CARRUJOS DE COOL-TURA. SAN FRANCISCO Y EL LOBO. Autor: Tarsicio Salgado Tovar

San Francisco y el Lobo Salvatierra, Gto

Una segunda participación del Prof. Tarsicio Salgado, ahora con un cuento corto de sus vivencias… En la provincia mexicana.


SAN FRANCISCO Y EL LOBO.

Son de piedra y hacen buena pareja. El santito mirando al cielo y el lobo lamiendo su mano bendita. Algunos hasta se persignan con ellos. Del santo ni qué decir, pero ¿del lobo?

 

Miren ustedes, a mí no me lo contaron, yo lo vi. Ciertamente era de noche y venía iluminado…, aunque no tanto; pero no tienen por qué creerme; si se arriesgan, pueden comprobarlo.

 

Conque… Hermano Francisco, Hermano José, Hermana Clara, Hermano lobo,… ¡cuentos, puros cuentos!

 

Ya no sé para quién es ese monumento si para San Francisco que está bien tieso o para el hermano lobo, que es bien vivo.

Atrio del Convento de San Francisco Salvatierra, Gto
Atrio del Convento de San Francisco Salvatierra, Gto

Ahora tienen reflectores, pero antes, apenas caía la noche, el animalejo comenzaba a gruñir, quedito, quedito; primero a las lechuzas y a las ratas, y después a los borrachitos y a los serenos. Pobre, estaba hambriento, pero era de buen gusto, prefería los conejitos, las gallinitas, las güilotas, las palomas, las niñitas perdidas y las muchachas trasnochadoras de los Pocitos.

 

¿Ya se fijaron de qué lado lo tiene tan en paz el santito? Pongan cuidado, a lo mejor mañana cambia, sobre todo si a medianoche se va la luz, llueve, truena y relampaguea. Todo depende de dónde le lleguen los aromas.

 

Murmuran las mujeres del barrio que lo alborotaba mucho la güera Andrade y que cuando la veía pasar jaloneaba a San Panchito, babeaba, gruñía y se turbaba toditito, ¿la han vuelto a ver?

 

¿Se acuerdan de la Lisbeth, la hija de la Pichona, tan jacarandosa, tan jaladora, tan buena para el meneo?, ¿han sabido de ella?

 

Y ¿La Hormiga?, incansable, potrancota, aguantadora… a ver, díganme, ¿dónde está?

 

Pregúntenle al lobito, pero ya de noche y a oscuritas, para que le alcancen a notar los ojos de mariguano, los dientes de puñal y las babotas de lobo feroz.

 

No molesten a San Francisco, él lo hizo bueno, nosotros lo hicimos lobo.


Date la oportunidad de enviar lo que produce tu pensamiento a:

adobero21@gmail.com
¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario