UNA ORACIÓN PARA MIS FUTUROS NIETOS. Autor: Salomón J. Zamudio Alfaro

Oración para mis nietos

Ángel santo de mi guarda…


Salomón Zamudio
Salomón Zamudio

 

 

Salomón Zamudio, un buen amigo de hace muchos años, ingeniero de profesión y un apasionado de la conservación de nuestro patrimonio cultural construido.

Ahora nos presenta, dentro de su acervo de consejos que les va registrando a sus futuros nietos, una oración que recuerda de su infancia.

 

 


Queridos nietos, estaba recordando una oración que me enseñó mi madre de niño, pero me costó mucho esfuerzo recitar la oración completa, así que quiero describírselas, pues los años nos hacen olvidar ciertas cosas…

Ángel santo de mi guarda,
dulcísima compañía,
no me desampares
ni de noche, ni de día.

Por la intercesión
de este Padre Nuestro
y de esta Ave María.

Yo te suplico, Ángel bendito
que me sepas defender
de las garras del Maldito.

Así como flaco cayere
me ayudes a levantar,
levanta mis pensamientos,
vida con templación
que no por mis sufrimientos
muera yo sin confesión.

Jesucristo me acompañe
en la flor en que nació,
en la ostia consagrada
y en la cruz en que murió.

Mil gracias te doy señor,
alabo tu gran poder,
que con caridad y amor
me has dejado anochecer,
fe con el alma y el cuerpo,
para saber y creer,
que hay Dios en el cielo,
en la tierra y en todo lugar.

Con Dios me acuesto,
con Dios me levanto,
sea por la fé en Dios
y la del Espiritu Santo.

Dios conmigo, yo con el
Dios por delante
y yo atrás de el,
hasta llegar a la casa santa
de Jerusalem.

Que hablen y respondan por mí
que aplaquen los corazones
que vinieren en contra de mí.

Bendice mi cama
donde me voy a acostar,
bendice la espada
con que me han de dar,
bendice la tierra donde
me han de echar,
todos se han de ir
y me han de dejar.

Dulce Jesús de mi vida
dueño de mi corazón
no quiero quedar dormido
sin tener tu bendición.

San Cristóbal buen camino,
que en la mano lleva un pino,
Jesucristo va rezando
la oración del peregrino.

Cuando San Francisco vino
chorreando de sangre
por los pies y por las manos,
va la virgen María
con el paño se San Blas
queriéndoselas limpiar.

Quita, quita Magdalena
no procures a limpiar,
que estas son las cinco llagas
que tenemos que pasar
por la chica, por la grande
y por toda la Cristiandad.

El que sepa esta oración
y no la rece
el que la oiga y no la aprenda
el dia del juicio sabrá
lo que esta oración contiene.

Santa Mónica bendita
madre del señor San Agustín
bendiceme mi camita
que ya me voy a dormir.

Si yo me durmiere
el Espiritu Santo me vele,
si yo recordare
la santísima trinidad
me acompañare

Tuyo soy, tuyo he de ser
hasta la hora de mi muerte.

Amén.

De la mano del abuelo
De la mano del abuelo

Recuerdo que la oración era más grande, pero mi memoria ya no da para más, ojalá y ustedes algún día puedan completarla y ordenarla…


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

pioxsalgado@eladobero.com
adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario