LA VIDA, UNA AVENTURA. Autora: Rosa María Salgado Rico

La vida es una Aventura

Aprendemos a base de sufrimientos, desengaños, errores y metidas de pata…


La vida es siempre una aventura, es una aventura muchas veces difícil e inesperada, pero algunas otras, está llena de alegrías y satisfacciones.

Acompañantes
Acompañantes

Llegamos solos y al poco tiempo tenemos acompañantes que nos quieren y nos cuidan, o llegamos acompañados y al poco tiempo volvemos a estar solos.

Aprendemos a base de sufrimientos, desengaños, errores y metidas de pata. Crecemos, maduramos y en ese camino vamos ganando y perdiendo cosas: amigos, enemigos, amores, desamores, dinero, poder, juventud, salud y cordura.

Algunas veces Dios nos da la oportunidad de saber distinguir lo importante de lo banal, de poder valorar lo que realmente importa y de aquilatarlo, cuidarlo y luchar a brazo partido por ello. Entonces dejamos de sentirnos solos y comenzamos a disfrutar lo mejor de la vida: del amor, de nuestros hijos, de nuestra pareja y de nuestro acercamiento a Dios.

Empezamos a ver a los demás con otros ojos, a verlos como hermanos divinos, como compañeros de viaje, como oportunidades y potencialidades de amor, y somos capaces de dar nuestro corazón y desnudar nuestra alma con los demás.

Avaricia
Avaricia

Algunas otras insistimos en voltear los ojos hacia la avaricia, el triunfo, el orgullo, el dinero y el poder… hasta que llega el día en que podemos disfrutarlo todo, SOLOS.

Vemos en los demás rivales, no iguales, nos interesan los retos no por superación sino por avasallamiento, en cada fracaso ajeno sentimos alivio y hasta alegría de que no sea propio, mentimos, robamos, arrebatamos y disfrutamos lo que pensamos que hemos logrado SOLOS.

La vida se compone de momentos, de amistades, de familias de sangre o de familias de elección, de amor y de esperanza, la vida es una elección propia que te define como la clases de persona que eres.

No sabemos cuánto tiempo estaremos aquí, pero es importante despertar en paz cada día, salir a la calle y ver a la gente y pensar que nunca la hemos dañado (por lo menos no con intención). Abrazar y besar a nuestros hijos, a nuestras parejas, a nuestros alumnos y saber que les hemos dado lo mejor que tenemos, que estamos seguros de que saben que los amamos desde el primer día que los conocimos, que pueden contar con que siempre, vivos o muertos, estaremos juntos.

Nuestros Hijos Dejan el Nido
Nuestros Hijos Dejan el Nido

Saber que nuestros hijos dejan el nido pero que buscan la primera oportunidad para regresar a vernos, que envejecemos junto a quien amamos, que nuestros nietos tienen un poco o un mucho de nosotros y que nos quieren tanto como nosotros a ellos, que dejaremos huella en muchos, y que será una huella de sentimientos buenos… y que cuando nos toque despedirnos lo haremos en paz, sin querer rehacer tantas cosas que hicimos mal, sin pedir perdón y sin miedo.

Y que cuando a nuestros seres queridos les toque dejar este mundo, tengan el consuelo de que también estarán junto a Dios esperándonos o que por fin ha llegado el tan deseado momento de reunirse con nosotros.

En la vida tejemos lazos, algunos son fuertes y están hechos de fibras fuertes, otros no son lazos, son simples hebras que han estado amontonadas tanto tiempo que pensamos que estaban unidas, hasta que alguien comienza a jalarlas y nos damos cuenta de que era la inercia la que nos hacía pensar que éramos uno solo. Otros lazos se tejieron rápidamente por satisfacer necesidades inmediatas o porque fueron hechos por obligación y una vez que los vamos estirando y que tienen que soportar grandes vientos, se rompen.

Somos un ejemplo para muchos, somos inspiración para otros o somos muestra del tipo de ser humano que a nadie le gustaría llegar a ser o somos de esas personas que hoy sobran, que ya no se necesitan, porque hoy lo que el mundo necesita es más gente buena.


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario