular que decía en sus opacos vidrios hay nieve, lo que daba a conocer que esa noche había nieve, curiosísimo era el aspecto de este establecimiento cuya antigüedad se perdía en la noche de los tiempos, dos piezas bajas de ahumados techos de paredes que en otros tiempos habían sido blancas, un desvencijado mostrador, un quinqué alimentado por aceite que arrojaba más humo que luz y que intentaba alumbrar el local, unas pequeñas mesas de madera deterioradas y sucias rodeadas de unas sillas, el mozo (hoy mesero) servía a los inquietos parroquianos a una velocidad de tortuga.

Portal de Carmelitas. Juárez esquina con Madero
Portal de Carmelitas. Juárez esquina con Madero

En tiempo de lluvias todo mundo se guarecía en él, ahí se divertía la gente con los que apenas terminada la lluvia querían continuar su camino no saltando el arroyo y cayendo muchas veces en él, ante el regocijo popular que ello ocasionaba, antes que hubiese quiosco en el jardín, ahí se ponía la música de las serenatas no sin antes anunciarlo por la mañana con un cartón colgado en un pilar de los del centro del portal que decía “música esta noche”.

Fue notable la elegante dulcería “El Ave del Paraíso” por su famosa elaboración de biznagas y camotes y la fina atención de su propietario Don Florentino Gutiérrez.

Este portal desapareció no quedando piedra sobre piedra, solo los recuerdo de quienes lo disfrutaron o conocieron.


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com

adobero21@gmail.com

!Hasta el próximo adobe!

 

Related posts

Deja un comentario