LOS PROFETAS (1ª). Autor: Alfonso Montejano

Los profetas

Las plagas son epidemias que terminan con especies protegidas que a Dios le costaron seis días de trabajo laborioso, forjar y hacer evolucionar dentro de un orden perfecto…


Alfonso Montejano nos presenta el siguiente capítulo de su libro: “Mundo Sustentable Mandato Divino”, del cual ya publicamos el primer capítulo. Su lectura nos remonta a los inicios de la creación y de la historia de humanidad, así como nos ayuda a tomar conciencia de los daños que hemos hecho a nuestro hábitat y cómo hemos ido poco a poco perdiendo la posibilidad de continuar existiendo como especie.


Albert Einstein
Albert Einstein

“La palabra de Dios es para mí nada más que la expresión y producto de debilidades humanas, la biblia una colección de honorables, aunque primitivas leyendas que son bastante infantiles. Ninguna interpretación, por sutil que sea, puede cambiar esto para mí. Para mí la religión judía, como todas las demás, es una encarnación de las supersticiones más infantiles. Y el pueblo judío, al que de buen grado pertenezco y con cuya mentalidad tengo una profunda afinidad, no tiene para mí una calidad distinta a la de todos los demás pueblos. Hasta donde llega mi experiencia, no son mejores que otros grupos humanos, aunque están protegidos de los peores cánceres por una falta de poder. Fuera de eso no puedo ver en ellos nada de ‘elegidos’ ”

Albert Einstein

 

 

 

El hambre es la migración de los pueblos, por hambre dejan sus tierras los humanos y por hambre regresan a ellas, por hambre los humanos que habitan las islas en riesgo de desaparecer por el cambio climático, piden a gritos que los adopten, por hambre fueron a Egipto los hermanos de José y por hambre salieron de ese lugar sus descendientes, ya que, si realmente eran como se dice en éxodo 1:9: “He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros”, hubiera sido más fácil que conquistaran con la ayuda que Dios les dio el lugar donde estaban asentados, el País estaba en ruinas por las plagas que se describen, así hubieran evitado aflicciones propias y guerras inútiles, muertes de madianitas, hebreos, egipcios, cananeos, heteos, amorreos, ferezeos, heveos, jebuseos, amalecitas y filisteos, así se hubiera conservado lo mejor de la idiosincrasia de las tribus, tomando lo que valiera la pena de cada una de ellas, y avanzar sustancialmente en el dominio de lo único que nos separa de los animales: la inteligencia. Pero el “hubiera” no existe, había que acatar los mandatos divinos, aunque se contradijeran con las obras de su perfecta creación, retroceder en el desarrollo auténtico del libre albedrío, en lugar de educarlo hacia horizontes más justos, lo anterior con la finalidad de intentar encontrar, sin la ayuda de un Dios depredador, horizontes de convivencia con todas las razas y especies conocidas en ese ambiente desértico.

Conquista de América
Conquista de América

Finalmente sucedió lo mismo en América, donde, matando a los sabios entendidos, los conquistadores arrasaron con los vestigios de una floreciente cultura ambiental, la cual pudo ser luz intensa para la conservación de la flora y la fauna que nunca se guardó en el arca de Noé.

Las plagas son epidemias que terminan con especies protegidas que a Dios le costaron seis días de trabajo laborioso, forjar y hacer evolucionar dentro de un orden perfecto. Él no se puede contradecir al enviar mutantes que van a eliminar a pueblos de humanos y a alterar el equilibrio de cadenas ecológicas acordes con su pensamiento de creación, viendo que era bueno en gran manera, según dice la Biblia. A continuación se describen las plagas que cayeron sobre Egipto y causaron un caos más desequilibrante que el diluvio enviado pocos años antes:

 

Plagas enviadas por Dios a Egipto:

Las Plagas de Egipto
Las Plagas de Egipto

Éxodo 7:21: “Asimismo los peces que había en el río murieron; y el río se corrompió tanto, que los egipcios no podían beber de él. Y hubo sangre por toda la tierra de Egipto”

Éxodo 8:13: “E hizo Jehová conforme a la palabra de Moisés, y murieron las ranas de las casas, de los cortijos y de los campos”

Éxodo 8:17: “Y ellos lo hicieron así; y Aarón extendió su mano con su vara, y golpeó el polvo de la tierra, el cual se volvió piojos, así en los hombres como en las bestias; todo el polvo de la tierra se volvió piojos en todo el país de Egipto”

Éxodo 8:31: “Y Jehová hizo conforme a la palabra de Moisés, y quitó todas aquellas moscas de Faraón, de sus siervos y de su pueblo, sin que quedara una”

Éxodo 9:3: “He aquí la mano de Jehová estará sobre tus ganados que están en el campo, caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas, con plaga gravísima”

Éxodo 9:6: “Al día siguiente Jehová hizo aquello, y murió todo el ganado de Egipto; mas del ganado de los hijos de Israel no murió uno”

Éxodo 9:9: “y vendrá a ser polvo sobre toda la tierra de Egipto, y producirá sarpullido con úlceras en los hombres y en las bestias, por todo el país de Egipto” (Cabe aclarar que ya habían muerto las bestias).

Éxodo 9:19: “Envía, pues, a recoger tu ganado, y todo lo que tienes en el campo; porque todo hombre o animal que se halle en el campo, y no sea recogido a casa, el granizo caerá sobre él, y morirá” (Cabe aclarar que ya había muerto el ganado).

Éxodo 9:25: “Y aquel granizo hirió en toda la tierra de Egipto todo lo que estaba en el campo, así hombres como bestias; asimismo destrozó el granizo toda la hierba del campo, y desgajó todos los árboles del país” (Cabe aclarar que en el versículo 9:6 ya habían muerto las bestias).

Éxodo 10:15: “Y cubrió la faz de todo el país, y oscureció la tierra; y consumió toda la hierba de la tierra, y todo el fruto de los árboles que había dejado el granizo; no quedó cosa verde en árboles ni hierba en el campo, en toda la tierra en Egipto” (Cabe aclarar que con el versículo 9:25 ya no había hierba y los árboles estaban desgajados).

Éxodo 10:19: “Entonces Jehová trajo un fortísimo viento occidental, y quitó la langosta y la arrojó en el Mar Rojo; ni una langosta quedó en todo el país de Egipto”
Éxodo 10:22 “Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres días”

Éxodo 12:29 “Y aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales” (En los versículos anteriores, Dios había acabado con los animales y las plantas, su obra cumbre que le costó pensarla durante toda la eternidad anterior y forjarla en seis días de trabajo laborioso para hacerla evolucionar siempre en forma ascendente y positiva).

 

Continuará…

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

 

Related posts

Deja un comentario