ALEJANDRO PADILLA. CUANDO UN AMIGO SE VA. Memorias de: El Adobero y Poema de Alberto Cortés.

Alejandro Padilla

Recuerdo en memoria de mi entrañable amigo Alejandro Padilla González…


Parece sencillo hablar bien de los que se nos han adelantado y se ha vuelto una costumbre hacerlo así, sin embargo, en este caso, los recuerdos de juventud y la etapa de madurez hacen que el recuerdo de Alejandro este vivo y seguro estoy que así será por siempre.

La calidad humana, la sencillez y la cordialidad en su trato es algo que tendré siempre en mi memoria.

Un muy buen maestro, que desde antes de ingresar a la carrera de Ingeniería Civil en la Universidad Autónoma de Querétaro, allá por el año de 1971, ya era catedrático de matemáticas de la Escuela Preparatoria de la misma Universidad.

Un gran esfuerzo lo distinguió siempre, ya que además de un muy buen estudiante, daba clases y en esas fechas ya era padre de familia. Triple esfuerzo.

Recuerdo de estas épocas dos detalles, uno, que a pesar de que en nuestra carrera, los estudiantes éramos muy fiesteros y nos encantaba el trago y la convivencia. Alejandro sin malos modos y sin molestarse con los adolescentes que convivíamos con él e insistíamos en que se uniera a nuestro relajo, ecuánimemente se retiraba sin recibir el menor reproche de sus compañeros. Otro fue cuando nos invitó a sus compañeros ingenieros del primer semestre de la carrera a supervisar el colado de la losa de azotea de la casa de su abuelita que estaba construyendo de la calle de Corregidora Sur, los que, como si fuéramos grandes expertos en construcción, le dábamos nuestras opiniones y consejos. Afortunadamente esta obra aún se conserva en muy buen estado y fue el primer contacto en vivo con nuestra incipiente carrera.

Estudiantina de la Universidad Autónoma de Querétaro
Estudiantina de la Universidad Autónoma de Querétaro

 

Alejandro y su Guitarra
Alejandro y su Guitarra

Romántico y bohemio de corazón con una buena voz y habilidad con la guitarra, presto para convivir con la familia y sus amistades. Miembro de la estudiantina de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Artista plástico de magnífico pincel, realismo y armonía en sus obras, de las cuales nuestra familia ha disfrutado y seguirá disfrutando de sus flores.

Rosa
Rosa
Una Flor en el Hogar
Una Flor en el Hogar

Dejé al final la obra que cada año nos regaló, su nacimiento monumental, el mejor que he visto en mi vida, su afición de toda una vida. Junto con su esposa han coleccionado una infinidad de figuras, muchas de gran valor, para armar su nacimiento. Uno de los más bonitos recuerdos de un gran amigo.

El Nacimiento de la Familia Padilla
El Nacimiento de la Familia Padilla

No es una despedida, simplemente:

¡Allá nos vemos, Alejandro!

 


CUANDO UN AMIGO SE VA
Alberto Cortés

Cuando un amigo se va,
queda un espacio vacío,
que no lo puede llenar
la llegada de otro amigo.

Cuando un amigo se va,
queda un tizón encendido,
que no se puede apagar
ni con las aguas de un río.

Cuando un amigo se va,
una estrella se ha perdido,
la que ilumina el lugar
donde hay un niño dormido.

Cuando un amigo se va,
se detienen los caminos
y se empieza a revelar
el duende manso del vino.

Cuando un amigo se va,
queda un terreno baldío,
que quiere el tiempo llenar
con las piedras del hastío.

Cuando un amigo se va,
se queda un árbol caído,
que ya no vuelve a brotar
porque el viento lo ha vencido.

Cuando un amigo se va,
queda un espacio vacío,
que no lo puede llenar
la llegada de otro amigo.


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

One Thought to “ALEJANDRO PADILLA. CUANDO UN AMIGO SE VA. Memorias de: El Adobero y Poema de Alberto Cortés.”

  1. Dolores Andrade Ostende

    Que belleza de de artículo , FELICIDADES AL ADOBERO

Deja un comentario