JUEGOS OLVIDADOS. RESEÑA SUCINTA. Autor: Luis Fonseca

juegos olvidados

La bola de fuego…


Luis Fonseca nos comparte una reseña sucinta (breve) de varios juegos de su infancia y que nos hacen recordar algunos que ya conocíamos y otros han resultado toda una novedad para mí. Les invito a compartir este artículo para promover auténticos juegos de convivencia…


Reseña sucinta de juegos recordados a primera vista.

Escondidillas en la niebla
Escondidillas en la niebla

1. Escondidillas en la neblina. Algo único y fascinante en un llano aledallano a casa.

 

Pelota de fuego
Pelota de fuego

2. Jugando futbol por la noche con pelota de trapo prendida con fuego en el mismo llano.

 

Carrito de baleros
Carrito de baleros

3. Diseño de carrito de baleros, con integración de freno, asiento y rehilete de viento. Pista el llano. (Precursor de la avalancha)

 

Tacón en calle empedrada
Tacón en calle empedrada

4. Tacón en calle empedrada. Se inicia en un determinado punto y se avanza con 2 golpes en la moneda con la cara circular y 3 golpes con la esquina de suela de zapato, la moneda que llega a la meta gana.

 

Penca de maguey
Penca de maguey

5. Dezlisándose sobre penca de maguey en bajada, habría que ponerle caca de vaca seca debajo de la penca para mayor desplazamiento.

 

Zanco de bote
Zanco de bote

6. Zancos de bote metálico y un cordel para sujetarlo, crecimiento inmediato.

 

Hoyito de chavacano
Hoyito de chavacano

7. Hoyito. Formado con una canica bombocha en el piso, y se tiran huesos de chabacano de múltiples colores, el que queda en el hoyo se gana todos los huesitos.

 

Pipis y gañas
Pipis y gañas

8. Pipis y gañas. ¿A qué jugaremos? Al rey y la reina. ¡Aza la mano que te pica el gallo picotón!

 

Revólver auténtico del viejo oeste
Revólver auténtico del viejo oeste

9. Un revolver auténtico del viejo oeste.

 

Rastrillo de rasurar antiguo
Rastrillo de rasurar antiguo

10. Estruendo. Se ata un hilo al extremo de un poste de rastrillo antiguo y otro hilo a la cabeza de un clavo cortado de la punta. Se pone en el poste del rastrillo la cabeza de 1 o 2 cerillos y se inserta el clavo, se columpia y se golpea fuertemente en algo sólido. y… ¡buala!, estruendo fuerte.


Envía tus recuerdos, aventuras, anécdotas o memorias de tus juegos de tu infancia a:

adobero21@gmail.com
pioxsalgado@eladobero.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario