ENTREVISTA CON EL ING. ANTONIO SÁNCHEZ HERNÁNDEZ (2ª parte). Autor: El Adobero

Ing. Antonio Sanchez Hernandez

En ese entonces estaba de rector de la UAQ Chava Septién y él me invitó a que diera clases en la Escuela de Ingeniería…


Continuamos con la segunda parte de la entrevista con uno de los personajes más sobresalientes en la historia de la Universidad Autónoma de Querétaro.


Continuación:

El Adobero.-

– Toño, platícanos de tus actividades profesionales al terminar tus estudios y de tus actividades y tus recuerdos como maestro de la Escuela de Ingeniería:

Toño:

Al terminar mi carrera me fui a trabajar a Recursos Hidráulicos, yo estuve en la Presa Constitución de 1917 de San Juan del Río, ya desde que estaba en el quinto año de la carrera entré a trabajar en esa presa.

Ya cuando me titulé el Ing. Osuna de ICA, me llevó a trabajar a la construcción del Metro. Yo estuve trabajando en la estación Arcos de Belem Balderas.

Yo me sentía un poquillo deficiente de conocimientos y se prestó que una persona buscadora de talentos del Tecnológico de Monterrey me contactó y me ofreció ir a estudiar la maestría al Tecnológico de Monterrey, me daban algo de beca y con algo que yo ponía, me gustó el ofrecimiento y me fui al Tec de Monterrey. Siento que fui uno de los primeros, si no, el primero, egresado de la Escuela de Ingeniería, en hacer estudios de postgrado. Allá terminé la maestría.

En ese lapso, tuvimos problemas familiares. Se muere mi padre y tuve que regresarme a Querétaro. Al regresar entré a trabajar a Industria del Hierro. Ya desde que era estudiante había trabajado en Industria del Hierro, por lo que me fue fácil integrarme. Yo ya conocía a los jefes como Bernardo Quintana. Y en ese tiempo que entré a Industria del Hierro me tocó participar en la fabricación de las compuertas para la presa Constitución que se estaban haciendo en aquel entonces, participé en todo el sistema estructural de la industria azucarera, en algunas piezas del emisor central de la ciudad de México, en las lumbreras, trabajé en todo eso sobre aspectos mecánicos.

En ese entonces estaba de rector de la UAQ Chava Septién y él me invitó a que diera clases en la Escuela de Ingeniería, siendo director el Ing. Pablo Ballesteros y entonces compartía mi tiempo trabajando en Industria del Hierro y daba clases. Por lo que entonces le di clase a mis compañeros. Desde estudiante yo le daba clases a mis compañeros de semestres que venían detrás de nosotros, daba clases de ejercicios.

En ese tiempo me sentía casi como estudiante y me metía mucho en la política de los estudiantes de ingeniería. Se dio por ese entonces, que hubo cambio de rector, quitaron al Lic. Agapito Pozo y entró Guadalupe Ramírez Álvarez. Ingeniería estaba con Agapito Pozo, el director Ballesteros estaba con Agapito Pozo y por ahí el Ing. Rodolfo Magnus que era consejero universitario estaba con Guadalupe Ramírez. Hubo una incisión en ingeniería, gana Guadalupe Ramírez y después se dejan venir los cambios de los directores de las facultades, y el favorito para la escuela de ingeniería era Rodolfo Magnus, apoyado por el ya rector Guadalupe Ramírez. Entonces por ahí me emboletaron Pablo Ballesteros y el consejero que era Manuel Avendaño (qepd), a que compitiera. Me ensartaron ahí y entré a la terna, y así fue que le gané a Magnus allá por 1971. Yo tenía la ventaja de que muchos de los alumnos casi eran mis compañeros y a mi favor tuve todo el alumnado y, aunque Guadalupe Ramírez no quería que yo fuera, con el apoyo de todo el alumnado se tuvo que doblegar. Magnus hizo su berrinche. Y fue así como entré sin tenerlo previsto como director de la escuela de ingeniería.

El Adobero:

– Toño, una de tus intervenciones más importantes en la historia de la Universidad Autónoma de Querétaro fue la gestión y construcción del Centro Universitario en el Cerro de las Campanas. ¿Qué recuerdos tienes de esa historia?

Toño:

– En ese lapso de tiempo, se estaban dando todos los preparativos para solicitar la construcción del Centro Universitario. Ingeniería fue parte importante en todo este proyecto. Ballesteros con su buena labia que tenía. Vino aquí el presidente Echeverría. Intervinieron maestros y alumnos y le solicitaron la obra. Se le vio buena disposición.

Reunion de coordinacion de proyecto con los estudiantes de la Universidad
Reunion de coordinacion de proyecto con los estudiantes de la Universidad

Ingeniería participó mucho en la logística de la solicitud del Centro Universitario, apoyamos mucho al rector al Lic. Ramírez. Casi su apoyo fuerte era ingeniería. Presentamos algunos proyectos del centro universitario igual que Grupo ICA, porque la participación de ICA fue muy importante y el el gobierno federal a través del CAPFCE, lógicamente que nuestro proyecto no tenía la calidad de los demás participantes, pero había corazón, había muchas ganas. Teníamos pocos maestros, Manuel Avendaño, el Arq. Enrique Velazco, y con su apoyo se hizo un anteproyecto del Centro Universitario y con eso entramos a competir con el Grupo ICA y el CAPFCE y de ahí, comandados por CAPFCE sacaron el proyecto final.

Se lo presentamos al presidente Echeverría y se logró la aprobación de la inversión. Como ingeniería fue parte importante en la generación del proyecto, nos tocó estar supervisando y coordinando toda la obra del Centro Universitario.

Para tener una idea de cómo estaba en aquél entonces la ingenierías en Querétaro, aquí no había empresas constructoras, todo se hizo a través de maistros de obra, CAPFCE fue el que construyó el Centro Universitario con maistros. En cada escuela se puso un maistro, que “El Clavillazo”, “Carmelo”, “Fidel” y del CAPFCE, los ingenieros eran el Ing. Jaramillo, el Ing. Paz y “Lalo Guevara” y a nosotros nos tocaba supervisar, entonces yo coloqué alumnos de los grados más avanzados, uno de responsable en cada escuela con un auxiliar y llevamos también el control de laboratorio. Y traíamos a raya a CAPFCE, cosa que no mirábamos bien pues íbamos y nos quejábamos a la oficina del presidente de la república, siento que había mucha honestidad en eso.

Recuerdo que yo critiqué mucho a CAPFCE porque se gastó con una gran cantidad de dinero en cimbras de madera y yo vi que la usaban y se la llevaban, entonces denuncié que “esto es un robo” y “Chava” Jaramillo nos atendió y archivábamos. Nos llevábamos bien y salió delante de ese cuestionamiento.

De esa etapa resultó una camada de ingenieros constructores como: en cuanto a laboratorio Angel Trejo ahí se desarrolló muy bien con el Wili Murillo, el Ing. Antonio Flores Medina, Miguel Álvarez, y de constructores, está “El Cachas” Fernando Rodríguez Cázares, Gerardo Ángeles, Feregrino, Borbolla, Sergio Camacho, Samuel Pérez, muchos salieron de ahí y hasta le fecha siguen siendo buenos constructores. Juan Luis Noguez (qepd) ahí empezó haciendo sus pinitos, estaba como en el segundo semestre. Antes estábamos en 16 de septiembre.

Presentación de proyecto del Centro Universitario ante el presidente Luis Echeverría A
Presentación de proyecto del Centro Universitario ante el presidente Luis Echeverría A

