OMETEÓTL, LA DIVINIDAD EN EL ANÁHUAC. (Capítulo I, 2ª parte) Autor: Alfonso Montejano

Ometeotl

Regresamos con la segunda parte del capítulo primero del libro Ometeótl, de Alfonso Montejano y disfrutemos de la narrativa de nuestros orígenes…

Chichén Itzá
Chichén Itzá

Desaparece Chichen Itzá y nos perdemos la sapiencia sensata contenida en siglos de ciencia, trasmitida sobre espejos de agua, escurrida entre las pirámides para reflejar los astros, otra vez la recreación de la creación, se les pide permiso a las piedras para emitir el fuego nuevo y renovar la energía creadora de todo cuanto existe, entonces Ometéotl, Dios único, dual y trinitario, separa su parte masculina y femenina para fecundar al principio de la espiga en la cabaña de sudación, se gesta el ser humano en la purificación espiritual de la nueva vida, muere al pasado y a semejanza de su creador se bautiza con cuatro nombres sonoros y uno impronunciable, agua, aire, tierra y fuego, convergen en los lados opuestos del todo, en la parte superior de los trece cielos para encarnar a los hermanos que nacerán posteriormente en la tierra, el hombre asume su labor de cuidador del universo aceptando de Hivenavi, la dispensa de la dicha por su ocupación, ejerce su trabajo como mediador entre las especies y sin dominarlas, las dota de la voluntad necesaria para su progreso, las confía al movimiento y ora a quien tiene las cosas cerca, para que mane la existencia floreciente, Señor y Señora de nuestra carne y sustento, sistema binario de comprensión anahuacalli antes de la aparición de las máquinas milagrosas similares al cerebro.

Dios que se hizo a sí mismo y de la misma nada se gestó en un continuo espacio-tiempo de expansión absoluta, dos a la cero igual a uno mediante el soplo por el que todos vivimos, invisible como la noche e intangible como el viento, amo de lo cercano y lo lejano, indivisible y fervoroso con todos los seres vivos en la unidad, de la que, sin respeto, nadie tiene derecho a utilizar, con su libre albedrío, muerte de animales y plantas desangrados por la yugular, todavía con consciencia, con dolor, con sufrimiento y con gozo, les pedimos perdón y les damos gracias por ofrecernos su vida para poder nacer.

Jardines de Moctezuma
Jardines de Moctezuma

En los jardines de Moctezuma, la indulgencia de los cultivos clasificados vulcaniza el caucho para forjar al sol, se expía la penitencia para merecerlo y se lo hace botar con humildad en el juego de pelota, amor que genera honor en el vínculo con los convocados a presenciar la armonía del firmamento y la cosmogonía integra, multitudes atraídas por la reflexión de multitudes cautivadas por la ciencia, estadios de convivencia entera, fresca, rubicunda y pura, justa como la injusticia que los vino a exhibir, torciendo los entornos de la sanidad biótica, representación del perpetuo relativo a través del ejercicio corporal de sumisión a Ometéotl, señor de tres dignidades constituido por el movimiento y las sustancias cósmicas de Ollin Yoliztli.

Ollinyolitzi
Ollinyolitzi

“He aquí como existía el cielo y el corazón del cielo, que tal es el nombre de Dios, estaba cubierto de plumas verdes y azules, por eso se llama Serpiente Emplumada, su primer nombre es relámpago, el segundo, huella sutil del relámpago y el tercero, rayo que golpea, los tres son el corazón del cielo” Popol Vuh 1.1,2 ¡Grande es su triple naturaleza! Tohil, hacedor de lluvia, Havilix, sembrador y Hecavitz, señor del fuego. “Medido está el tiempo en que podamos alabar la magnificencia de los tres y medido el que encontremos la protección del Sol” Chilam Balam.

Topiltzin
Topiltzin

Con la protección de la fotosíntesis, la justicia es inmediata, la gratitud por la respiración se traduce en el tributo a los recursos y al trabajo, si eres agricultor, el mismo trabajo te da de comer, si eres artesano, el trueque te da de comer, si eres guerrero, la vida te da de comer, nadie sufre de egocentrismo, nadie es miserable, nadie acumula perecederos, todos pagan con trabajo, las sanciones son proporcionales, la moneda no existe, con el mestizaje se crea un imperio de leyes excluyendo a la justicia, el lenguaje de los Tolpiltzin lo atestigua, es lenguaje florido, de donde nace la palabra, la justicia y la vida. Ce Acatl Tolpiltzin Quetzalcóatl, Sacerdote Gobernante de la mítica ciudad de Tollán, posee el cuarto paso de la Serpiente Emplumada; como todo gobernante.

Tlatoani habla elegante y refinado, totalmente poético, habla náhuatl, destila el canon del saber Tolteca y lo lleva consigo hasta el aprender Maya, quien se transforma en el lucero de la aurora para instruir a los hombres que Dios es uno, que nada pide, que solo hay que ofrecerle cuerpo y alma, serpientes y mariposas, lo enseña con libros orales, Huehuehtlahtolli, ancestrales palabras de pueblos antiguos que conforman al que habla, ilustra que la palabra es luz, que los buenos señores de las estrellas desde donde los dioses nos contemplan son buenos, todos ellos son buenos, el sol es bondadoso, toda la sangre derramada en su honor llega al lugar de su reposo igual como llegó a su poder y a su trono, y que hay una línea delgada que nadie puede omitir, es la muerte. Instruye y aprende de sus enaltecidos, que el tiempo y el espacio es uno en Ometéotl y la Piedra del Sol es un mapa celeste donde Tonatiuh es el centro y los planetas son los siguientes anillos,

axayacatl

Axayácatl, Gran Orador de los Mexicas, la consagra con la celebración del año nuevo seis horas después, en los trescientos sesenta y cinco días y un cuarto para no tener bisiestos, el sol marca exacto al año largo, el corto lo define la luna, dieciocho periodos de veinte días y cinco de meditación donde se enciende el fuego nuevo con la consciencia plena de los errores, todo para no marcar séptimo al noveno y noveno al onceavo y los emperadores romanos no inserten su nombre a un relativo periodo de tiempo sin considerar a los cometas y a los volcanes vivos, falsos profetas de islas de amazonas solas y ciudades de oro sólido, de sirenas de pechos exuberantes y monstruos sin cabeza con un solo ojo en el torso, cuando a los cometas los predicen en el Anáhuac, con la fecha y hora exacta de su arribo, y a los volcanes los hacen molcajetes para la salsa de chile, jitomate, cacao y vainilla.

Llegada de Hernán Cortés a México
Llegada de Hernán Cortés a México

A Hernán Cortés lo reciben con la deferencia y honores de un embajador de pueblos del otro lado del mar, con protocolo de bienvenida, banquetes y descanso para tratar asuntos, cuando Carlos V emperador del sacro imperio romano germánico que reinó en los reinos hispánicos como Carlos I, ni sabía de su aventura. Moctezuma le manda a Chalchicueyecan los emblemas con los niveles de conocimiento que se le mandan a cualquier embajador preparado y Cortés elige el de Quetzalcóatl, que era el grado máximo de conocimiento equivalente a un doctorado, pero Cortés ambicioso lo elige, no por el significado, sino porque era el más vistoso y el que tenía más oro, acaecimiento que captan los historiadores vencedores para mal interpretar la confusión con Dioses, incumple las órdenes de Diego de Velázquez, gobernador de la Isla Fernandina y envía, al emperador, un cuantioso cargamento de riquezas para sobornar su atención. Quinto del Rey robado durante siglos al Cem Anáhuac Hueyi Tlahtoqueh.

Caída de Tenochtitlán. Códice Durán.
Caída de Tenochtitlán. Códice Durán.

La destrucción fue completa, quinientos años de saqueo para dejar el poder a los mestizos, mezclas acomplejadas de hombres con resentimiento de la falta del padre y suplantado por reprensiones inquisitivas de crucificados en triunviratos eternos, miles de dioses trinitarios que otorgan el perdón inmediato a los ladrones a cambio de creer en ellos, frailes que torturan las creencias de plenitud para imponer la esclavitud en edificios de cruces, pirámides por campanas, conocimiento por fe, superación por retrocesos sacrificados de leyes antinaturales y justicia torcida de aplastamiento a los descubridores de la obsidiana, macuahuitl desaparecido superior a las ideas de castigo infernal perpetuo y sellado con el destino de gloria exterminado por símbolos espantadores de vampiros.

Evangelización de los Indígenas
Evangelización de los Indígenas

Da Vinci se alió con la serpiente para pintar sus plumas y convertirla en Quetzal, Ometéotl agradeció el portento y les pidió a sus hijos esparcir su obra con los herederos del orden natural divino, fueron masacrados con alcohol y transformados por el velo de la inmaculada petulancia de los conquistadores, Xipetotec obedeció para emular la resurrección del universo, milagro donde se oculta el sol y se pierde la fuente de la eterna juventud, sus otros hijos se transformaron por voluntad propia, en guerreros dueños de batallas y conocimiento absoluto; alcanzaron la trascendencia preservando en el presente, el corazón de la montaña y la fuerza interna de la Madre Tierra.

 

 

Continuará…


Anímate a participar. Envía tus artículos a:

adobero21@gmail.com

¡Hasta el próximo adobe!

Related posts

Deja un comentario