LA ALEGORÍA DEL GÉNESIS 3a. Autor: Alfonso Montejano

Segunda Venida de Cristo

Nada es nuestro, Dios nos da las propiedades en administración para construir una mejor sociedad iniciando con nuestro pequeño círculo de influencia…


Existen innumerables interpretaciones que debemos entender y escudriñar (Juan 5:39 “Escudriñad las escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mi” Hechos 17:11 “Y estos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”)…


Continuación…

Apocalipsis 2:20 “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. Es decir la segunda venida de Cristo para que, si queremos, tomemos su ejemplo y Dios nos de la confianza que no le dio a Abram y nos pueda apartar para Él, es directa, individual y en diferente tiempo.

Dios sustentable
Dios sustentable

Podemos tomar este versículo para recuperar la convivencia entre los seres humanos otorgando nuestra confianza a un Dios sustentable e interesado por la calidad de vida de sus creaturas, de otra manera nos puede suceder lo que le sucedió a Abram, quien, si nos basamos en los siguientes salmos y proverbios, no fue ni dichoso, ni se apacentó de la verdad, ni Dios hizo nada con él, ni preservó su pie de quedar preso, ni tampoco fue bienaventurado:

Salmos 34:8 “Gustad y ved que es bueno Jehová; Dichoso el hombre que confía en él.”

Salmos 37:3 “Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.”

Salmos 37:5 “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará.”

Proverbios 3:26 “Porque Jehová será tu confianza, y él preservará tu pie de quedar preso.”

Proverbios 16:20 “El entendido en la palabra hallará el bien, y el que confía en Jehová es bienaventurado.”

Nada es nuestro, Dios nos da las propiedades en administración para construir una mejor sociedad iniciando con nuestro pequeño círculo de influencia, y la hagamos florecer con productividad, justicia, acción y perdón, la organicemos para qué la repartición de lo necesario, sea justa y adecuada para todos, tal como hace la naturaleza, solo así podremos evolucionar satisfactoriamente el conglomerado de la especie humana.

Conquistas por ambición
Conquistas por ambición

El sentido equivocado de la posesión y el control es la causa de conquistas ruines, envidias desgastadoras y reconocimientos humillantes. Todo el antiguo testamento está lleno de eventos en los que la riqueza y la pertenencia, es el objetivo final de los hombres que habitaron el lugar, lo hicieron con avaricia y ambición desmedida, en vez de buscar la práctica más renombrada en la biblia: La justicia. Si obramos con una búsqueda constante de ella, el Todopoderoso va a escuchar nuestras oraciones y nos va a dar sanidad: Santiago 5:16 dice: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración del justo puede mucho”.

Un ejemplo de los más representativos se da en génesis 13 y 14, donde Dios les da a Abram y a Lot una tierra que ya poseían, según se explica en los mismos párrafos; por sus inadecuadas oraciones, o por la injusticia con la que procedieron, las tierras que ya les pertenecían, fue causa de separación y conflictos entre ellos, guerras con otros pueblos, secuestros y rescates de sus enemigos envidiosos al estilo de leyes selváticas, donde la inteligencia (y la justicia) quedó aislada para predominar la fuerza bruta sobre el razonamiento.

Si el hombre justo, es quien, aparte de buscar su aplicación, confía en Dios, el que Abraham intercediera por Sodoma, fue la intervención más inútil de todo el antiguo testamento, incluso motivó a que Dios se preguntara si debía encubrir o no lo que ya tenía decidido hacer, esa duda exhibió una baja auto-estima de su omnipotencia, por lo que cabría la divagación de si la expresión divina, se manifiestan en todas las posibilidades de los contrarios que delimitan el perfecto conocimiento del entorno universal, es decir que Dios sea blanco y negro, error y acierto, hombre y mujer, lleno y vacío, bien y mal, etc.

Destrucción de Sodoma y Gomorra
Destrucción de Sodoma y Gomorra

Un ser absoluto y omnisciente debería contener todas estas entelequias. Es obvio que si Dios no hubiera destruido a Sodoma y Gomorra, las leyes naturales implantadas por Él se hubieran encargado de hacerlo. Todo en exageración es malo, y en estas ciudades hasta a querubines rubios, gorditos, cachetones y con alas querían violar: Génesis 19:5 “Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos”. No es la primera vez que se mencionan ángeles en la biblia, pero si la primera donde se determina su naturaleza y verdadera acepción de mensajero; seres humanos que Dios envía en el momento apropiado, para prevenir o acatar un mensaje que nos va a ayudar a dirigir nuestro libre albedrío, y dirigirlo hacia el camino productivo de justicia predeterminado en el plan original pensado por Dios, de otro modo la creación totalitaria de esos espíritus angelicales, se hubiera transcrito de forma directa y concisa durante los siete días en que se moldeó el universo, a menos que se hubieran creado antes y en otro lado, pero antes la tierra estaba desordenada y vacía (génesis 1:2), por lo que definitivamente son seres humanos enviados por Dios para ayudarnos a decidir positivamente una acción.

Existe además en los libros, un confuso sistema de categorías sociales, en las que se destacan los Arcángeles con Miguel como jefe, los Principados con Gabriel como héroe, las Potestades, los Querubines y los Serafines, de quienes no se mencionan sus líderes, solo que, salvo algunas excepciones, siempre se presentan en personificación masculina y mayor.

De acuerdo con apocalipsis 5:11, son millones de millones y dos tercios son santos, el otro tercio son caídos y su jefe es satanás, quien por mandato divino, mantiene a algunos en libertad y a los demás encadenados. Las interpretaciones angelicales pueden ser múltiples y variadas, pero no sucede absolutamente nada, y si se clarifica en gran medida la comprensión del pacto, si cambiamos la etimología de las palabras, por su significado primario, es decir: mensajero por ángel, principal por serafín, noble por querubín, y adversario por satanás, igual como, si Dios se manifestó en el tiempo a modo de padre, nube, columna de fuego, hijo, espíritu santo y ángel, se clarifica el misterio de la Santísima Trinidad, deberíamos llamarle la santísima sixtidad; El Dios de la sustentabilidad es único y puede manifestarse en el tiempo como Él quiera, sin necesidad de huestes de espíritus angelicales que lo respalden o justifiquen.

Lot y sus hijas
Lot y sus hijas

Lo que sí quedó definido en los libros, es que ni Lot ni sus hijas debieron haber sido tan virtuosos, ya que para tener relaciones, debido a que, según su pasión, eran los últimos habitantes del planeta, ellas lo emborracharon y él no sintió cuando se acostaron ni cuando se levantaron, por lo que, así, la erección difícilmente se pudo haber presentado, además de que Lot tuvo miedo de quedarse en Zoar, una pequeña ciudad habitada y de la que sabía perfectamente que Dios no tenía planeado destruir, según se escudriña en génesis 19:21 “Y le respondió: He aquí he recibido también tu súplica sobre esto, y no destruiré la ciudad de que has hablado”. Lot y sus hijas se escondieron en cuevas para satisfacer su terquedad y egoísmo, pues pudieron quedarse en Zoar y casarse con los habitantes de ese pequeño poblado que no iba a ser destruido, y ellos lo sabían.

Saki era un niño de ocho años cuando a su padre le ofrecieron, en venta, una pistola que para probarla, el progenitor cargó con balas de salva y la disparó, en son de broma, en contra de su hijo, quien lo veía incrédulo y terriblemente aterrado. El chamaco continuó su vida y cuando tuvo oportunidad de elegir, decidió hacerse drogadicto; sin preferir la maldad, probó el LSD y en un viaje se quedó fuera de la realidad, permaneciendo en esa mediocridad el resto de sus días. Murió sin dejar absolutamente ninguna huella de su existencia.

En éxodo 20:5 y éxodo 34:7 se especifica que los padres pagamos por nuestras faltas idólatras hasta la cuarta generación aún sin nacer y que en el caso de Saki nunca nacería. Lo anterior a menos que nuestras siguientes generaciones no nos interesen en lo más mínimo, como parece que sucede actualmente con el cuidado que prodigamos al planeta en que vivimos. ¡Gracias a Dios! que a Isaac no le pasó lo mismo que a Saki, ya que en génesis 22:7 y 8 se percibe su miedo cuando le pregunta a su padre, suponemos que con voz temblorosa: ¿Dónde está el cordero para el holocausto? Y Abraham, diciéndole media verdad, le responde: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío.

Es alarmante pensar lo que sintió cuando estuvo amarrado encima de la leña, y cuando vio la mano de su padre dispuesta a degollarle con un cuchillo, su trauma debió trasmitirse a todos sus descendientes de acuerdo con las leyes de la herencia genética que el mismísimo Dios dispuso.

Se casó Isaac con su sobrina, nieta de Nacor, hermano de Abraham y siguiendo el ejemplo de su padre, también le dijo al mismo Abimelec, rey de Gerar, que su esposa también era su hermana y le nacieron hijos y nietos usurpadores y envidiosos, tal vez por la cicatriz mental que le causó su padre al quererlo degollar, o por la proximidad consanguínea de su cónyuge.

El Dios de la sustentabilidad, no nos ordena hacer tonterías para probar obediencias, estas son decisiones propias restringidas por las personas que, sin acatar sandeces, persiguen la intención de tener un mundo sustentable, donde el crecimiento de las comunidades sea armónico y acorde con los pilares de la responsabilidad ambiental inoculada, por el mismo Dios de la biblia, en el ser humano pensante.

Encuentro de Jabob y Raquel
Encuentro de Jabob y Raquel

Raquel, esposa de Jacob, era hija de Labán, hermano de Rebeca, madre de Jacob, o sea que Raquel y Jacob eran primos por parte de madre; también era nieta de Betuel, hijo de Nacor y hermano de Abraham, abuelo de Jacob, o sea que también era su sobrina por parte de padre. Jacob era un usurpador, engañador, nada justo, que contribuye mínimamente, con su actitud, a construir una sociedad ideal, en la que la honestidad, el desapego a la propiedad, la generosidad y la aceptación de nuestro nicho ecológico como especie, sea la base para una convivencia sana entre los semejantes, huye de su hermano y de su suegro, porque la consciencia lo tenía aprisionado por el engaño que su marrullería provocó en su padre, además de la burla de su madre, que hasta la maldición de su esposo se echó encima con tal de aferrarse a su capricho de bendecirlo, pero no como las costumbres de la época estaban dictadas, de acuerdo a un protocolo sobrehumano configurado en ciernes, como si nada más se pudiera bendecir a un hijo, también debió trasmitir esa marrullería a sus descendientes, además Jacob vio a Dios cara a cara, (génesis 32:30) luchó con Él y lo venció, (génesis 32:28) lo cual es imposible si nos basamos en los mismos escritos; El Dios de la sustentabilidad no tiene cara, ni contiende en luchas con sus creaturas, menos para perder. A lo mejor por eso soñaba ángeles subiendo y bajando por una escalera.

Total de que Abraham se casa con su media hermana, Isaac se casa con su sobrina, Lot se acuesta con sus hijas, Jacob se casa con su prima y sobrina, y entre toda la humanidad se diluyen diez tribus de los hijos de Jacob ¿Cómo vamos a funcionar sustentablemente, con innumerables incestos bíblicos, una muchedumbre de tarados, incontable como estrellas y como arenas de mar? Con unos escritos medio ambientalmente apócrifos, ya es tiempo de revisar cuales capítulos bíblicos se han cumplido y cuáles no, para no acabar con el mundo aduciendo justificaciones de ordenamientos superiores, de otra manera nos vamos a propagar, como plaga, sobre un espacio diseñado por Dios para mantener el equilibrio de las especies sin comprometer el futuro.

José y los sueños
José y los sueños

José y los sueños, la conexión con Dios, el poder de la mente en blanco para que se forjen las ideas: premonición, advertencia, lucha, deseo, censura, venganzas realizadas, pesadillas que no conectan con la divinidad, porque te oprimes el corazón y llega menos sangre al cerebro. Sueñas lo que conoces, no puedes soñar con ornitorrincos porque no los conoces, pero cuando has vivido emociones, puedes soñar con sentimientos, por eso las quimeras de los niños son tan limitadas, sueñan lo que sucede de un día para otro, lo cual para ellos es una eternidad, la mitad de su vida, los jóvenes sueñan con volar y con sus deseos a futuro: sexo, eyaculaciones, reconocimientos. Los viejos sueñan con la nostalgia de su pasado y no recuerdan lo problemático: simbolismos personales, no universales.

El contenido divino se transforma en explicación humana sin memoria, porque la gente sueña lo que observa, la tecnología de la época: pájaros, vacas, cestas, panes, espigas de trigo, en lugar de pinturas, libros, computadoras, edificios. Los sueños no definen el futuro, el hombre es el arquitecto de su propio destino, los sueños nos ayudan a tomar la mejor decisión, pero no son la dirección de nuestras vidas, si no que caso tendría vivir, como Adán, en un mundo predestinado y feliz, no sueñas lo que va a suceder, sueñas las consecuencias de tus propios actos anteriores, el platicarlos, si es que no son edificantes, lo único que generan son envidias y reprensiones, piedra de tropiezo para los que los oyen, y justificaciones de control narcisista para quienes los sueñan, vivimos la tercera parte de nuestras vidas conectados a esa esencia original, y la tergiversamos a conveniencia, incluso al recordarlos, y sobre todo al exponerlos.

Los sueños
Los sueños

Los sueños son individuales y personales, no hay interpretaciones, conócete a ti mismo para entender sustentablemente la dependencia divina, y la posibilidad de mejorar la existencia por medio de ese agujero negro de las neuronas hacia la preciosa dimensión directa y exclusiva con tu entorno natural, tu creador o tú vacío.

Es una deliciosa singularidad inexplicable, y en algunos casos modificada con drogas alucinógenas, para torcer el enlace hacia lo sagrado, con nudos imposibles de destrabar por caprichosos, un camino largo, elegido otra vez para comprometer la supervivencia humana, tan sencilla si acoplamos naturalmente los ideales. Génesis; inicio con alegorías y simbolismos, lo que empieza confuso, acaba confuso.

 

 

 

FIN


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario