PARA MI PADRE. Poema enviado por Jorge Salgado Tovar

Mi Padre Leopoldo

 

Un poema que no es de la autoría de Jorge, sin embargo, creo que la belleza de su contenido bien vale un momento de reflexión del sentido de nuestra vida…

 

 


 

Jorge Salgado Tovar
Jorge Salgado Tovar

 

 

 

Les presento a mi hermano Jorge Salgado Tovar, tal vez el más romántico de los amigos de El Adobero. Nos comparte un poema que evoca los mejores recuerdos de nuestro padre: El Profesor Leopoldo. Y nos hace recordar el valor de sus consejos y de su presencia. Y de los sentimientos eternos de todos los hijos hacia sus padres…

 

 

 


Cualquier día, a cualquier hora y en cualquier lugar…

Querido Viejo:

Perdona lo de “viejo” antes que nada,
pero es que así te siento más a mi lado.
Como al mejor de todos mis camaradas,
te contaré las cosas que me han pasado.

 

Trataré de explicarte lo que he sentido
en todos estos años que anduve lejos,
las cosas que contigo no he compartido
y que hubiera querido… ¡Querido viejo!

 

Tú sabes lo que pasa a los veinte años:
te parece que el mundo es una manzana,
cada día festejas el cumpleaños
arrojando tu vida por la ventana.

 

Yo gastaba los días a mí manera,
sin importarme nada, cómo ni cuándo,
y al igual que se extiende una enredadera,
la soledad de a poco me fue ganando.

 

Dicen que “Dios aprieta, pero no ahoga”,
y un día de repente llegó a mi puerta,
un duende de ojos claros, en buena hora,
cuando estaba mi playa casi desierta.

 

Ah, si la vieras, Viejo, ¡si tú la vieras!,
como yo la querrías, estoy seguro,
más que amante y esposa es la compañera,
que aligera la carga de mis apuros.

 

Con el alma serena cambian las cosas,
la mente queda libre de condiciones,
se encausan las ideas más ambiciosas
y paso a paso nacen nuevas canciones.

 

Me las propone el niño que llevo adentro
cada instante que pasa, día tras día,
y a ellas les descargo mis sentimientos,
mi nostalgia, mis ansias, mis rebeldías.

 

Y estoy contento, Viejo, porque consigo
vivir de lo que amo con toda el alma.
¡Si vieras cuántas noches estás conmigo
cuando escribo una copla de madrugada!

 

Y bien, aquí la carta ya se termina
pues la noche ha dejado de ser doncella,
la llevará volando una golondrina,
hasta allí, donde vives… con las estrellas…

 


Participa con tus comentarios abajo, en este mismo espacio.

Compártelo con tus amigos y así integraremos una comunidad pensante y positiva.

Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario