LOS ALBAÑILES. POETAS EN OBRA. Autor: El Adobero

Obra sin acoso

El piropo y el albur forman parte de la atmósfera de camaradería de una obra. Con su peculiar forma de hablar crean amistades que perduran toda la vida…


La foto principal de este artículo la publicó uno de mis amigos en el Facebook, la vi y me motivó a compartir con ustedes mi opinión acerca de un prejuicio popular que hace ver a los albañiles como maniáticos y acosadores sexuales de todas las mujeres del universo.

No es mi objeto negar que la picardía mexicana se ha visto enriquecida a través de los años por el ingenio de los obreros de la construcción. Su peculiar forma de hablar y de convivir dentro de la obra, los hace parte de la cultura popular mexicana y fuera de prejuicios, los que hemos tenido la fortuna de convivir en forma muy cercana con este gremio, nos podemos sentir muy orgullosos de haber disfrutado de amistades auténticas y sinceras, que sin ningún interés, nos han hecho participar con ellos del taco y el comal, como gaviotas, en el momento de su lonche.

Piropos
Piropos

Platicar con ellos y disfrutar de sus albures ingeniosos, escucharlos piropear a cualquier dama, de “la alta” o de “la baja”, de la “parafina” o de la “raza”, es un placer que en ningún caso interpreté como un insulto o acoso sexual hacia las mujeres. Por el contrario, hasta el clásico chiflido tiene un melodioso sentido de admiración hacia la belleza de la mujer.

Se ha mantenido un criterio hacia este sector con el que se le cataloga como el más bajo socialmente, debido a que históricamente en este grupo se refugiaba la parte de la sociedad con menos educación, los más pobres y desfavorecidos, los alcohólicos y desobligados y los más mujeriegos.

Soldador
Soldador

Nada más irreal en nuestros tiempos, el obrero de la construcción actual tiene una gama infinita en el escalafón de una obra. Desde el peón o ayudante de albañil hasta los albañiles, los maistros, los maestros de obra, los fierreros, los carpinteros, los azulejeros, los yeseros, los piseros, los plafoneros, los alumineros, los herreros, los estructuristas, los soldadores, los pintores, etc., etc., la mayoría de ellos obreros calificados, con carrera.

Un obrero de la construcción empieza su carrera desde peón o ayudante, va avanzando gracias a su deseo de superación y va escalando los diferentes puestos, algunos han llegado hasta ser ingenieros o arquitectos.

Yo, en mi caso, inicié como peón o ayudante de laboratorio de materiales en el año de 1971 y fui escalando hasta llegar a Secretario de Obras Públicas del Estado de Querétaro en al año de 2014. Un orgullo haber iniciado y pertenecido a este gremio de los albañiles de obra.

Muchos son maitros de segunda o tercera generación, hijos o nietos de maistros de los de antes, que sufrieron en carne propia de los vicios y mañas de sus antecesores y eso los ha motivado a superarse.

Albañiles del siglo XXI
Albañiles del siglo XXI

Actualmente es muy difícil encontrar algún obrero de la construcción que sea analfabeta. La gran mayoría ya tienen por lo menos la secundaria y algunos hasta preparatoria y hasta alguna carrera técnica. Tienes sus familias bien integradas, conservan la galantería de antaño pero no son mujeriegos, pocos son alcohólicos, una caguama no le viene mal a nadie, pero el san lunes está desapareciendo de las costumbres del albañil mexicano.

El piropo y el albur forman parte de la atmósfera de camaradería de una obra. Con su peculiar forma de hablar crean amistades que perduran toda la vida.

 

 

 

Comparto con ustedes una anécdota:

En el año de 2002, siendo Presidente Municipal de Querétaro, el Dr. Roldando García Ortiz y el Secretario de Obras Públicas el Arq. Gerardo Vega González, de recién incorporación al gabinete del Dr. Rolando, me distinguieron con la invitación a integrarme a su equipo como Director de Obras Públicas, la cual acepté muy a regañadientes, ya que mi despacho de consultoría en esos tiempos estaba bastante consolidado y teníamos mucho trabajo. Sin embargo a los amigos no se les puede negar una invitación de ese tamaño y desde entonces regresé a la función pública.

Centro Civico Querétaro
Centro Civico Querétaro

La obra más importante de ese tiempo era la construcción del Centro Cívico del Municipio de Querétaro., el cual retomamos su dirección con el Arq. Gerardo Vega a partir de la estructura metálica del primer nivel. Una obra importante con la gran variedad de especialidades de obreros que implica un edificio de esa envergadura.

Fuimos avanzando en la obra con mucho éxito y con una muy buena integración de todos los funcionarios de esa administración. Estando en el montaje de la estructura tridimensional del vestíbulo principal, teníamos la vista, muy de mañana de una compañera del gabinete municipal. La obra era muy grande, por lo que la licenciada, al llegar a la obra tuvo que caminar un buen trecho hasta llegar al lugar en donde nos encontrábamos. La orquesta de chiflidos y el coro de piropos no se hicieron esperar, desde las alturas de la estructura, hasta las profundidades de las zanjas de los drenajes. Sencillamente una sensación.

Al llegar a la reunión, sin disimular su nerviosismo y con el rostro sonrojado, nos dijo – vaya que sus albañiles con majaderos me dieron mi buena chuleada- Nosotros sin disimular nuestra risa le comentamos que así son las obras, que no lo hacen con mala intensión sino por el contrario, les gusta hacer sentir más bellas a las mujeres que se acercan o que visitan la obra.

Pocas semanas después, en las pláticas previas a una reunión con el alcalde, la licenciada nos comentó que desde la visita que hicimos juntos a la obra, ella había visitado la obra, por su cuenta,  por lo menos una vez a la semana y en algunos casos hasta dos. – ¿Y eso?, le preguntamos- miren, ya hasta me senté una mañana de estas a almorzar con ellos alrededor de su comal y tomando un cafecito muy calientito y no saben lo bien que me siento, con la autoestima hasta arriba, cuando salgo de la obra.

– ¡Mejor terapia no puedo tener!


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario