TEMPLO Y CONVENTO DE LAS RELIGIOSAS CARMELITAS DESCALZAS DE SANTA TERESA. Autor: Dr. Jaime Font Fransi

Convento de las carmelitas Descalzas de Santa Teresa

El templo guarda celosamente las proporciones que marcan los cánones clásicos…


Jaime Font nos comparte en este artículo la historia y descripción de uno de los monumentos más importantes del Querétaro del siglo XIX, conocido comúnmente como el Templo de Teresitas.


Teresitas. Siglo XIX

El Templo y convento de Teresitas es el mejor representante del estilo neoclásico en Querétaro. El proyecto inicial fue autoría de Manuel Tolsá por encargo de Doña Antonia Gómez Rodríguez Pedroso y Soria, Marquesa de Selva Nevada. Tolsá fue un notable escultor y arquitecto neoclásico valenciano que en 1790 se trasladó a México. Dirigió la sección de escultura de la Academia de San Carlos. Entre otras grandes aportaciones construyó la cúpula y la fachada de la catedral de México entre 1792 y 1813, y como escultor realizó la estatua ecuestre de Carlos IV, conocida como el “Caballito” que está considerada como el mejor bronce fundido de toda América. Los planos originales se conservan en el catálogo de “Mapas y Planos. México” del Archivo General de Indias en Sevilla, España.

El proyecto fue presentado en 1797 ante el Virrey, Marqués de Branciforte. El Templo aparece como el eje central de toda una composición de ordenados espacios dentro de un gran rectángulo en proporción áurea (1 a 1.6). Posteriormente, el proyecto de Tolsá fue modificado y adaptado al terreno definitivo por el arquitecto Pedro Ortíz que fue quien llevó a cabo la construcción de toda la obra. El día 21 de junio de 1803 se colocó la primera piedra con la asistencia del Arzobispo de México, Francisco Xavier de Lizana.

Fachada Neoclásica
Fachada Neoclásica

Destaca la fachada neoclásica del templo conformada por seis imponentes columnas jónicas, estriadas a lo largo de todo el fuste que sostienen un proporcionado entablamento con su respectiva arquitrabe, friso y cornisa para rematar con un gran frontón clásico enmarcado por gruesas molduras en cuyo centro se encuentra un medallón que tiene la inscripción latina: “A solis hortu usque ad ocassum laudabile nomen Domine” (“Desde la salida del Sol hasta el ocaso sea alabado en Nombre del Señor”).

El templo guarda celosamente las proporciones que marcan los cánones clásicos. La nave está compuesta por tres bóvedas de arista sostenidas por arcos de medio punto y un ábside esférico. A diferencia de los demás templos de la ciudad, el de Teresitas, al ser neoclásico, las bóvedas se levantan por encima de las cubiertas perimetrales del ex convento para albergar grandes ventanales que le inyectan una gran dosis de luz.

Sin embargo, tiene una característica estilística que lo hace único en México, y es el hecho, de que ésta gran fachada por su parte exterior es barroca, y puede verse desde distintos ángulos de la ciudad. Grandes ventanales la componen con gruesos derrames bellamente decorados con atrayentes colores que la hacen un portento de la supervivencia de este arte que tanto la había dado a Querétaro durante los dos siglos anteriores. La fachada va rodeando al templo en forma de herradura abrazando el ábside en una especie de envolvente colorida que se mezcla con el academismo neoclásico del siglo XIX.

 

Alzado Lateral de la Fachada Neoclásica por la calle de Reforma
Alzado Lateral de la Fachada Neoclásica por la calle de Reforma

El templo fue bellamente decorado por el arquitecto celayense Francisco Eduardo Tresguerras. En algunos textos de la época era mencionado incluso como el “Tolsá Mexicano” por la originalidad y repercusión que tuvieron sus obras en particular en toda la región del Bajío. Su obra más famosa fue el Templo del Carmen en Celaya, Guanajuato. En Querétaro realizó la fuente de Neptuno, actualmente ubicada en la esquina del Jardín de Santa Clara (Madero esquina Allende).

Tresguerras pintó para Teresitas los frescos del coro alto donde puede verse la vida y obra de algunos santos de la orden carmelita como San Juan de la Cruz. También realizó la pintura mural de la bóveda y el ábside. Y en la sacristía los frescos conocidos como “El Apostolado”.

El convento funcionó tan solo 54 años cuando le llegó la inevitable exclaustración. Actualmente el ex convento es la sede de la Curia Diocesana de Querétaro en la calle de Reforma y el Conservatorio de Música José Guadalupe Velázquez en la calle de Vergara. En lo que fue su gran huerta, existen distintas construcciones y un estacionamiento donde aún se encuentra la pequeña ermita construida en 1812.

 


Participa con tus comentarios abajo en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

One Thought to “TEMPLO Y CONVENTO DE LAS RELIGIOSAS CARMELITAS DESCALZAS DE SANTA TERESA. Autor: Dr. Jaime Font Fransi”

Deja un comentario