ENTREVISTA CON EL ING. ANTONIO SÁNCHEZ HERNÁNDEZ (3ª y última parte). Autor: El Adobero

Presentación de proyectos al presidente Echeverria. Antonio Sánchez y el maestro Vanegas de Ciencias Químicas

…Fue que empecé a trabajar en el sector público, con Echeverría con quien tenía buenas relaciones, y empecé a trabajar en el Programa Integral de Desarrollo Rural, el PIDER…


La historia se escribe por los ciudadanos que la han hecho, no por los profesionales del escritorio que escriben la historia por encargo del que se cree protagonista en turno.

Aquí la última parte de la entrevista con un actor importante de la historia y la vida de Querétaro.


Continuación:

El Adobero:

– Has sido funcionario público, ¿nos podrías platicar algo de tu paso por el servicio público, cuándo y en qué administraciones y qué recuerdos tienes de esa experiencia?

Toño:

– En ese entonces yo, para tener algo de práctica, aunque ya trabajaba en Industria del Hierro, pero quería aprender más cosas. Empecé a trabajar en el sector público, con Echeverría con quien tenía buenas relaciones, y empecé a trabajar en el Programa Integral de Desarrollo Rural, el PIDER, que me dio mucha experiencia. Hacíamos mucho trabajo de caminos de mano de obra, mucho trabajo social, que me dio mucho roce social porque nos íbamos a las comunidades a trabajar con la gente.

Recorrido de obras del Centro Universitario con el gobernador Antonio Calzada
Recorrido de obras del Centro Universitario con el gobernador Antonio Calzada

Hicimos el primer planteamiento de la inversión de la obra por regiones, la región de la Sierra Gorda, la región Cadereyta, la región Amealco, las famosas regiones PIDER. Y así fue como empezamos a hacer planeación, a invertir, mediante la visita a las comunidades íbamos a plantear sus necesidades y su participación, y así fue como yo tuve mucha experiencia en ese sentido de obra social, contacto con la gente, promoción para la participación de ellos. No era nada más “dar por dar”. Toda la obra que se hacía era obra consensuada con la gente. Él PIDER posteriormente pasó a ser Programación y Presupuesto, con él Ing. Álvaro Campos, y aprendì mucho.

En ese entonces en la Universidad se da el cambio de rector, Guadalupe Ramírez salía, y entonces como Ingeniería era parte importante en la política interna pues participamos. El gobierno del estado quería que fuera rector Álvaro Arreola, y nosotros hicimos un bloque con las escales técnicas por decir, Química, Contabilidad, Leyes… Y nos opusimos a que ARREOLA fuera el rector. Él era contemporáneo de nosotros, lo conocíamos por sus antecedentes… y ya después fue mejorando mucho, pero en esa época tenía mala fama y así lo conocíamos.

Propusimos al químico Gilberto Cabrera (qepd). Era tanta la grilla que yo que ya tenía experiencia en eso, y fue que el mismo gobernador me pidió que apoyara a Álvaro ARREOLA. Inocentemente le dije los antecedentes… Le hicimos la lucha pero no ganamos ni nada. Pero después vino la represión… Cuando se suscitó el conflicto en Ingeniería, y quitaron a varios maestros entre ellos a Vázquez Peña, a Ángel Trejo… Se armó un relajo y el fondo de eso fue esa pugna en la elección del rector.

A mí en lo particular me corrieron de todos lados, me sacaron del PIDER, me querían sacar de la Universidad también. Total, lo que hice fue optar por irme al exilio, y me fui a estudiar a México el doctorado el cual terminé, más no me titulé.

Me retiré por inexperiencia, si la hubiera tenido pues le hubiera sacado jugo. Eso fue una experiencia agradable, triste y fuerte a la vez. Tenía yo la manera de hacer movimiento con los estudiantes pero dijo “no”. Opté por retirarme y ya después volví.

Me quedé con la tesis del doctorado en la bolsa porque para titularme yo debía salirme de Querétaro y yo he sido siempre muy provinciano y fue que regresé a Querétaro y me fue muy bien.

Regresé nuevamente a la Universidad, empecé a dar clases y con otra mentalidad empecé a formar empresas constructoras. Lo que gané en año y medio en la constructora nunca en la vida de la cátedra lo había ganado.

Ya después me metí también al aspecto gremial, en el Colegio de Ingenieros Civiles fui presidente, en la Cámara de la Industria de la Construcción contendí también para presidente, contra Edmundo Jiménez Suso (qepd) y el Arq. Luis Felipe Gutiérrez Troncoso. Hicimos “grilla” pero después ya nos organizamos y apoyamos a Jiménez Suso. Yo participé con él, estuve mucho en la capacitación en el Instituto de Capacitación de la Industria de la Construcción el ICIC, echándole ganas en ese aspecto y en la construcción, me tocó la época de la Presa Zimapán.

Iba bien, pero se deja venir la “grilla” para cambio de gobernador. Estaba Mariano Palacios y entra Enrique Burgos a competir. Yo apoyaba a mi compañero Memo Rojas que andaba ahí, pero me metía poco en la grilla. Memo Rojas iba a ser el Secretario de Obras Públicas, ya se la habían prometido y todo… total, se vino el proceso de campaña, muchos otros intervinieron, muchos compromisos y a final de cuentas, no fue Memo Rojas, pero querían poner a José Antonio Nieto Ramírez, hubo oposición y fue como salió Gerardo Vega. A Memo Rojas le dijeron – espérate, vamos a dividirá Obras Públicas y a Urbanismo, espérate tantito…

Entonces ahí me emboletaron, yo tenía trabajo en mis empresas constructoras, pero me meten ahí y me nombran Director de Obras Públicas y aguanté todo el sexenio de 91 a 97. Tú fuiste testigo de que Gerardo Vega trajo a Luis Vázquez, pensado que me iban a quitar…, yo, con un poquito de experiencia que ya había agarrado, lo que hice fue la “operación avestruz” me sumí en detrimento de lo que yo ya llevaba avanzado en mi carrera de constructor y al incorporarme a la función pública tuve que abandonarla. Aguanté los seis años, a tiro y a tirabuzón, en un período de gobierno pobre, yo ganaba diez mil pesos mensuales. Todavía tengo por ahí mis recibos, y nunca nos daban ningún bono ni nada. Aguanté…

Se dejó venir el cambio de gobierno y venía como candidato Fernando Ortiz Arana. “La vamos a hacer con Fernando”… pues no, cambió y se entregó el gobierno al PAN, y ya no pude continuar en la construcción y me regresé a las aulas a la Universidad y ahí se pasó el tiempo. Pero tuve buenas experiencias en ese período por la academia.

Ya en los últimos diez años empecé a apoyar a algunos de mis alumnos en conseguir obra en estar metido en el medio. Apoyé a mucha gente de los que ahora ya son viejos maestros.

He sido muy participativo en cuanto al desarrollo de Querétaro y de la Ciudad de Querétaro en la obra pública. Siempre he estado al pendiente de cómo ha ido su evolución y es muy diferente ahorita a hace treinta o cuarenta años, ahora ha cambiado totalmente. Antes nos conocíamos, había identidad, sabíamos que queríamos, pero ahorita ya se ha perdido.

La Facultad de Ingeniería ya perdió su vocación porque antes era pura Ingeniería Civil y ahora hay veintitantas carrera ahí, diferentes ramas por todos lados, y siento que ahora hemos perdido la identidad. No se ha vinculado bien la ingeniería con el desarrollo de la sociedad, se ha rezagado. En la misma construcción hemos perdido jerarquía. Ha llegado mucha ingeniería de fuera, el capital nos ha comido el conocimiento. Son empresas que vienen aquí y no forman, consumen y nada más. Ha cambiado todo el panorama. Ahora ya veo todo esto desde la barrera.

El Adobero:

– Platícanos de tu familia, ¿cómo ha sido tu convivencia familiar?

Toño:

– Yo he sido siempre muy de mi familia, por eso he permanecido aquí en Querétaro, no he salido, tuve oportunidad de salirme para poderme desarrollar, tuve oportunidad de estar trabajando fuera del país, cuando yo terminé la maestría en el Tecnológico de Monterrey tuve oportunidad de irme a trabajar fuera, pero por problemas de la familia me vine para acá.

Me quedé, el tiempo fue pasando y me casé, y ya me fui desenvolviendo aquí. Pero sigo siendo muy hogareño, mi familia es muy grande, mi diversión familiar es que me juntaba con mis sobrinos.

En el deporte; yo fomenté el deporte, con mis alumnos, todos los jueves los invitaba a jugar futbol o basquetbol pero siempre convivíamos constantemente. Y con mi familia; yo todos los sábados hacía deporte con mi familia de parte mía, y los domingos por parte de mi mujer, que también son deportistas, con ellos jugaba puro básquetbol, y eso ha sido mi vida.

Yo desde chiquillo eduqué a mis sobrinos casi como nietos, ahora ya están adultos, casados y con hijos, pues bueno, y así una familia chiquita fue creciendo y ahora cada que nos juntamos son más de cincuenta gentes. A mí ya se me dificulta para juntarlos
El Adobero:

– Con tu experiencia y el paso de los años, ¿Cómo ves a nuestra ciudad y nuestro estado hacia el futuro?

Toño:

– La ciudad afortunadamente ha crecido, han crecido las fuentes de trabajo, ha crecido su economía, pero en consecuencia, hemos perdido calidad de vida. No se han dado las condiciones para que esté bien sustentada la calidad de servicios para tener una buena calidad de vida, yo siento que se ha dejado llevar. Los que han marcado las pautas del estado no han sabido conducir exactamente hacia a donde va. Sexenio tras sexenio han cambiado de rutas, han cambiado de planeación y eso ha propiciado que empieza a verse un caos en cuanto a vivir en esta ciudad. Y también ha contribuido a este caos, al gran desarrollo de la industria inmobiliaria.

Ya desde antes era poca la inversión de los queretanos en la industria inmobiliaria, pero de repente llegan grandes capitales. Ahora ya hay inversionistas de muchos miles de millones de pesos y esos son los que han marcado la pauta de la política pública y el estado ha estado sujeto a esa rectoría. El inversionista le pide al gobierno algunas obras que no van de acuerdo a la planeación del desarrollo del estado sino que van de acuerdo a los intereses del desarrollo inmobiliario, y eso, es lo que ha creado el caos y no ha habido alguien que se siente a ordenar.

Es donde, por ejemplo, gente de la universidad no ha asumido su papel de ser crítico constructivo, de ser la voz y la conciencia de la ciudad. Es donde veo que está en conflicto el crecimiento real con un hipotético que nos dice el estado que estamos creciendo, que tenemos mejor vida. Hay una incongruencia. Aunado a que ha llegado mucho capital de fuera que ha permitido que el nivel de vida social y económico sea bajo.

Por ejemplo, llegan los coreanos con gente y utilizan la mano de obra local, como esclavos, ni el estado ni la junta de conciliación y arbitraje vigilan el aspecto laboral, no dicen algo. Los trabajadores son explotados, tanto económica como con hostigamiento en el desarrollo del trabajo y esto no es nada más en Querétaro, pasa en todos lados. Por ejemplo miraba yo en Monterrey se instaló la planta automotriz de la KIA y los coreanos trajeron casi una ciudad, tres mil familias… desplazan todo, ellos imponen condiciones; algo similar nos está pasando aquí en Querétaro. Y no hay políticas estatales que fije la calidad del trabajo que se desarrolle en Querétaro, y esto va en detrimento del ingreso familiar y del aspecto de la convivencia familiar. Por eso en el tema de vivienda, las personas de las clases populares que trabajan y que tienen sueldos apenas de subsistencia y que viven a diez o quince kilómetros de su domicilio, entonces su sueldo y su vida se le va en moverse. Por ello se pierde la identidad familiar y eso genera lo que estamos viviendo, drogadicción, y la juventud que anda descarriada, la falta de respeto a la familia, a los adultos mayores. Esto es una descomposición que estamos ya viviendo socialmente.

Ahí es donde yo siento que la Universidad también en el aspecto humanístico, sociología y ciencias políticas, se han quedado atrás. Deben ser partícipes, estar vivos en la sociedad, de manera crítica positiva, nada de brocas, en forma positiva, propositiva, pero basados en estudios, porque tienen los elementos humanos y técnicos para tener datos estadísticos que nos marquen bien la ruta. De otra forma estamos perdidos, estamos produciendo gente para el consumismo. No hay conciencia social y eso hace que también influya en las familias, y que no haya conciencia familiar. Para mí esto es una descomposición social.

Los colegios se han perdido, se han convertido en agencias de chamba, se han vuelto dependientes y sumisos. Están perdidos.
El Adobero:

– Por último ¿Qué mensaje le darías a tus exalumnos, alumnos, compañeros y lectores de El Adobero?

Toño:

– Mi mensaje es que nosotros, los mayores, debemos tener más conciencia sobre lo que estamos viviendo y tratar con el ejemplo, con las pláticas, con la participación, ir orientando a la juventud, para que sea más participativa en el desarrollo de su estado y con más conciencia de identidad nacional, de identidad queretana, que no la perdamos, de identidad familiar, el respeto a los mayores, el respeto a nuestras tradiciones, que las conservemos, que no las mezclemos con costumbres que han venido de fuera y con esa mezcolanza nos pierden.

Debemos agruparnos en asociaciones civiles que participemos en estudiar todos estos fenómenos y participar en algunas alternativas de solución. Estar más al pendiente de cómo se va desarrollando la sociedad, más al pendiente de los jóvenes, orientarlo, y el orientarlos es buscar mecanismos para la convivencia con ellos. Pero nosotros somos los que debemos marcar la pauta.

Debemos tener un observatorio ciudadano donde sus miembros aportemos dinero para que sea autosustentable, que no dependa del gobierno. Qu se tenga algún local con sus computadoras, unas becas para que los muchachos empiecen a salir al campo a investigar.

El Colegio de Ingenieros, yo quisiera que fuera entre tantas cosas, crítico social, no para pelear, no, sino para hacer las cosas mejor, y tiene los elementos para estar bien informado y presentar buenas propuestas.

El Adobero:

– Toño, te agradezco mucho esta entrevista y tu disposición para platicar con nosotros de tantos temas que has vivido en nuestro Querétaro. La sinceridad con que nos has transmitido tu vida y tu visión y propuestas hacia el futuro, es un gran ejemplo de lo que debemos hacer para “Un Mundo Positivo”.

– Gracias Toño.

FIN…


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

3 Thoughts to “ENTREVISTA CON EL ING. ANTONIO SÁNCHEZ HERNÁNDEZ (3ª y última parte). Autor: El Adobero”

  1. DESconocido

    toda la Mitología Griega encierra la historia de la Humanidad

  2. Rodolfo Valdés C.

    Ing. Pìo, no pudo ser mas atinado su juicio al entrevistar al Ing. Antonio Sánchez. Tengo recuerdos muy gratificantes cuando fue mi maestro. Conocedor de su materia y gentil para convivir con sus alumnos, tanto depotivamente como socialmente. Ahora que leo su entrevista me entero de cosas que no sabía de él, que me causan aún mas admiración hacia él. Le mando un fuerte abrazo y a Ud. también Ingeniero Pìo.

Deja un comentario