Una anécdota personal: cuando entré no tenía yo ninguna experiencia en cuanto al contrato, ni en la parte administrativa ni política ni nada, es curioso que yo siendo ya director, cuando ponen la primera piedra, vino Bernardo Quintana, estaba el gobernador que era Juventino Castro, estaba yo de invitado, y de repente el que era el maestro de ceremonias que era Paco Briseño me anuncia que yo tenía que pasar a dirigir unas palabras, me quedé “de a seis”, mudo. Como pude pasé y agarré el micrófono y lo que hice fue presentar al siguiente que era Bernardo Quintana. Yo le debo mucho al estar en la universidad logré desarrollarme como persona también. Y tuvimos que hacer muchas relaciones diplomáticas para sacar adelante el proyecto y luego como a ingeniería nos tocó por suerte o por desgracia que se inicia el Centro Universitario con la aportación de Bernardo Quintana como una aportación particular y lógicamente no tenía todos los recursos con que contaba el gobierno, ni tampoco los iba a soltar, por lo que nos hace la pura obra de los dos edificios de aulas sin mobiliario, sin servicios, estábamos atados.

Inauguración del primer edificio de la Escuela de Ingeniería por Luis Echeverría, Antonio Calzada y Bernardo Quintana
Inauguración del primer edificio de la Escuela de Ingeniería por Luis Echeverría, Antonio Calzada y Bernardo Quintana

Eso nos sirvió, tanto al alumnado, como a mí para movilizarnos y conseguir los recursos que faltaban para el equipamiento, laboratorios. Y eso me permitía tener contacto con los alumnos para movilizarnos para ir a ver al presidente de la república hasta los Pinos y cuando venía por ahí en las giras, yo me agarraba un grupo de muchachos para ir a ver al presidente. Y entonces nos canalizó con secretarios de estado como Bracamontes para que nos diera el laboratorio de Mecánica de Suelos y de Materiales, El Ing. Rovirosa el de Hidráulica, Bravo Ahuja para que nos diera todo el mobiliario, y eso nos hizo ser un poco más dinámicos, con una generación de ingeniería que eran muy movidos. Todo eso fue una muy buena experiencia.

El Adobero:

– Un periodo muy importante de tu vida como maestro dentro de la Escuela de Ingeniería fue cuando fuiste su director. ¿Nos podrías platicar algunas historias de esa etapa tan importante en la vida de muchos de los que fuimos tus alumnos?

Toño:

Por el lado académico empezamos a formar cuadros de maestros, ya que teníamos solamente como maestros de tiempo completo a “El Bate” Vázquez (qepd), a Magnus, a Avendaño (qepd), al Arq. Velasco (qepd), quien fue mi secretario de la dirección y fuera de ahí ya no había más. Y fue cuando después ya traje a González de Cosío, a Florencio Moreno, a Martín Larios, a Hilario Pérez (qepd) que era de horario libre, a Jesús Pérez Hermosillo, a Juan José Vázquez Peña, y así fue que empezamos a formar cuadros.

Envié algunos maestros a que hicieran posgrados, entre ellos fue Magnus, Pérez Hermosillo, Vázquez Peña, fueron a la UNAM. Trejo era de laboratorio y se fue a cursos para mecánica de suelos.

Se modificó algo de la manera de titularse, fue la primera vez que Ingeniería ofrece cursos para titularse, hicimos algunos diplomados. Ingeniería fue la primera en tener su Centro de Educación Continua, y fuimos poco a poco modificando planes de estudio, actualizándolos en el conocimiento y hacerlos más teórico prácticos. La idea que tenía y que nunca se ha podido concretar era la de tener algunos convenios con empresas para que alojarán al alumno por un semestre o una temporada larga, poderlo lograr sería una cosa muy buena.

Hicimos el Centro de Cómputo, lo obtuvimos de ese movimiento con le presidente de la república, una IBM 1130, fue la primera en Querétaro. Nosotros antes teníamos una Olivetti, esa 1130 tenía una capacidad que ahora es rebasada por cualquier juego de niños, con un cuarto especial con aire acondicionado y nombré al primer director del Centro de Cómputo que fue Jesús Pérez Hermosillo, y empezamos ahí a trabajar con las tarjetas perforadas, y así se fue formando e integrando poco a poco.

Empezamos a dar clases de Métodos Numéricos en la Ingeniería, y los alumnos empezaron a usar la computadora, y con ello se hizo participativa la Escuela de Ingeniería, se dieron muchos avances y en el aspecto de la política universitaria, Ingeniería era parte importante.

Continuará…


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario